...Hemos venido a destrozarlo...

10.02.2020 | 09:02

...El resultado nos da igual. ¡Alcohol!... ¡Alcohol!... Esta melodía resuena en mi cabeza al ver los graves incidentes que están ocurriendo en Catalunya a raíz de la sentencia del procés. Tienen derecho a protestar, no lo dudo, y más viendo cómo otros políticos ladrones de guante blanco con cajas B se van de rositas. Ahora bien, una cosa es una manifestación multitudinaria pacífica y otra la quema de cientos de contenedores. Al pirómano le da igual ocho que ochenta, van de fiesta en fiesta, y ahora se cruzan también los neonazis para defender su patria. Ya la tenemos liada: jóvenes antifascistas contra grupos de extrema derecha. Pues nada, a ver la tele viendo los disturbios y comiendo palomitas. A uno le sacan un ojo? a otro un testículo? Hasta que haya la primera víctima mortal. Pasarán los años y estos gudaris de pacotilla se preguntarán: ¿Por qué estoy tuerto o me reventaron el escroto? ¡Ahh! Ahora me acuerdo? Por obedecer las arengas del president Torra. Es de traca. Es como si Pablo Casado movilizase a los jóvenes de Unidas Podemos para conseguir un bien común. ¿Bien común? ¿Qué tiene que ver Artur Mas con Gabriel Rufián? ¿Qué tiene que ver la clase acomodada nacionalista catalana con el currela mileurista? Esa es la clave: Artur Mas, Jordi Pujol, y demás mafia de la mordida del 3%, arengaron a las masas independentistas prometiéndoles un nuevo país, mientras se hablase de independentismo la gente olvidaría sus chanchullos. Pero mira qué listo es Artur Mas, ya no se le ve en primera fila ¿verdad? Lógico, sabe que en este país sólo chupan trena los pardillos.