Putin no se diferencia en nada de un terraplanista o un antivacunas

Quién se cree que Rusia invadió Ucrania de forma preventiva

10.05.2022 | 08:09
Vladimir Putin durante el acto en conmemoración del Dia de la Victoria.

Pero, ¿quién se cree esto?


Ni Internet nos garantiza el acceso al conocimiento, ni alcanzar ese acceso hace que nos caduque el carné de brutos, ni pasar una pandemia nos ha espabilado, ni ver la guerra tan cerca nos vuelve más pragmáticos: quien cree a Vladímir Putin ("Rusia realizó un ataque preventivo en Ucrania porque Occidente se estaba preparando para invadirnos", en República.com) no se diferencia en nada de un terraplanista o un antivacunas: solo forma parte de ese grupo ruidoso (mucho más que numeroso) de personas que, simplemente, están dispuestas a creerse lo que sea para presumir de espíritu crítico o estar libres de culpa.

El crédito lo perdemos nosotros


Por lo visto en el párrafo anterior y en los últimos 15 años de Internet, no está la actualidad ni la audiencia para que Europa, precisamente en la jornada en la que celebra su día, pierda crédito: "La UE no logra un acuerdo para prohibir las importaciones de petróleo ruso" (Nius). Hungría, Eslovaquia y República Checa aseguran que no pueden cerrar el grifo. En el caso del primer país, y después de lo que hemos escuchado a Orbán, yo no tengo claro si no puede o no quiere, pero la búsqueda de la unidad nos debilita. Simplemente, si esta no es posible pero el asunto es urgente e importante, ¿no debería alguien forzar las normas?

Absuelto. Y punto


Cuando veo a Íñigo Errejón en la tribuna del Congreso o leo y escucho sus respuestas en alguna entrevista, puedo relacionarlo con un par de adjetivos, pero nunca con el de violento. Así que, sí, me costó mucho creerme que el de Más País había arreado una patada a un pobre hombre que le había pedido sacarse un selfie con él. La absolución por falta de pruebas es, por lo tanto, una noticia esperada, pero no por ello hay que dejar de difundirla: los malos ya se han preocupado de relacionar su nombre con el de una agresión y un juicio al que, y esto es para mí lo más alucinante, se llegó sin prueba alguna, por lo que sabemos hoy.

Qué ridículo


El relato en Público sobre cómo Podemos se ha quedado legalmente fuera de una coalición de izquierdas con IU para las elecciones andaluzas es vergonzante: tactismo y comportamientos bastante infantiles sirven para dibujar a un partido que siempre pretende salirse con la suya y al que no le importa pinchar el balón si no puede elegir equipo, ser el capitán, el portero, el delantero y el que tire los penaltis. En Podemos confían tanto en su propio arte para malmeter que no se dan cuenta de que nadie está libre de empezar por Juego de Tronos y terminar en Aterriza Como Puedas. O Entre Pillos Anda El Juego.

Otra desgracia


Luis Enrique Ramírez Ramos es el nombre del último periodista, por lo menos a la hora a la que escribo estas líneas, asesinado en México por ser periodista. A sus 59 años ha perdido la vida en Sinaloa por escribir columnas en un medio que se llamaba El Debate. Una desgracia incuestionable que merece una respuesta contundente de la prensa internacional y del propio gobierno mexicano, últimamente demasiado tibio ante este exterminio ideológico: les matan por pensar y por hablar en alto, les matan porque un periodista que sepa contar lo que ve siempre es peligroso. Les matan y no podemos permitirlo.

noticias de noticiasdenavarra