la carta del día

Aceptemos la demolición de Santa Engracia

Por un Arga que fluya, aceptemos las consideraciones jurídico-ambientales de la CHE, del Gobierno de Navarra y de la legislación europea

21.07.2021 | 00:35
Aceptemos la demolición de Santa Engracia

Como bien se sabe, la Confederación del Ebro (CHE) ha pedido al Ayuntamiento de Pamplona la demolición de la presa de Santa Engracia.

A pesar de ello, parece que Navarra Suma va a acudir a los tribunales para alegar dicha resolución, alargando así este culebrón que no tiene fin.

La idea de recuperar el flujo natural del Arga, como dictan las directrices de la Unión Europea, parece que no gusta y que se prefiere ir contra natura perjudicando tanto a la fauna autóctona (la fauna exótica invasora está más cómoda en zonas represadas) como al propio río, ralentizando su marcha y parando unas aguas que tenían que correr (entre muchos otros argumentos).

Además, es curioso, pero en la memoria que en su día el propio Ayuntamiento presentó, Memoria valorada para la rehabilitación de Santa Engracia en Pamplona, realizado por Nostratec, se ve claramente en diferentes croquis cómo en las crecidas más habituales las zonas afectadas por las inundaciones son mayores con la presa reconstruida que sin ella.

En otras palabras; si se sale con la suya (rehacer la presa) quedará en evidencia que al Ayuntamiento le importa muy poco que los daños en la Rochapea por inundaciones sean mayores de lo que lo serían a día de hoy.

Un argumento que se está utilizando para su reconstrucción es que en Pamplona hay más presas y que por rehacer ésta no pasa nada. ¿Por qué no empezamos a valorar eliminar más presas como ya decía una Memoria realizada por Pluviales que presentó el Ayuntamiento en 2018? En ella se hablaba de comenzar con una educación ambiental potente y dar a conocer los problemas que este tipo de infraestructuras en desuso generan. En ese documento ya se hablaba de eliminar la presa de Santa Engracia, al igual que la presa de la Harinera de Ilundáin, cerca de Miluze. El que haya muchas presas es justificación para eliminar azudes, no para reconstruirlos.

Por otro lado, el supuesto argumento patrimonial se cae una vez más. La Asociación Hispania Nostra, que incluye en su lista roja de elementos patrimoniales en peligro a la presa de Santa Engracia, ha reformado la ficha correspondiente y habla de "mantener los restos más antiguos y valiosos de la presa, sin proceder a su reconstrucción", haciendo "compatibles las dinámicas naturales del río Arga con la conservación de su patrimonio cultural".

Desde la Asociación Arga Vivo – Arga Bizirik solo queremos que se pare ya con esto; que el resto de partidos políticos hagan recapacitar a Navarra Suma en su cabezonería y que se deje de gastar dinero público en informes y estudios que no llevan a ningún lado, ya que hay una resolución bien clara de la CHE.

Aunque se nos llena la boca con el corredor fluvial, con memorias, con que si el Arga es el pulmón de Pamplona, con propuestas de trabajo para mejorar el río, con procesos participativos, todo esto no vale de nada si, a la hora de la verdad como es el caso, no se quiere ver la realidad.

Por un Arga que fluya, aceptemos las consideraciones jurídico-ambientales de la CHE, del Gobierno de Navarra y de la legislación europea, así como las patrimoniales de Hispania Nostra. Aceptemos que Santa Engracia no se repara y estudiemos la eliminación de otras presas en desuso, que tenemos Pamplona saturada.

Arga Vivo - Arga Bizirik

noticias de noticiasdenavarra