la carta del día

El conflicto del Club de Remo

07.02.2020 | 09:21

con cierta asiduidad aparece en prensa que el Club de Remo reclama el arreglo de la presa de Santa Engracia en el río Arga a su paso por Rotxapea, como la única manera de garantizar su actividad y sobrevivencia.

Parecería que ese motivo, por sí solo, justifica embalsar el Arga en Rotxapea.

Me pregunto: ¿el problema es la presa o el Club de Remo? ¿Si no existiera la presa-embalse de Santa Engracia la haríamos ahora para practicar el remo? ¿Sería necesaria una evaluación de impacto ambiental? ¿Sería conveniente un debate ciudadano analizando los pros y los contras?

Creo que ese debate social debe hacerse. Debe analizarse cómo queremos el río Arga a su paso por Rotxapea, si encorsetado o natural. Cómo queremos ver y vivir el río. Debe estudiarse cómo repercute el embalse de Santa Engracia en la inundabilidad de Rotxapea, ya que todos los obstáculos en el río aumentan el riesgo de inundación.

Otra cuestión, que también es importante y que debe analizarse, es que el edificio del Club de Remo está en el mismo cauce del río y también es un obstáculo en caso inundación. ¿Debe mantenerse o sería mejor su derribo? Si arreglamos la presa para practicar remo será porque vamos a mantener el edificio indefinidamente. Sin embargo, según parece, el edificio está declarado fuera de ordenación y su destino es el derribo. Parece que nos contradecimos.

Otra cuestión es que desconocemos cuáles son los motivos por los que la actividad del Club de Remo no se puede realizar en cualquiera de las demás presas que hay en el Arga. A menudo, paseando por la Magdalena, veo piragüistas en la presa de Caparroso. ¿El Club de Remo no puede entrenar en ella o en la presa de San Pedro o en la del Molino Ciganda o en la San Jorge?

He medido grosso modo, la lámina de agua del embalse de Santa Engracia -cualquiera lo puede medir en Sitna- y veo que son unos 1.000 metros desde la presa a la cola, en las Mañuetas, debajo de Santo Domingo.

Mido el embalse de San Pedro y veo que son unos 1.200 metros entre la presa y el puente de Alemanes y unos 200 metros más hasta la cola del embalse, total 1.400 metros.

Mido el embalse de la presa del Molino Ciganda y veo que son unos 450 metros hasta las pasarelas, al lado del Molino Caparroso.

Mido el embalse de Caparroso y veo que desde la presa del Molino hasta la cola, ya en Burlada, hay más de 2 kilómetros.

Mido el embalse de San Jorge y veo que desde la presa a la cola hay más de 900 metros.

Alguien me ha comentado que para entrenar bien se necesitan tramos rectos. Veo que el tramo recto más largo de Santa Engracia es de unos 400 metros desde la presa al puente del Plazaola. Pues bien, en todos esos embalses, hay tramos rectos entre 370 y 450 metros. ¿Podría servir alguno de ellos?

¿Sería tan descabellado trasladar el Club de Remo a Aranzadi y entrenar en la presa de San Pedro? No creo que sea tan complicado utilizar parte de las instalaciones municipales o incluso hacer un edificio para albergar las instalaciones del Club de Remo, seguramente mejorando lo actual. No creo que cueste más que consolidar una presa de las características de Santa Engracia.

¿Sería descabellado habilitar un canal de entrenamiento en el río seco de avenidas de Aranzadi, como parte del atractivo del parque?

El río Arga está encorsetado desde Burlada hasta Landaben. Ahora ha recuperado su cauce, su dinámica natural. ¿Por qué volver a encorsetarlo por una actividad puntual que tal vez puede hacerse en otra presa y con mejores medios? ¿El Club de Remo se ha planteado su traslado?

Estamos ante un reto histórico. Después de 800 años el Arga ha recuperado su cauce natural desde San Pedro a Cuatrovientos. Merece que le demos unas vueltas entre todas a qué hacer, cómo tratarlo y cómo preservarlo.

El Ayuntamiento debería organizar unas jornadas de debate sobre el asunto poniendo sobre la mesa los estudios que se han hecho sobre el río y que cada cual exponga sus pros y contras.

El autor es arquitecto urbanista