Pobre de Mí

08.07.2020 | 00:50

Han comenzado los "no Sanfermines 2020". Los pamploneses, cuando dieron las 12:00 del mediodía, miraron al cielo, escucharon el Chupinazo en su cabeza y se pusieron el pañuelico rojo al cuello con melancolía para gritar: ¡Viva San Fermín! Yo también me lo puse, como los últimos 30 años que he sido testigo de "las mejores fiestas del mundo".

Durante estos días nos congregábamos en Pamplona, donde todo giraba en torno al toro, como el símbolo de unas fiestas universales.

Este año, la tensión, los nervios y la energía que sentíamos al ver las carreras de los toros por la Estafeta estarán sólo en nuestra imaginación.

Los canales de televisión se alimentarán de las imágenes de archivo que han recorrido el mundo llevando esta fiesta "sin igual" a cada rincón donde había un aficionado.

Los extranjeros doctorados y curtidos en tantos Sanfermines habrán brindado desde Manhattan a Australia para reencontrarse en las próximas fiestas.

A toda esta tristeza que nos produce la no celebración, hay que añadir las pérdidas que esto supone para el mundo del toro, y que se suman a la suspensión de otras importantes fiestas en toda España, con lo que todo esto conlleva también para la industria del ocio que ven como se agrava su situación.

Es difícil no emocionarse al ver lo que hemos perdido, pero tenemos la obligación de pensar en el futuro y trabajar todos juntos para que los Sanfermines 2021 sean memorables y así #losviviremos.

¡Viva San Fermín!

noticias de noticiasdenavarra