El farolito

Vaya solución

09.12.2020 | 00:28
Un miembro de la Brigada Paracaidista queda enganchado en una farola durante el desfile de la Fiesta Nacional.

A ver, que un general diga eso de fusilar a 26 millones de hijosdeputa tampoco es para tanto. No hay que darle importancia. Si lo hubiera escrito un humorista (o Willy Toledo), ya sería otra cosa, porque habría ofensa deliberada. Ya me entiendes, intención de ofender, de herir los sentimientos de parte de la ciudadanía. Entonces sí tendría importancia. Y mucha. Pero, que lo diga un general sin intención humorística, es distinto. Él no quiere de ofender. Está dando una opinión. Eso no es delito. Los jueces saben distinguir esas cosas. Y menos mal. Los jueces en este país tienen que hilar muy fino. Por otra parte, hay que tener en cuenta que se trata de un general retirado. No olvidemos eso. Un hombre mayor. Con un pasado. El que sea. Yo no le conozco. Y tú tampoco, creo. Además, decir una cosa así, semejante barbaridad. Está claro que muy listo no puede ser. Vamos, que por muy general que sea o haya sido, no tiene muchas luces, el buen hombre. Todos sabemos que para llegar a general tampoco es condición indispensable ser una lumbrera, ya me entiendes. Y menos en aquella época. En fin. Y luego, esos otros que están ahí, los del chat, digo. Los del grupo de wasap. Esos también, muchas luces, pues tampoco, me parece a mí. Porque, joder, si tienes dos dedos de frente y ves que al abuelo se le está calentando el morro, le paras un poco los pies, ¿no? Que eso luego lo lee todo el mundo y se lía. No sé cómo decirte. Tampoco entiendo lo de los 26 millones ¿Por qué exactamente 26 millones? ¿Todos hijosdeputa? Eso es una exageración. Como lo de hablar de fusilamientos a estas alturas. ¿Cómo vas a fusilar a 26 millones de uno en uno? ¿Quién los fusila, el abuelo? Además, si los fusilas, ¿qué haces luego? Te quedas sin españoles. Todos muertos. Qué peste. Habría que incinerarlos. Menuda hoguera. Con la humareda que tiene que soltar eso. ¿Esa es la solución? Pues vaya solución. Los jueces, ¿qué dicen? Nada, ¿no?