Jóvenes, migrantes y mujeres, los más afectados en Navarra por la crisis derivada de la pandemia

El paro en personas sin estudios crece un 20,5%, y en aquellas sin formación especializada, un 23,5%

23.02.2021 | 16:14
Miriam Martón, directora gerente del SNE-NL, habla con Carmen Maeztu, consejera de Derechos Sociales.

La pandemia del coronavirus ha golpeado a la economía y al mercado laboral duranta 2020. Navarra registra 41.725 personas desempleadas, un 23% más que hace un año, afectando principalmente a los jóvenes menores de 25 años, a mujeres y a migrantes extracomunitarios, y a personas con estudios básicos y sin formación especializada.

La consejera de Derechos Sociales, Carmen Maeztu, ha comparecido esta tarde en comisión en el Parlamento para analizar los datos del desempleo y exponer las medidas que va a adoptar el Gobierno de Navarra para paliar esta situación, a petición de EH Bildu y de Navarra Suma. Maeztu ha estado acompañada de la directora gerente del Servicio Navarro de Empleo, Miriam Martón.

Maeztu ha presentado este análisis basado en el informe Transformación e incidencia de la covid-19 en el empleo en Navarra, elaborado por el Observatorio de la Realidad Social.

La consejera ha remarcado que después de un año de pandemia "Navarra se posiciona como la comunidad con menor tasa de paro y la cuarta en que menos ha caído el empleo, debido fundamentalmente a la fortaleza de la industria y del sector primario, y la menor dependencia de los sectores perjudicados por la crisis", como el turismo.

Maeztu ha anunciado que antes de verano estará aprobado el nuevo Plan de Empleo para Navarra, que se acordará entre el Gobierno de Navarra y los agentes sociales, en este caso, la Confederación Empresarial (CEN), y los sindicatos UGT y CCOO, entre otras organizaciones. Para desarrollar este plan, el Ejecutivo ha confeccionado el estudio de Transformación e incidencia de la covid-19 en el empleo en Navarra, que se ha publicado este martes 23 de febrero.

Maeztu ha determinado que "los fondos europeos, los presupuestos expansivos del Estado y de Navarra y los planes aprobados hacen mirar con optimismo la recuperación económica", hacia un modelo productivo "más sostenible, y con mayores cotas de cohesión social y territorial".

Los últimos doce meses, protagonizados por la covid, han originado una crisis económica sin precedentes, que ha provocado la proliferación de ERTE, la disminuación de la contratación, la celeridad del incremento del desemplo, el perjuicio de las medidas de restricción en determinados sectores (como la hostelería y el comercio) y el desigual comportamiento del paro en la comunidad según sus zonas geográficas.

Maeztu ha manifestado que "la recuperación será de menos a más a medida que avance el año; y la salida de la crisis será desigual en función de la capacidad que tenga cada país para aprobar estímulos". Por ese motivo, la consejera de Derechos Sociales ha reiterado que "tanto el despliegue de la vacuna, como las estrategias que las administraciones pongan en marcha, serán determinantes para los tiempos de salida".

IMPACTO EN LOS COLECTIVOS MÁS PRECARIZADOS


Maeztu ha destacado la evolución del desempleo entre la población más joven, aquellos que tienen menores de 25 años. "Durante 2020 este colectivo ha sufrido un incremento de 1.211 personas más en un año, hasta alcanzar los 4.137, lo que representa el 10,7% del desempleo total, y supone una tasa del 25% dentro de este colectivo, cuando la media en Navarra es del 10,1%".

Además, la población desempleada extracomunitaria ha aumentado durante 2020 en 1.429 personas, alcanzando unas cifras de paro de 5.604 personas, lo que representa el 14,5% del desempleo total. La tasa de paro entre la población con nacionalidad extranjera se sitúa en 2020 en el 23,7%.

Maeztu también ha incidido en que el paro se concentra en las personas "con estudios básicos y sin formación especializada. En el primer caso el incremento ha supuesto un 20,5% más de desempleo y en el segundo, un 23,5%".

MÁS MUJERES INACTIVAS POR LA PANDEMIA


En cuanto al sexo, a lo largo de 2020 (media anual), el número de trabajadores en paro ha aumentado un 25,4%, mientras que el de mujeres lo ha hecho un 16,8%. Esto puede explicarse porque la pandemia ha favorecido que las mujeres dejen de trabajar para atender las cargas familiares por el confinamiento. "Según la Encuesta de Población Activa (EPA), durante 2020 se contabilizaron 5.025 más mujeres inactivas, lo que supone un incremento del 13,3% frente al aumento del 6,5% de hombres inactivos".

Por ello, Maeztu ha recordado que "es necesario realizar una lectura de género de la crisis, puesto que las consecuencias sobre este colectivo son más profundas".

QUÉ ZONAS GEOGRÁFICAS HAN SUFRIDO MÁS EL PARO


La consejera también se ha detinado en el impacto de la crisis en Navarra según las zonas geográficas. Las dinámicas demográficas específicas y el tejido empresarial de cada territorio influyen en el comportamiento del empleo.

"Algunas de las comarcas que en términos demográficos se han descrito como más frágiles (baja densidad, envejecimiento y masculinización de la población, etc.), registran durante el último año los incrementos relativos de paro más importantes. Pirineo (39,4%) y Prepirineo (33,4%), aumentan su población en desempleo más de un 30%, cuando en Navarra lo hace un 20%. Les siguen, en porcentaje de variación interanual las comarcas de Larraun (27,3%) y Valdizarbe (26,4%) con una composición demográfica similar", ha explicado.

Aunque en realidad todas las comarcas se han visto afectadas por el incremento del desempleo, "las únicas que lo han hecho por debajo de la media han sido las tres riberas; Ribera Estella (18,7%), Ribera (17,4%) y Ribera Alta (17,3%)".

LOS ERTE Y LOS CONTRATOS


Maeztu ha indicado que "7.137 trabajadores y trabajadoras están reguladas actualmente por un ERTE", lejos de los casi 50.000 que llegaron a estar en abril.

Sin embargo, ha remarcado que "la prórroga de los ERTE sigue situando un porcentaje de población trabajadora en una incertidumbre sobre las consecuencias directas que pueda tener en el empleo la finalización de esta situación administrativa".

En cuanto a los contratos, el año pasado Navarra dejó de realizar 93.787 respecto a 2019. Uno de cada tres de esos contratos que se dejó de hacer, se detectó en la hostelería. "Esto significa que, en este sector, durante el último año, se han realizado 25.519 contratos menos suponiendo un descenso del 60,1%", ha especificado Maeztu. De esta forma, la hostelería ha destruido casi 2.500 puestos de trabajo en estos doce meses.


341 EMPRESAS MENOS


Maeztu también ha informado de que desde marzo del año pasado 341 empresas han cerrado en la Comunidad Foral, hasta los 17.352 negocios activos actuales, según la Seguridad Social.

LA RENTA GARANTIZADA


Maeztu ha defendido la renta garantizada durante la covid para ayudar a familas y personas en desempleo. "Creció un 17% el número de familias protegidas al mes, especialmente familias que no habían percibido antes esta renta, lo que muestra el importante impacto de esta crisis", ha enfatizado.

MEDIDAS DEL GOBIERNO FORAL


Maeztu ha manifestado que el Gobierno trabaja medidas para el mantenimiento y la creación de empleo. "La apuesta por las políticas activas de empleo se refleja claramente en su presupuesto, que se ha visto incrementado para este año 2021 en un 8,7% teniendo en cuenta los recursos que a partir de ahora va a ejecutar el departamento de Educación", ha resaltado.

El Servicio Navarro de Empleo-Nafar Lansare (SNE-NL) continuará liderando el sistema de empleo en Navarra, "optimizando la planificación, control y evaluación de las PAES; y potenciando el acercamiento y la interacción con los sectores empresariales", ha defendido. Trabajarán en programas cada vez más integrados e interconectados unos con otros, para engrasar bien la cadena de valor del SNE-NL, es decir, la orientación, la formación, el fomento e intermediación al servicio de las empresas.