Viviendas más espaciosas, luminosas y con terraza o jardín

28.02.2021 | 09:14
Alfredo Zabalza e Iban Quel de Cidenar (Centro Inmobiliario de Navarra)

Las prioridades en la compraventa han cambiado en este último año, en el que los compradores demandan más superficie útil para disfrutar de tiempo de ocio con la familia y poder teletrabajar. La tendencia también es buscar inmuebles en la periferia de las grandes urbes que permitan la tranquilidad y garanticen el aislamiento de ruidos de tráfico y de los vecinos

La pandemia ha provocado un cambio en los hábitos y costumbres de la sociedad y ha dejado una profunda huella en todos los aspectos de la vida. El sector inmobiliario no ha sido una excepción y, tras un año de coronavirus, ya son palpables una serie de modificaciones en el proceso de adquisición de un inmueble. Desde nuevas preferencias en las características del nuevo hogar hasta en los cambios en la financiación, pasando por la forma de realizar las visitas de las propias agencias. Este nuevo comportamiento del mercado viene influenciado, en gran parte, por el periodo de confinamiento que vivimos en la primavera del año pasado, donde pasamos varios meses "encerrados" en nuestras casas.

"Muchas personas se han dado cuenta de que su vivienda actual no satisface sus necesidades si el día de mañana vuelve a haber otro confinamiento. No haber salido a la calle durante tanto tiempo y no haber podido disfrutar con nuestros seres queridos ha provocado que un gran número de personas tomen la decisión de cambiar de casa", señalan Alfredo Zabalza e Iban Quel, director general y responsable de Marketing de Cidenar, respectivamente.

La red inmobiliaria más grande de Navarra integrada por 30 profesionales cualificados, repartidos entre sus tres oficinas en Pamplona. Ambos profesionales añaden, además, que "el teletrabajo o el pasar más tiempo con los niños han contribuido en muchos clientes a darse cuenta de que viven en una casa que no les gusta y que prefieren vivir en zonas menos céntricas a cambio de disponer de más metros cuadrados, mayor luminosidad o un espacio exterior". En este sentido, a la hora de buscar y comprar una nueva vivienda "tener una terraza o jardín se ha convertido en lo más relevante para los compradores, incluso por encima del precio y la ubicación".

De hecho, en Navarra ha habido "un aumento del 15% en la venta de casas más grandes si comparamos con las ventas anteriores a la llegada del coronavirus", apuntan. Otro de los factores importantes que priorizan los compradores a la hora de adquirir una vivienda es el aislamiento.

Inmobiliaria Cidenar ha detectado que "al estar encerrados tanto tiempo en casa es normal buscar hogares mejor aislados del ruido en los que no se escuche el tráfico o al vecino y, a su vez, en los que no se pierda ninguna pizca de calor". Además, estas circunstancias y las facilidades de teletrabajar, que han brindado las empresas, motivan a los compradores a "establecer su residencia en municipios pequeños alejados de los grandes núcleos urbanos". Sin embargo, haciendo un balance de como ha sido el 2020 "no vemos que se haya producido un cambio en la demanda por zonas o barrios, ya que al final cada persona tiene claro dónde le gustaría vivir".

Estabilidad en el precio Tras meses encerrados en casa, la vivienda se ha convertido para muchas personas en un aspecto prioritario, siempre que la situación financiera se lo permita. El empuje en este año pasado ha sido mayor para sorpresa del sector, que al contrario de lo esperado, "el mercado de la compraventa está muy vivo", resaltan Alfredo Zabalza e Iban Quel de Cidenar. Por el momento, los precios de los inmuebles de segunda mano que tienen a la venta no están experimentando cambios sustanciales aunque siempre hay excepciones que pueden deberse tanto a ajustes del propio mercado como a urgencias en la venta.

Aunque se preveía una caída del precio de la vivienda por la covid-19, "actualmente en Navarra se está manteniendo estable sin grandes variaciones", comentan. La compraventa "no se ha resentido y no hemos notado un parón de ventas; al revés, se está vendiendo más que nunca". Asimismo, recuerdan que ahora es un buen momento para vender porque "hay una gran demanda de compradores".

Por otra parte, Alfredo Zabalza apunta que la crisis financiera actual no es igual que la de 2008, "ya que los bancos y cajas tienen fondos para financiar y, esta vez, el dinero está circulando". Al respecto, sobre el poder adquisitivo de los compradores, que va ligado lógicamente a sus ingresos, "cada uno sabe en cuánto se puede endeudar". Y resaltan que "sí se aprecia un esfuerzo económico en clientes que encuentran su vivienda ideal y piden dinero prestado a un amigo o familiar si el banco no le da la hipoteca que necesita". De hecho, aunque existe un aumento en el deseo de cambiar de casa por hogares más luminosos, amplios y con espacios exteriores, "es cierto que solo el 30% no tiene disponibilidad económica para hacerlo", indican.

En este sentido, el asesoramiento y la profesionalidad de los agentes son fundamentales para que la experiencia de compraventa y las ilusiones de la gente no se vean truncadas por una mala gestión. Para ello, Quel apunta que la labor desempeñada por Cidenar comienza con la realización de una correcta valoración de cada vivienda, que consiste en "un análisis minucioso de cada propiedad, comparándola con todos los inmuebles vendidos, para saber cuál es el precio de venta. De esta manera, se consigue vender la propiedad más rápido y sin grandes rebajas".

Protocolos covid La pandemia también ha provocado una reconversión del sector inmobiliario, a fin de proteger a sus clientes y adaptarse a la nueva normalidad. Porque vender en tiempo de pandemia también genera cierta inquietud al vendedor, por tener que dejar entrar "a extraños a su casa para realizar la visita", e incomodidad al comprador por sentir que "invade un espacio ajeno". Por ello, el protocolo de seguridad e higiene se activa para evitar la transmisión del virus, tal y como se ha diseñado en Cidenar, y "aportar tranquilidad a sus clientes".

Desde que el 11 de mayo se permitiera al sector abrir al público con cita previa, "adaptamos nuestras tres oficinas de Pamplona. Actualmente, continúa explicando Quel contamos con dispensadores de gel desinfectante, pantallas de protección en todas las mesas, y ventilamos las salas y estancias después de cada uso. También, limpiamos y desinfectamos a diario el mobiliario. Y, por supuesto, el uso de las mascarillas es obligatorio en todo momento". En cuanto a las medidas para realizar las visitas a los inmuebles, "espaciamos el horario de las visitas lo suficiente para proteger a todos los implicados, mantenemos una distancia de seguridad entre personas y ventilamos el inmueble antes y después de cada visita", concluye.