A mi amigo Javier Pagola Lorente

01.07.2020 | 01:46

Siempre se ha dicho que "quien tiene un amigo tiene un tesoro." A los cientos de amigos de Javier nos ha tocado una buena parte del tesoro de su amistad y todos los que hemos bebido de su sabiduría, de su cordura y de su amor hemos enriquecido nuestro caminar a la luz de su ejemplo de vida.Eres, Javier, un genio de la comunicación porque has sabido llegar a todo público desde tu saber, con tu verbo fluido, con tu grafía expresiva, convincente y siempre en positivo, sin tecnicismos ni rebuscamientos literarios. Y nada de esto sería auténtico si detrás de esa brillante fachada no vibrara una idiosincrasia coherente y un alma que rezuma generosidad, y así eres tú. La radio de tantos años, Medicus Mundi, tu querida Pamplona y tu Navarra de norte a sur y tantos escenarios tocados por la magia de tu talante siempre constructivo y conciliador ya están impregnados de tu carisma, y esa huella que has sembrado con tus pies, tus libros, tu robusta voz, y tu afinada pluma serán parte de tu precioso legado. Cuando en este nuestro tiempo, la prisa nos empuja, el miedo nos arruga y la falta de generosidad e intolerancia nos invaden, tú has gritado con tu silencio elocuente y nos has contagiado de paz, de templanza de esperanza y de fe.Después de tantos avatares y dudas, hoy te oigo proclamar que Jesús de Nazaret, a la vez que una alternativa sanadora, es en contrapartida un conflicto de intereses en nuestra confusa y complicada vida. Tú ya has elegido tu opción y has demostrado que con ella ya tienes tu asistente, tu manager con el que te sientes seguro, y esto nos debe hacer reflexionar a todos los que hemos podido ver de cerca los claros efectos de esa elección.Supe de tu talante y tu buen hacer allá por los años 60 cuando colaboraste conmigo tan eficazmente en aquel estudio topográfico en La Rioja. Allí terminé de conocer tu disponibilidad, tu humildad, tu afán de perfección y tu profesionalidad. Fue para mí una lección de "con vivencia", de la que aprendí más de lo que puedas imaginar.En este proceso que ahora te ocupa con tu enfermedad, estás ratificando y demostrando que nuestro verdadero ser no es el cuerpo, no es la fachada, sino el espíritu que anima y controla nuestras vidas y cuando es fuerte y dirige nuestro hacer de cada hora, ahuyenta los miedos, las inseguridades y nos regala la paz y la aceptación de lo que venga inexorable y esta es tu imagen actualizada y tu lección más fidedigna.Tu vida entera Javier ha sido lección de sabia humildad en ese tu arte de transmitir, de aconsejar y de hacernos reflexionar. Cada vez que nos has dado, aleccionado, llamado, visitado, acompañado o consolado lo has hecho de tal manera que pareciera que tú eras nuestro pupilo, el agradecido que recibías y no el que dabas.Mi más sincera felicitación a toda tu formidable familia indispensable colaboradora en tu felicidad, generosidad y proyecto de vida. Durante el tiempo que nos regale la vida Javier, quisiera agradecerte todo lo que nos has dado y decirte desde aquí eskerrik asko amigo por ser luz en nuestro camino .