La industria navarra trabaja aún al 70% y la recuperación queda en manos del consumo

La automoción seguirá al ralentí durante los próximos meses sin apenas contratar eventuales

07.06.2020 | 01:47
Trabajadores de Volkswagen entran a la fábrica con mascarilla. Foto: Javier Bergasa

Pamplona – Salgan y gasten. Con toda la prudencia y las limitaciones que impone la epidemia, pero esta será la receta veraniega para acelerar la recuperación económica. Porque la industria navarra, el motor tradicional de la comunidad, funcionará en los próximos meses al ralentí, muy lejos de su máxima capacidad, tras haber incrementado eso sí de forma sensible sus niveles de actividad en las dos últimas semanas.

El sector del automóvil es el corazón de la industria navarra. Y los directivos del sector son conscientes de que al menos hasta el otoño no se llegará a un nivel de actividad que soporte el trabajo del 100% de la plantilla estable. Volkswagen Navarra prevé el regreso del tercer turno para el 24 de agosto, después de estrenar esta semana el de tarde, con lo que pasa a fabricar unos 1.054 coches diarios, el 70% de su producción normal. El verano será, sin embargo, muy suave, con cuatro semanas. "Sigue habiendo mucha incertidumbre", explican desde Volkswagen Navarra, que reclama que se activen ya los planes de estímulo a la automoción, "En el caso español, al anunciarse y no haberse hecho efectivo, quizá está reteniendo todavía más la demanda", señalan. La Comunidad Autónoma Vasca, de hecho, es la primera en haberlo aplicado y el efecto ha sido inmediato: en la primera semana de junio las ventas han regresado a los niveles de 2019.

Las plantas de componentes, que no solo fabrican para VW, sino para el conjunto de los fabricantes, siguen su desescalada a diferente ritmo. Una de las que va más rápida es Kybse, que la próxima semana recupera el turno de noche. Se incorporan unos 90 trabajadores, hasta rondar los 450, con lo que la actividad se situará cercana al 75%, pero su verano tampoco será normal. Aunque se contempla incluso la posibilidad de levantar el ERTE, por primera vez en mucho tiempo no se contratará a eventuales durante el verano. Con la crisis del coronavirus, alrededor de 100 temporales ya perdieron su puesto de trabajo en esta empresa. No es la única, Volkswagen cuenta ahora mismo con unos 200 eventuales menos que a final de año y el conjunto del sector prevé una disminución en el empleo cercana al 10%, lo que supondría alrededor de un millar de empleos en Navarra.

En el conjunto de la industria, más allá del sector alimentario y del farmacéutico, que han visto menos afectado su comportamiento –Viscofan y Cinfa incluso han retribuido de forma especial a sus trabajadores, las perspectivas tampoco son las mejores. De momento solo se conocen los datos nacionales correspondientes a la coyuntura de mayo, pero no son nada buenos: del hundimiento en las carteras de pedidos es incluso superior al que se registraba en abril y ronda ya el 50% respecto al año pasado. Con ese panorama, las perspectivas de recuperación del empleo no parecen las mejores.

El arranque del verano ofrecerá alguna pista más acerca del efecto de los planes de estímulo que se aprueben, especialmente en el caso de la automoción, Alemania ha optado por rebajar el IVA de forma temporal (pasa del 19% al 16%), pero de momento ha restringido a los coches eléctricos las ayudas directas. Los compradores recibirán unos 6.000 euros por coche. España no ha definido todavía su plan de ayudas, que podría rozar los 500 millones de euros, de los que 60 se destinarían a motorizaciones eléctricas. La decisión alemana tiene en cualquier caso algo de simbólico porque ilustra una transición inevitable. Roberto Mariscal, de Iberdrola, destacaba el jueves en la Asamblea de AIN "la oportunidad" que la transición energética supone para Navarra. "Es posible acelerarla, la tecnología esta ahí", explicaba.

Otro de los pilares de la actividad, la construcción, también ofrece señales contradictorias. a 31 de mayo, conservaba el 97% del empleo de febrero, si bien desde el sector advierten que esto se debe a que se ha continuado con lo que ya estaba en marcha. A corto plazo, los indicadores tampoco son positivos, especialmente tanto en obra civil como en edificación: las caídas oscilan entre el 39,7% y el 50,2%.

apunte

67.214

Afiliados en la industria. El sector mantiene el mismo volumen de empleo que en febrero, pese a la reducción de eventuales en actividades como la automoción, que ha sido compensada por la industria agroalimentaria.

-16,5%

empleo en actividades auxiliares. El gran golpe al empleo se ha producido en las actividades administrativas y auxiliares, con cerca de 2.900 empleos perdidos en los últimos tres meses

-482

empleos en la construcción. La construcción prácticamente ha recuperado todo el empleo perdido. Por término medio, en mayo hubo 482 personas menos afiliadas, con más actividad en la segunda quincena que en la primera.