Los cobros del SEPE cuentan como ingresos en la próxima declaración de la Renta

La baja retención practicada y los errores en el pago pueden elevar la factura fiscal de los contribuyentes

30.12.2020 | 00:36

pamplona – La próxima declaración de la Renta puede dar alguna sorpresa a miles de personas. Los ingresos percibidos durante los ERTE, abonados por el Servicio de Empleo Público Estatal (SEPE), constarán como ingresos cuando en abril se abra la campaña de Renta y Patrimonio de 2020.

Lo harán, además, tras habérsele practicado unas retenciones muy inferiores a las habituales en las rentas de trabajo y tras haberse producido numerosos errores en el abono de cantidades, con lo que se cuentan por miles los ciudadanos que estos meses han cobrado de más. Estos dos factores podrían suponer que a algunos contribuyentes la factura de Hacienda, que ya tiene activo en su página el simulador, se les puede elevar de manera sustancial.

De este modo, un trabajador con unos ingresos brutos medios anuales de unos 20.672 euros que haya estado en ERTE durante tres meses (de marzo a junio) habrá tenido unos ingresos brutos medios de 20.672 euros con un pago impositivo de 2.515 euros en total por las por retenciones. Sin embargo, en el caso del pago de los ERTE no se han aplicado retenciones por lo que en este caso deberá abonar 475 euros. Si el tiempo en ERTE es mayor la cantidad a pagar a Hacienda se puede disparar por encima de los 1.000 euros.

En Navarra, el mínimo para hacer la declaración se sitúa en los 12.600 euros íntegros anuales. En el caso de los rendimientos del capital mobiliario (dividendos, intereses, rentas vitalicias o temporales, etc.) e incrementos de patrimonio, sometidos a retención o ingreso a cuenta (fondos de inversión) que conjuntamente sean inferiores a 1.600 euros íntegros anuales.

El Gobierno Foral explica que quedan fuera del cómputo y exentas por tanto de tributación las ayudas anunciadas como complemento a los ERTE, un alivio a las rentas más bajas, que serán las que perciban en mayor medida el impacto de los ERTE en la declaración de la Renta. Para desgravar, los ciudadanos tienen a día de hoy una única posibilidad: dedicar una parte del ahorro a un plan de pensiones, una fórmula que agota además en este ejercicio su actual fiscalidad.