Escocia, cuna del curling

La familia García Vez viajó por primera vez a este país en el año 2004 y desde entonces siempre vuelven. "Apenas llevábamos un
año practicando este deporte cuando disputamos nuestro primer torneo en Edimburgo", asegura Irantzu García

01.08.2021 | 13:38
Imagen de Edimburgo, capital de Escocia

En Escocia empezó todo y nunca mejor dicho. La familia de Irantzu García conoció el curling en junio de 2003 y tras mucho entrenar, así como atreverse a avanzar en un deporte tan minoritario, lucharon por llegar lejos, y vaya que si lo hicieron. Apenas ocho meses después de descubrir cómo se jugaba, se trasladaron a Escocia, concretamente a Edimburgo, a jugar su primer torneo internacional en familia. Sin duda, los protagonistas de este número de IN confiesan que es un país que les ha marcado de por vida y que, además, "no hay año que alguno de nosotros no vaya a pasar un tiempo allí", confiesan.

A aquel torneo le siguieron varios viajes a la capital escocesa con el objetivo de aprender inglés, ya que Irantzu García, como médico, y su hermano Gontzal, graduado en Administración y Dirección de Empresas, eran conscientes de la importancia que este idioma iba a tener en sus vidas. Así, pasaron los veranos yendo y viniendo a Edimburgo, mejorando el inglés "pese a la dureza de su acento, así como las diferencias que existen frente a los demás países del Reino Unido", asegura el pequeño de los hermanos García Vez sonriendo. "En mi caso recuerdo cuando en 2009 fui con mi ama a un campamento junior, que es donde conocí a los que son nuestros principales amigos allí, la familia Macguire", dice Irantzu.

Aun así, todas las visitas no fueron únicamente para estudiar inglés, ya que en el año 2018 a Irantzu se le presentó una de las oportunidades más importantes de su vida, poder dedicarse al curling durante un año en Edimburgo. La situación tenía una sola pega, que tenía que aparcar la medicina, su pasión, pero no lo dudó y se animó a ir. Allí, se encontró un mundo totalmente diferente en lo que a curling se refiere. "Tienen el centro de alto rendimiento donde sí me dejaban entrenar y además me ofrecieron un trabajo como entrenadora", asegura. La situación, por tanto era idónea para conseguir grandes objetivos. Allí estuvo un año pero al terminar la temporada tomó la decisión de volver y terminar la carrera de medicina. Lo hizo, aunque no duda que en algún momento le gustaría volver a intentar dejarlo todo por conseguir algo grande en el mundo del curling, como es luchar por ir a unos Juegos Olímpicos de Invierno. "Ya se verá, ahora mismo estoy centrada en mi trabajo", confiesa la exitosa jugadora de curling del club Iparpolo.

Tal y como indica Irantzu García, Escocia es uno de los países referentes del curling, por lo que trasladarse allí a probar la experiencia fue una decisión más que acertada. Además, como curiosidad, cabe destacar que el curling en exteriores fue uno de los deportes más populares de esta parte del Reino Unido entre los siglos XVI y XIX, nada más y nada menos que durante 300 años. Curiosamente, en la actualidad, el curling es uno de los deportes más populares de Canadá, a donde llegó precisamente de mano de emigrantes escoceses. Además, en Escocia se encuentra la Federación Mundial de Curling, algo que a Irantzu García le ayudó a elegir a la hora de escoger un destino al que trasladarse para apostar por este deporte.

independientes hasta 1707

Escocia es uno de los cuatro países que forman en la actualidad el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte desde 1707, después de firmar el Acta de Unión, lo que haría que Escocia, Inglaterra y Gales dejaran de ser Estados independientes para ser juntos Gran Bretaña. Su unión no supuso ninguna alteración del sistema legal propio de Escocia, que desde entonces ha sido distinto del de Gales, Inglaterra e Irlanda del Norte, por lo que es considerada en derecho internacional como una entidad jurídica distinta. Además, hay que destacar que en la actualidad los cuatro países mencionados están bajo el acuerdo del Brexit, lo que les hace estar en Europa pero no pertenecer a la Unión Europea. En esta misma situación están Islandia, Noruega o Liechestein, entre otros países de Europa, que no pertenecen a la Unión Europea pero sí están dentro del Espacio Económico Europeo. Volviendo a Escocia, la pervivencia de unas leyes propias, y de un sistema educativo y religioso diferenciado, forman parte de la cultura escocesa y de su desarrollo a lo largo de los siglos desde que se unificaron.

El país está situado en el norte de las islas británicas y todo el territorio abarca un total de 78.772 km?2;. Su población se estimaba en 5.463.300 habitantes en 2019,? lo que da una densidad de población de 67,5 habitantes por km?2;. La capital de Escocia es Edimburgo, mientras que Glasgow es la ciudad más grande. Sin duda, este punto resulta muy curioso, ya que en la mayoría de ocasiones las capitales de los países suelen ser los más grandes y los lugares donde se aglutinan más personas por metro cuadrado. Por otro lado, el área metropolitana ocupa el 40% del total de la población escocesa.

noticias de noticiasdenavarra