El concurso de Los Caídos a debate

08.02.2020 | 23:38

en el proceso de transformación del Monumento a Los Caídos estamos en un momento decisivo, una encrucijada en la que confirmar si el camino trazado es el correcto o conviene corregir el rumbo. El concurso de ideas convocado "con el objetivo de obtener el mayor número de propuestas para la transformación ?" (Bases, 1.- Introducción) ha sido resuelto con la selección de siete de las presentadas. Pero el Fallo del Jurado no ha concretado de qué forma se cumplen en las propuestas los objetivos señalados en la Base 2.2.

- En caso de optar en la propuesta por el mantenimiento, total o parcial, del actual monumento, se le deberá dotar de nuevos significados cívicos, compatibles con el mantenimiento de una memoria histórica crítica, eliminando la apología del bando vencedor en la Guerra Civil Española".

- Propuesta de nuevos usos para el monumento actual u otros edificios que se puedan proponer en su transformación o sustitución: Libertad de propuesta, dentro de aquellos usos relacionados o compatibles con el mantenimiento de una memoria histórica crítica. Se valorarán especialmente aquellos que favorezcan un uso continuo y efectivo del edificio y su entorno urbano.

- En cualquier caso, y en el conjunto de actuaciones previstas en el ámbito del concurso, las propuestas presentadas deberán justificar su viabilidad y su racionalidad técnica y económica.

PAUSOZ PAUSO No se cambia la imagen de "templo" ni se le dota de "nuevos significados cívicos". El uso relacionado con los Sanfermines no parece "compatible con el mantenimiento de una memoria histórica crítica". No se concreta la utilización del espacio interior del monumento, y sin embargo plantea la construcción de una nueva edificación adosada al ábside. El paso bajo las arcadas no resuelve "conectividad urbana" del espacio hacia Lezkairu.

METAMORFOSIS Plantea la eliminación completa del conjunto edificado, lo que la hace inviable en cuanto afecta a los edificios laterales, de uso y propiedad diferenciada. Aunque puede ser adecuado su contenido simbólico así como el cambio de carácter de la plaza y la conexión urbana con Lezkairu, no es una opción que mantenga un patrimonio edificado que tiene un valor material, contiene un capital humano y la memoria histórica de su creación, tras la guerra civil, por el bando franquista.

ÁRBOL DE LA MEMORIA Se cambia la imagen de "templo" suprimiendo los campaniles y dando acceso a las terrazas. Mantiene las arcadas con una entreplanta que conecta los usos de los edificios laterales y para ello traslada la iglesia parroquial complicando la viabilidad de la propuesta. Dispone entreplantas para la utilización del espacio interior del monumento, dejando el vacío central y los frescos de la bóveda para su "estudio didáctico". La conexión urbana con Lezkairu queda resuelta bajo las arcadas "recreciendo el edificio hacia abajo, con un nuevo zócalo" lo que parece inadecuado, al exagerar la escala del monumento.

CIVITAS No se cambia la imagen de "templo" manteniendo los campaniles. Se plantea la construcción de una nueva edificación separada para resolver el uso propuesto, dejando el interior del monumento como "espacio de reflexión y antesala" desaprovechando su potencial. Suprime las arcadas estableciendo una adecuada conexión urbana con Lezkairu, enlazando plaza y parque.

LA CASA DE TODOS No se cambia la imagen de "templo" manteniendo los campaniles. Se propone la utilización del espacio interior del monumento como nueva sede municipal, incluyendo la nueva edificación de los edificios laterales lo que la hace inviable en cuanto afecta a propiedades diferenciadas. La conexión hacia Lezkairu se hace a través de las arcadas deformando las rasantes.

LA PUERTA DEL SUR Mantiene los campaniles y la imagen de "templo". La conexión hacia Lezkairu se hace bajo las arcadas y para "no alterar las proporciones del edificio" se propone un nuevo porche que cierra la plaza. Sin embargo esta sucesión de espacios realza la escala y complica la continuidad del espacio urbano.

WU Se cambia la imagen de "templo" suprimiendo los campaniles. Plantea la eliminación de los edificios laterales, de uso y propiedad diferenciada, lo que la hace inviable. La conexión urbana con Lezkairu queda resuelta, pero se altera el carácter de la plaza con la introducción de una pérgola diagonal. Se plantea la construcción de una nueva edificación, dejando el interior del monumento como biblioteca, pero sin aprovechar el potencial del espacio de las naves.

En conclusión, la eliminación del monumento supondría perder un patrimonio edificado y de memoria histórica, como es su construcción por el franquismo, pero se debe desacralizar el edificio. La imagen debe cambiar de templo a edificio cívico. La construcción de edificios anexos solo debería realizarse si el programa concreto no es posible resolverlo con un uso intensivo del espacio interior del monumento.

Ninguna propuesta que afecte a los edificios laterales, con usos y propiedades diferenciadas, puede entenderse como viable. Ni las que mantienen las arcadas laterales resuelven adecuadamente la apertura visual del espacio y la conexión urbana con Lezkairu.

Si el objetivo del concurso era obtener el mayor número de propuestas para la transformación, ello le da un carácter instrumental pero no es concluyente, porque parece claro que el objetivo final es llegar a una propuesta de actuación con el mayor consenso posible. Es decir, saber qué queremos hacer, con qué programación temporal y con qué costos.

Para ello es necesario un debate de las siete propuestas seleccionadas y las nueve que alcanzaron la ultima fase de selección.

El autor es arquitecto

Lo último Lo más leído