Leire, mi tutora, anda súper estresada

28.12.2020 | 23:50
Una opinión de Arantxa Ruiz Vidorreta

Ayer le pregunté a Leire, mi tutora, qué tal se encontraba y me dijo que estaba muy estresada y muy cansada. Y claro, yo la entiendo, somos 25 personas en clase y estamos súper apretadas. Le pregunté a mi padre que trabaja en Hacienda qué podíamos hacer para ayudarla y me dijo que lo peor es que vamos a seguir estando así de pegadas y sin espacio para respirar porque, según me ha dicho, en los últimos 10 años se ha bajado casi a la mitad el dinero que el Gobierno destina a nuevas construcciones y equipamientos escolares. Y mira que este año hacían falta más aulas, pues yo no sé, pero han destinado menos dinero para esto que en los presupuestos anteriores.

Yo no entiendo mucho de estas cosas, pero digo yo que si ampliar un colegio son unos 3 millones de euros, con los 961 millones de deuda ilegítima que UPN y los gobiernos siguientes han pagando a los bancos privados durante las pasadas y la presente legislatura, podríamos aumentar los 260 centros educativos públicos de Navarra y aún nos sobraría dinero para la ventana de la derecha que no se puede abrir, o para cambiar los baños que tienen más de 30 años, o para cubrir una parte del patio, que cada vez que llueve nos tenemos que quedar en clase encerradas...

Creo que mi tutora también está agotada porque tiene que atender ella sola a todos los que estamos en clase y, además, a las compañeras que están en casa confinadas. Y el ordenador no tiene cámara ni micrófono, la conexión de la red no funciona muy bien, y para cuando consigue con su propio teléfono que la vean más o menos bien, pues se nos ha ido la mitad de la clase y vamos fatal con el temario.

Yo la verdad es que no entiendo cómo estamos así pudiendo haber tenido este año 1.512 millones de euros más si el Gobierno del PSN hubiese revertido los beneficios fiscales y hubiese aumentado los impuestos a las rentas altas, al capital y a las empresas con mayor facturación. Fíjate, que con ese dinero podríamos casi cuatriplicar el número de docentes que tenemos en Navarra, y mi clase en lugar de ser de 25 podría ser de 7 u 8 personas, como las aulas de Finlandia que tanto gustan a la gente...

La pobre, además, cuando se va a casa tiene que hacer un montón de tareas de un curso sobre docencia online que le han puesto y para el que no tiene profesora. Sí, lo tiene que hacer sola, sin que nadie le explique nada. Claro, es normal, porque el dinero que hay para formación del profesorado es menor que en 2009 y en estos presupuestos también vamos a estar por debajo de lo que se invertía entonces.

Y es que dice mi padre que si Hacienda tuviera al menos la plantilla que debe tener según la ley, podrían conseguir los 541 millones de euros que se dejan de ingresar por el fraude fiscal que hay en nuestra comunidad. Fíjate, 541 millones, más de lo que cuestan todas las profesoras y profesores que hay en Navarra...

Total, que como se coja el virus no nos la sustituyen hasta dentro de 10 días y con suerte, porque todas las direcciones y servicios generales de Educación tienen menos dinero presupuestado que en 2009, también hay menos dinero para el apoyo a otras actividades educativas y para todos los servicios generales de enseñanza, algo incomprensible siendo la educación una de las pocas estrategias de futuro si queremos avanzar como sociedad.

Yo la verdad es que en lugar de andar siempre invirtiendo lo justo en Educación y en Sanidad intentaría conseguir ese dinero cambiando la legislación de responsabilidad de las empresas deudoras a la Hacienda Foral, o parando infraestructuras faraónicas, o eliminando los privilegios de la Iglesia católica, o eliminando las subvenciones y conciertos a los centros que segregan al alumnado o que se financian por otros medios, o todas esas cosas que suman 4.342 millones de euros, casi el total de los presupuestos de Navarra para todo este fatídico 2021.

Bueno, que con estos presupuestos no tenemos más que para comprar hidrogel, algún ordenador más y un profe de apoyo para todo el cole, pero de tener una educación de verdad de calidad, si no fuera por mi tutora y sus compañeras, nada de nada. Te lo digo yo, que de estas cosas, aun siendo joven, creo que voy entendiendo un poco.

La autora es docente del Departamento de Educación del Gobierno de Navarra

noticias de noticiasdenavarra