Hartos de ruedas de molino

En persona, nunca he llevado bien a quien me quiere convencer de sus ideas partiendo de la base de que yo soy más tonto. En redes sociales esta tipología de individuo me cae todavía peor

03.07.2021 | 09:29
Estudiantes negativos en coronavirus abandonan el hotel Palma Bellver

Es la p€ chufla

Después de decenas de hilos en Twitter, columnas en digitales, tertulias televisivas y entrevistas en papel a científicos o simples opinadores que se vinieron arriba, asegurando que el foco de los contagios eran los puestos de trabajo, ahora se escucha el silencio, como diría el hortera de Albert Rivera. ¿Por qué? Porque vía Mallorca hemos confirmado lo que venían avisando quienes tienen que lidiar con la pandemia en primera fila: que los contagios se dan en las chuflas y por el entorno cercano de los que se van a esas chuflas. Es así. Y no tiene nada de malo a menos que lo neguemos como han hecho algunos durante un año.

Y quienes la promueven



El sector de la chufla siempre ha sido rentable solo para unos pocos: The Coca-Cola Company (que da trabajo a mucha gente, vale) y los empresarios de la noche o de empresas de turismo a los que les da igual todo mientras facturen. ¿Ellos son los responsables de esta movida? Yo tiraría más arriba, pero no más abajo: los menores son menores y hay que tutelarlos, y las amas y aitas hacen lo que pueden. Son los gobiernos (español y balear, en este caso), la presión de asociaciones de empresarios y sindicatos, y la lánguida mirada al atardecer de las instituciones isleñas las que deben responder del desastre.



No pero sí



Solo 48 horas después de que Pedro Sánchez afirmase que "nunca jamás" iba a celebrarse un referéndum en Catalunya, la vicepresidenta primera de su gobierno, Carmen Calvo, "no ha descartado la celebración de un referéndum consultivo" (El Independiente), el ministro de Política Territorial, Miquel Iceta, "defiende votar en referéndum un acuerdo sobre autogobierno y financiación" (El Periódico) y la ministra de Igualdad, Irene Montero, sugiere: "Un referéndum ahora, no, en un tiempo ya veremos". La rectificación me parece bien, por supuesto, pero la falta de coherencia en política suele pagarse muy cara.

El jefe infiltrado, versión Juan Palomo



Dara Khosrowshahi, director ejecutivo de Uber Eats, decidió pasar dos días como "rider". Solo documentó en sus redes sociales uno, el primero, en el que ganó tanta panoja (casi 100 dólares) que los que curran todos los días con los envíos lo pusieron en duda. El segundo día ganó solo la mitad. Pero el resto del año se mete al bolsillo 12 millones de dólares, por lo que jugar a ser rider resulta insultante. ¿De dónde sale tanto dinero? De las expectativas, de una valorización virtual y de las piernas y las espaldas de sus repartidores, que tienen que vivir con esas fluctuaciones, esa inseguridad y, encima, cierto pitorreo.

La intrahistoria



Que una Eurocopa maravillosa no nos impidan insistir en un necesario reajuste en la industria del fútbol. El mejor ejemplo es Leo Messi que, en el momento en el que escribo estas líneas, sigue sin contrato. Messi ha arruinado al Barcelona, que "tiene ya una deuda de más de 1.100 millones de euros (se acerca al doble de lo que factura)" (Vozpópuli) y desmonta la teoría de que "ganan tanto porque lo generan". Al contrario, y ese agujero empuja a Laporta a abrazar la Superliga de Florentino Pérez. La familia del jugador, por cierto, quiere seguir en Barcelona pero "su entorno" (quienes viven de él) le invita a cambiar de pagador.
noticias de noticiasdenavarra