En actitud expectante

06.03.2022 | 00:34

Desde un tiempo a esta parte se ha prodigado mucho el uso de diferentes desinencias femeninas, neutras y ambiguas para afianzar un vocabulario más acorde con la diversidad genérica. Sin embargo, últimamente, ese interés no sigue tan vivo por lo difícil que resulta lograr unanimidad en la creación de nuevas palabras a través de los procedimientos tradicionales de composición, derivación y parasíntesis, o mediante "atajos" que abrevian el recorrido, pero adolecen de ciertas deficiencias léxicas para ser correctas. Por lo tanto, con estas dudas, sería temerario agotar todos los casos que se presentan porque el resultado final no llegaría a ser efectivo a causa del incumplimiento de la "norma" que regula la buena práctica del idioma, según la RAE. Además, sucede que, en español, no siempre el género gramatical se corresponde con el sexo, pues hay palabras en las que se aplica el mismo género al macho y a la hembra como "ruiseñor y "culebra"; lo cual podría constituir una prueba fehaciente que negase cualquier tergiversación preestablecida en el uso de tales significantes. En consecuencia, todo lo anterior nos llevaría a la conclusión de cuidar con más esmero el empleo de nombres y adjetivos concordantes que indican significados genéricos añadidos para no caer en la sonrojante hipótesis de "matria" por "patria", perfectamente sustituible por "madre patria", o usar como formas pronominales "elle" o "elles", y otros ejemplos publicados cuyos creadores los encuentran tan "luminosos" como rayos de sol, mientras que, para el usuario corriente de buen hablar y escribir, tales "vocablos-palabros" no son sino ejemplos de zafiedad jergal que atentan contra la corrección del lenguaje común.

noticias de noticiasdenavarra