Los ganaderos navarros piden al comercio que baje el precio de la carne por la crisis del coronavirus

Acusan a los operadores alimentarios de que se encarezcan los costes al aprovecharse del coronavirus

18.04.2020 | 17:14
Los ganadores piden bajar el precio del cordero y la ternera

PAMPLONA. UAGN ha acusado a algunos operadores de aprovechar el estado de alarma para "incrementar el coste de los productos en la cadena de suministro de forma desmesurada a costa de mantener o incluso reducir los precios al productor" pese a la crisis del coronavirus, en referencia especialmente a la carne.

El sindicato ha destacado que en la situación actual de crisis "es imprescindible, más aún si cabe, el abastecimiento de los mercados con productos alimentarios de calidad para satisfacer las demandas de los consumidores", motivo por el que es importante "un tejido productivo fuerte y el buen funcionamiento de toda la cadena alimentaria se hace más evidente".

"Es imprescindible el cumplimiento íntegro de la Ley de la Cadena alimentaria que implica una relación justa con el sector primario, principio más necesario que nunca para preservar nuestra actividad en estos momentos", ha resaltado en un comunicado Félix Bariáin, presidente de UAGN.

Bariáin ha considerado que "es prioritario fortalecer las relaciones entre los distintos eslabones de la cadena alimentaria en base a unas relaciones de transparencia y justas con los agricultores y ganaderos". Y se ha preguntado por las medidas que los gobiernos central y navarra están adoptando para "evitar estos abusos en la conformación de precios que dañan la producción y tejido social del sector agroalimentario".

UAGN ha asegurado que la ley 12/2013 de mejora del funcionamiento de la cadena alimentaria "no ha impedido estas circunstancias". "La ausencia de contratos que regulen la compra venta, situaciones de abuso o la utilización de productos de primera necesidad como productos reclamo a costa de la rentabilidad de los agricultores se han repetido de forma frecuente", ha criticado.

"Es necesario hacer efectiva esta norma", ha reclamado Bariáin, que ha destacado que se han detectado "actuaciones poco responsables de distintos operadores que quieren beneficiarse del estado de alarma, incrementando costes en la cadena de suministro de forma desmesurada a costa de mantener o incluso reducir los precios del producto al agricultor y ganadero".

"Lamentablemente desde el Gobierno de Navarra no hemos recibido una respuesta adecuada, ni siquiera un atisbo de inquietud a este respecto y es inadmisible que en estas circunstancias de excepción el Gobierno de Navarra no haya puesto recursos para garantizar el buen funcionamiento de la cadena alimentaria", ha reprochado Félix Bariáin.
EHNE ha pedido a los vendedores finales que "ajusten lo máximo posible sus márgenes de venta" en la carne de ovino y vacuno para "ofrecer un precio de venta más asequible a unos consumidores cuyos bolsillos se van a resentir debido a ERTEs y precariedad laboral".

También para "posibilitar que los productores puedan dar una salida más rápida y digna a su género" y así "aliviar" la situación de pérdidas que están padeciendo.

EHNE, por su parte, ha resaltado también en una nota la situación del sector del vacuno y, en especial, del ovino que "ahora mismo se encuentra trabajando con pérdidas económicas debido a la repercusión que ha tenido la crisis generada por la pandemia en diferentes canales de distribución". "El cierre de restaurantes, bares y locales relacionados con la hostelería ha supuesto un duro mazazo para la comercialización de este tipo de carne, cuya salida se ha visto limitada a la del pequeño y gran comercio", ha señalado.

El sindicato ha afirmado que "tanto el stock de animales pendientes de sacrificio como el descenso de los precios de venta en origen no están repercutiendo en el importe final de este tipo de carne, lo que está provocando que, en esta época de incertidumbre económica, haya una menor rotación comercial que afecta de manera directa en los productores ganaderos".

Para EHNE, medidas como el "reajuste de los precios" están "acordes a la coyuntura de excepcionalidad que vivimos y serán vistas con muy buenos ojos por parte de los consumidores, dado que todos somos esenciales en la cadena alimentaria: productores, distribuidores, vendedores y clientes".

Finalmente, el sindicato ha insistido en la "necesidad de consumir producto local para que, entre todos, contribuyamos a mantener el tejido social y económico más cercano en estos duros momentos".