La actividad comercial de Navarra sufre un desplome del 29,1% en abril

A nivel estatal, se registró un descenso histórico de ventas del 31,5%, como consecuencia del impacto de la crisis sanitaria de la covid-19 y la suspensión de la apertura al público de muchos locales y establecimientos

28.05.2020 | 11:41
Imagen de recurso de una dependienta.

El Índice de Comercio al por Menor de Navarra en términos constantes registra en abril un descenso del 29,1%. Corregida de efectos estacionales y de calendario, la tasa de variación se sitúa en -29,2%, según ha informado el Instituto de Estadística de Navarra. El decrecimiento acumulado del año hasta el mes de abril se sitúa en el 10,9%.

El empleo en el sector de comercio minorista de la Comunidad foral registra un decrecimiento interanual del 2,7%, un 1,9% menos que la tasa estimada en el acumulado anual (enero-abril).

A nivel estatal, el comercio minorista registró un descenso histórico de sus ventas del 31,5% en abril respecto al mismo mes de 2019, como consecuencia del impacto de la crisis sanitaria y la suspensión de la apertura al público de muchos locales y establecimientos minoristas por la declaración del estado de alarma, según ha informado este jueves el Instituto Nacional de Estadística (INE), que calcula que en torno a un 46% de las empresas permanecieron cerradas al público.


Con este desplome, el mayor de toda la serie histórica, las ventas del comercio minorista encadenan dos meses consecutivos de retrocesos después de haberse hundido en marzo más de un 14%.

Eliminados los efectos estacionales y de calendario, la facturación del comercio minorista cayó un 31,6% en abril, más del doble de lo que retrocedió en marzo (-14,2%).

El empleo en el sector del comercio minorista retrocedió un 2% en el cuarto mes del año respecto al mismo mes de 2019, frente a la caída del 0,4% registrada en abril. El INE señala que el efecto del estado de alarma sobre el comercio minorista se ha visto diluido por la posibilidad de las empresas de acogerse a expedientes de regulación temporal de empleo (ERTEs), en los que el personal sigue formando parte de la empresa.

En tasa mensual (abril sobre marzo) y eliminado el efecto estacional y de calendario, las ventas del comercio minorista se desplomaron un 20,4%, más de lo que cayeron en marzo (-15,5%).

La declaración del estado de alarma conllevó el cierre al público de locales y establecimientos minoristas, a excepción de los establecimientos comerciales minoristas de alimentación, bebidas, productos y bienes de primera necesidad, establecimientos farmacéuticos, médicos, ópticas y productos ortopédicos, productos higiénicos, prensa y papelería, combustible para la automoción, estancos, equipos tecnológicos y de telecomunicaciones, alimentos para animales de compañía, comercio por internet, telefónico o correspondencia.

Según el INE, esto ha propiciado un incremento del comercio electrónico: las ventas de las empresas cuya actividad principal es el comercio al por menor por correspondencia o Internet se dispararon en abril un 52,9% respecto al mismo mes del año anterior, su mayor alza en cuatro años.

LAS GRANDES SUPERFICIES HUNDEN SUS VENTAS UN 48%

Por modos de distribución, el mayor descenso anual de la facturación se lo anotaron las pequeñas cadenas (-51,1%), seguidas de las grandes superficies (-48,5%); de las empresas unilocalizadas (-33,5%) y de las grandes cadenas (-6,5%).

Según los datos del organismo estadístico, las ventas de los productos alimenticios disminuyeron un 0,6% en abril, mientras que las de los no alimenticios se desplomaron un 53,3%. Entre estos últimos, el mayor retroceso de las ventas se dio en el segmento de equipo personal (-81,5%), seguido del equipo del hogar (-59,1%) y de otros bienes (-31,7%).

Las ventas del comercio minorista, sin incluir las estaciones de servicio, cayeron en abril un 28,9% en comparación con un año antes, mientras que las ventas en estaciones de servicio bajaron un 58,9%.

En términos mensuales, las ventas del comercio minorista se desplomaron un 20,4%, con un retroceso del 8,6% en la facturación del sector de la alimentación y una caída del 33,5% en el resto, destacando la reducción en un 60,1% de las ventas de equipo personal.

Las grandes superficies y las pequeñas cadenas recortaron su ventas más de un 32% en el mes, mientras que las empresas unilocalizadas facturaron un 20% menos y las grandes cadenas, un 10,4% menos.

BAJAN LAS VENTAS Y EL EMPLEO EN TODAS LAS CCAA

La facturación del comercio minorista bajó en abril en tasa interanual en todas las comunidades autónomas. Los mayores descensos los registraron Canarias (-39,7%), Baleares (-39%) y Andalucía (-34%), mientras que los menores correspondieron a Galicia (-23,4%), Castilla-La Mancha (-26,2%) y la CAV (-27,2%).

Por su parte, el empleo en el sector del comercio minorista descendió un 2% en el cuarto mes del año respecto al mismo mes de 2019, agudizando su caída respecto al mes de marzo (-0,4%). Pese a ello, este retroceso no es mayor gracias a los ERTEs.

Sólo las grandes cadenas incrementaron sus plantillas en abril respecto al mismo mes de 2019, con un avance del 3,7%. Las pequeñas cadenas redujeron la ocupación un 6,4%; las empresas unilocalizadas un 3,1% y las grandes superficies, un 3,8%.

Por comunidades autónomas, el empleo en el comercio minorista bajó en todas ellas. Baleares, con un retroceso interanual del 6,3%, fue la que más recortó sus ventas minoristas, seguida de Canarias (-3,4%) y de Madrid, Extremadura, Murcia y Navarra, todas ellas con caídas del 2,7%. Los menores descensos se dieron en La Rioja (-0,3%) y Cataluña (-0,7%).