A la contra

Asuntos muy serios

04.09.2021 | 23:53

En agosto se supo que se había presentado una acusación por parte de una mujer de 68 años contra Bob Dylan. La mujer acusa a Dylan de haberla violado en varias ocasiones a lo largo de seis semanas entre abril y mayo de 1965, cuando era una niña de 12 años. Dylan ya era una estrella mundial a sus 24 años. Inmediatamente, los representantes de Dylan negaron las acusaciones. Como es lógico, a cierta edad uno ya sabe que sus ídolos pueden ser tan nauseabundos como el mayor de los nauseabundos y que nadie está libre a priori de cometer atrocidades, pero, de la misma manera, sabe que estas cosas hay que demostrarlas –y más 56 años después– para que ninguna persona sea del sexo que sea tenga que penar por el mero hecho de ser famosa o por el mero hecho de que otra persona con a saber qué ánimo y en qué estado mental te acuse de algo así. Como es normal, no tengo como no la tenemos nadie ni la más remota idea de si Dylan en 1965 violó a esa niña de 12 años y al tiempo soy consciente de que si eso fue así perfectamente la víctima ha sufrido tal shock que ha tardado en acusar todo estos años –y al tiempo sé muy bien que la violencia sexual que los hombres ejercen sobre las mujeres existe y ha existido y por desgracia aunque esperemos que mucho menos existirá–. Pero no me cuadra, la verdad. No porque sea Dylan, al que artísticamente venero, sino porque imagino que cuando uno mismo no tiene esa clase de pulsión sádica –violar niñas de 12 años– le resulta casi imposible verla en los demás y como mucho es capaz de ver cuestiones más normales y ninguna de ellas fuera de las lindes de la ley. Dylan estuvo prácticamente todo abril y mayo fuera de Nueva York –de gira y con su futura esposa–, donde supuestamente ocurrían los hechos, pero serán sus abogados quienes mejor lo detallen. Espero, eso sí, que la acusadora tenga más memoria que prisa; y que se sepa la verdad, sea cual sea.

noticias de noticiasdenavarra