De luchas titánicas y otra menos importante

Rafa Nadal es uno de los mejores deportistas del mundo, precisamente, porque personifica los valores universales del deporte

01.02.2022 | 08:42
Rafa Nadal es un deportista ejemplar.

No es el primero

La victoria de Rafa Nadal en Australia el pasado fin de semana fue estupenda por cómo fue, con una remontada extraordinaria y en un partido de más de cinco horas, y por lo que supuso: que el tenista, con 35 años y una situación física que le exigió superarse a sí mismo, alcanzara los 21 títulos de Grand Slam. Pero aun reconociendo todo eso creo que debemos exigir a la prensa y al mundo del tenis que hagan justicia con las personas que tienen tantos o más trofeos de los grandes: Steffi Graf, Serena Williams o Margaret Court lo hicieron antes en el circuito femenino. Es posible reconocer el mérito de él sin anular los de ellas.



Claro que es un ejemplo

Rafa Nadal es un deportista ejemplar. Y no hace falta ser español ni que te guste el tenis para reconocerlo: lo es porque personifica precisamente los valores que universalmente atribuimos al deporte de máximo nivel como, por ejemplo, saber comportarse en la victoria. Cuando la logró, Rafael Mathus Ruiz simplemente tuiteó: "Vaccines work", en clara referencia a Novak Djokovic. Porque Nadal se ha sumado a la lección que el gobierno australiano ha dado al mundo: ha jugado vacunado y se ha esforzado más que nunca, contra otros rivales que aceptaron cumplir con su obligación mientras la imagen del serbio ha quedado "out".



Los de siempre haciendo lo de siempre

Un conocido tuitero de esos que aplauden los que se sitúan entre la derecha y la pared, Fray Josepho, ha aprovechado la decisión del gobierno australiano de no permitir competir a Djokovic para despreciar la victoria de Nadal. Los mecanismos mentales del nacionalismo español se me escapan. El mallorquín, simplemente, es universal. Al mismo nivel exactamente que el tuitero troglodita se pone Joseba Permach, que en su ceguera habitual ha sido incapaz de ver al deportista y ha recordado su arquitectura financiera. La de Nadal, no la de los que vivieron del impuesto revolucionario y cajas de resistencia.



Si no sabes competir, ¿para qué te metes?

El lío en el que se ha metido RTVE con la elección de la canción para Eurovision es difícilmente comprensible. El ente público español no atraviesa su mejor momento: sus grandes productos han pasado a ser casi irrelevantes, como el Telediario o Cuéntame. De pronto, encuentran un filón con el festival de Benidorm que vuelve a la vida y un concurso en el que un montón de gente se implica votando y generando expectación en redes sociales. Y con todo de cara y absolutamente nada que perder, se meten en un lío tan grande que hasta CC.OO. pide dejar sin efecto lo emitido, tirando por tierra todo lo logrado.

Vivan los torneos de invierno

Por su parte, EITB ha hecho lo que le toca cazando al vuelo a los cestapuntalaris que han sufrido el cierre de los frontones en EE.UU. y se habían quedado sin temporada de invierno. Los organizadores también han cumplido intentando hacer un torneo distinto, llamativo y atractivo para las y los aficionados más jóvenes. El resultado es prometedor y el primer partido, el pasado fin de semana, fue emocionante aunque se trataba del arranque de la liguilla. El de la cesta, en sí mismo, es un deporte espectacular con una historia y unas peculiaridades fascinantes. Larga vida a lo que es nuestro.


noticias de noticiasdenavarra