Pilar Irigoien | Directora gerente de Sodena

"Sodena estudia las capacidades empresariales para fabricar mascarillas, guantes y batas en Navarra"

31.05.2020 | 00:39
Pilar Irigoien, directora gerente de Sodena.

La pandemia ha constatado la falta de material sanitario y Navarra ha recurrido a proveedores asiáticos. Sodena analiza si hay oportunidad de negocio en este sector

pamplona – Apenas han pasado once semanas desde la proclamación del estado de alarma por la pandemia del coronavirus, pero la directora gerente de Sodena, Pilar Irigoien, las percibe como si hubieran sido años, debido "a la intensidad de trabajo y de emociones", confiesa. Desde el primer día de confinamiento, el equipo de 23 profesionales de esta sociedad pública ha atendido sus responsabilidades desde el teletrabajo. "Disponíamos de toda la documentación en la nube, y comenzamos a trabajar desde nuestros hogares, de manera diferente, con la combinación de la conciliación", explica. Sodena ha desplegado sus tentáculos para apoyar al Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea en un momento crítico en plena crisis sanitaria por la ausencia de equipos de protección individual (EPI); y para avalar al tejido empresarial ante la paralización casi total de la actividad económica por este virus. Pasada la primera ola de este tsunami, marcada por el confinamiento, Navarra se encuentra en la segunda fase de la desescalada, y la recesión preocupa por el desconocimiento de sus consecuencias. "La realidad empresarial en la Comunidad Foral no es homogénea, e incluso en un mismo sector puede haber compañías con una holgada situación financiera y otras encontrarse en un momento delicado. Por ejemplo, la agroindustria está saliendo reforzada de esta crisis provocada por el covid-19, pero dentro de esta actividad, los negocios vinculados al canal Horeca (hoteles, restaurantes y cafeterías) –cerrado durante dos meses– están sufriendo mucho", detalla Irigoien.

¿Cómo califica la situación actual que vive el tejido empresarial en Navarra?

–De enorme incertidumbre, en el que debe primar la cautela en cualquier análisis.

¿Qué papel ha desempeñado y desempeña Sodena en este escenario ocasionado por un virus?

–El de trabajar por las empresas en un escenario desconocido, en el que la paralización de la actividad en un espacio breve de tiempo destrozó su tesorería y propició la necesidad de liquidez. Desde que empezó el confinamiento el 14 de marzo, el equipo de Sodena inició la búsqueda de soluciones. Acordamos un convenio de hasta 150 millones de euros con las sociedades de garantía recíproca Sonagar y Elkargi para inyectar liquidez a las compañías. Hasta ahora, estas sociedades han recibido 1.782 solicitudes por 285 millones, de los que se han aprobado 851 operaciones por un valor de 125,7 millones.

¿Cómo ha sido la colaboración con Osasunbidea?

–El 17 de marzo los responsables de Osasunbidea solicitaron a Sodena cooperación para disponer de un canal seguro a través del cual obtener material sanitario homologado. La sociedad pública respondió a su petición y llamó a su red de contactos. Albyn Medical y Ojer Pharma –participadas por Sodena– y Sumisan establecieron un canal de compra seguro en China que permitió la llegada de contingente de material sanitario (mascarillas, batas, guantes y soluciones hidroalcóholicas, entre otros). Como Osasunbidea no anticipa pagos, Sodena tuvo que aprobar un crédito puente de 2,5 millones para que estas tres empresas, que compraban por orden de Osasunbidea, abonaran a los proveedores chinos. Fue necesario hacerlo así para que pudiéramos tener cuanto antes estos productos sanitarios, ya que las primeras semanas se convirtieron en una carrera contrarreloj para salvar vidas.

¿Continúan estas tres empresas con las gestiones para surtir a Osasunbidea de material?

–Sí, siguen liderando sus responsables de manera altruista, con la aportación de su experiencia, conocimiento y recursos propios. El equipo de Sodena también ha estado al tanto para obtener estos suministros, y sufría con el retraso de los equipos de protección individual (EPI). A través de esta colaboración público-privada han llegado a Navarra dos millones de mascarillas quirúrgicas, 6.400 litros de soluciones alcohólicas y cuatro millones de guantes.

Sodena, en colaboración con la CEN, también ha trabajado para abastecer de EPI a las empresas.

–Sí, por el momento, hemos repartido 160.000 mascarillas, y en los almacenes ya se encuentran los guantes de nitrito que distribuirá la CEN. Hemos procedido a hacer pedidos de 1,2 millones de mascarillas quirúrgicas y 600.000 del modelo FFP2 para las empresas para cuatro meses.

¿Cómo surgió esta iniciativa?

–A la vista de la colaboración público-privada para dar soluciones a los requerimientos de Salud, el consejero de Desarrollo Económico y Empresarial, Manu Ayerdi, consideró que podría trasladarse el mismo protocolo de actuación en la industria, que debía suministrar EPI en el momento de iniciar el regreso escalonado a los centros.

¿Contactó Ayerdi con las empresas navarras?

–Sí, con las 42 asociaciones empresariales y de autónomos por videoconferencia para preguntar sobre qué problemas detectaban al volver a la actividad. El consejero observó que todas coincidían en la dificultad de acceder a equipos de seguridad individual para sus plantillas. Escaseaba la oferta, y la que había resultaba cara. Sodena consideró que la solución pasaba por agrupar la demanda, y a ello se comprometió la Confederación de Empresarios de Navarra (CEN). Pero como Sodena aprobó un préstamo puente para que Albyl Medical solicitara las EPI, pidió a la CEN que se convirtiera en una organización abierta para dar solución tanto a sus pymes y autónomos asociados como a aquellos que no forman parte de ella. Y una vez que las empresas pagaban sus pedidos, el dinero adelantado por Sodena retornaba.

Esta pandemia ha mostrado la ausencia de estos recursos en empresas navarras. ¿Qué puede hacerse para que esta situación no vuelva a ocurrir?

–Estamos haciendo un estudio sobre las capacidades que tiene Navarra para producir este tipo de material y la posibilidad de autoabastecimiento de algunas EPI y no depender de terceros, como ha sucedido con esta pandemia al tener que recurrir a países asiáticos. Ahora mismo estamos analizando la oferta y nos hemos reunido con ocho empresas de la Comunidad, y tenemos pendientes otras cinco. Tres son posibles fabricantes de batas; otros tres, de guantes y siete, de mascarillas. Por parte de quiénes podrían demandar este tipo de artículos, hemos hablado con cinco compañías e instituciones. Por el momento, ninguna de las empresas contactadas había fabricado este tipo de material. Además, debemos comprobar si esta clase de negocio es sostenible en el tiempo; y para ello resulta esencial un compromiso de la Administración y de la industria para asegurar la compra de producto local.

Esta semana el Gobierno ha aprobado 15 millones de euros en préstamos para Sodena. ¿Por qué era necesario?

–Para cubrir las demandas de perfiles de negocio que con las otras medidas no habíamos podido alcanzar: por ejemplo, grandes empresas o start up. En Sodena hemos valorado que las empresas que han llegado a esta crisis con un Ebitda positivo y le ha perjudicado el coronavirus, merecen ser estudiadas. Ya tenemos dos préstamos para aprobar en el consejo de Sodena.

¿Qué cubrirán estos préstamos?

–Estudiaremos cada proyecto, pero seguramente que solventarán problemas de circulante, gastos de funcionamiento y carencias por el freno de la actividad debido al coronavirus.

¿En qué consiste el proyecto de monitorizar la evolución de la economía navarra que lidera Sodena?

–El coronavirus ha propiciado un cambio rápido de la economía y la necesidad de anticiparse con celeridad a los cambios. Sodena ha planteado confeccionar un equipo de expertos en análisis de tendencias y estudios, compuesto por miembros del Instituto de Estadística de Navarra –Nastat–, la UPNA o la Cámara Navarra de Comercio, Industria y Servicios. Este equipo elaborará una encuesta mensual a más de 1.450 empresas, una muestra suficiente para abarcar a todo el tejido navarro, y con una representatividad más alta en turismo y comercio por ser los sectores más perjudicados por el covid-19. Sus resultados se combinarán con las estadísticas que actualmente ya se hacen, paro, afiliación, índice de producción industrial, alojamientos turísticos, la confianza del consumidor... para así anticiparnos a las tendencias y poder actuar con medidas.

¿Qué ha aportado la Estrategia de Especialización Inteligente (S3) para afrontar esta crisis?

–Podemos considerar este equipo de monitoreo de situación como la primera contribución de la S3 al Plan Reactivar Navarra/Nafarroa Suspertu 2020-2023. El director general de Proyectos Estratégicos, Rubén Goñi, y el director general del Observatorio de la Realidad Social, Luis Campos, formarán parte del comité técnico de Reactivar Navarra para el análisis conjunto de la economía.

Tras esta pandemia, ¿la S3, el nuevo modelo de desarrollo económico para la Comunidad Foral debe comenzar de cero?

–No, tenemos mimbres que funcionan, por lo que no hay que empezar de nuevo. Siguen vigentes algunas estrategias a medio y largo plazo, pero pueden cambiar o acelerarse algunos. El comité de dirección de la S3 ha aprobado el establecer una conexión con todas las asociaciones empresariales para analizar las nuevas necesidades a corto plazo y confirmar las estrategias a medio plazo y con ello revisar los 16 retos que se habían establecido. Habrá algunos que continúen, otros que se queden en el camino y otros nuevos a consecuencia de esta pandemia. Pero, ahora mismo, Ayerdi está comprometido con que la S3 colabore en el Plan Reactivar Navarra/Nafarroa Suspertu, y decidido a realizar su mejor aportación.

A pesar de esta coyuntura, ¿Sodena continúa trabajando en la búsqueda de inversiones y proyectos?

–Disponemos de solicitudes de información de empresas que buscan establecerse en Navarra y en otras comunidades, y estamos trabajando en ello. En estos momentos, existe un parón de los flujos de inversión extranjera en el mundo. Después de que en 2018 descendieran, y en 2019 hubiera una cierta recuperación, el covid-19 ha detenido todo. Sin embargo, en los próximos meses informaremos sobre una propuesta de búsqueda de oportunidades concretas. Pero todo esto hay que tratarlo con mucha cautela, para que las posibles propuestas se conviertan en realidades.

"Hemos pedido 1,2 millones de mascarillas quirúrgicas y 600.000 del modelo FFP2 para las empresas"

"Cada mes encuestaremos a 1.450 compañías para analizar su evolución y anticiparnos a las tendencias"

"Trabajamos las solicitudes de negocios para establecerse en la Comunidad, pero debemos ser cautelosos"