Elecciones en Tudela

09.02.2020 | 10:34

Vaya por delante que yo, ni voto en Tudela, ni estoy empadronado en ella. Pero sí que vivo y he seguido la campaña electoral de prácticamente todos los grupos y candidato/as.

Por ello, me gustaría compartir unas reflexiones con quien quiera leerlas.

He visto o escuchado casi todos los pseudo-debates; no llegaron a debate, puesto que tenían un esquema tan angosto, que solamente se han expuesto ideas o propuestas (algunos grupos), pero en ningún caso se ha debatido nada; o muy poco.

De las derechas no hablaré (es una postura con la que no "comulgaré" en la vida). Es un espacio en el que, por un lado, hay un batiburrillo de opiniones encontradas que buscan poltrona con un caduco mensaje; y por otro, sus candidatos, además, han demostrado una soberbia altanería y un cierto grado de cinismo con sus intervenciones. También, en este espacio, hay otra opción que tiene tantas ideas o proyectos como letras en su nombre; es decir, tres (una, grande y libre).

Desplazándonos a lo que parece ser la izquierda, solo lo parece, llegamos al PSN, los lacayos del IBEX 35, que, en mi opinión, dejan mucho que desear. No me creo su programa (por aquello ir conociéndolos un poco), sus candidatos se contradicen solos, pero todos tienen un punto en común: no les dolerán prendas a la hora de facilitar la alcaldía al batiburrillo de Navarra Suma (qué poco hábiles para buscar nombre). Y si reeditan el pacto actual, será el grupo que marque una dirección de inequívoca deriva derechosa, como los últimos cuatro años. Por cierto, estos son los que ponen líneas rojas y vetan algún pacto con partidos de izquierda. ¡Ver para creer! Harían mejor labor contando tormos en la Bardena.

Qué decir de Izquierda Ezkerra y Podemos. Buscad las 7 diferencias... (yo tampoco).

Entonces ¿qué sentido tiene que se presenten ambos? ¡Que se junten! Bueno, ellos verán qué hacen. Por otro lado, la acción de gobierno se ha caracterizado por hacer durante la última legislatura, sí, pero también por las quejas de todo el mundo. Es curioso, porque revisando hemeroteca, vemos que en las anteriores elecciones decían pensar en las personas. Ahora también. Si así fuera, las quejas hubieran sido aplausos, o cuando menos silencio. No hablaré de la prepotencia mostrada en esta campaña. Ellos verán.

Finalmente llegamos a la CUP (Candidatura de Unidad Popular). Este grupo se ha caracterizado por un programa hecho por la propia ciudadanía. Por tanto, en caso de lograr gobierno, es de suponer que sí que antepondrán las personas a otros intereses. De cualquier modo, y al contrario que el resto de formaciones, no dependen de instancias superiores en Pamplona, Bilbao o Madrid. Hay pues, que otorgarles el beneficio de la duda. Por otra parte, ayer pudimos ver en Navarra TV a la candidata nº 2 por esta formación. No lo comentaría, pero fue un soplo de aire fresco. Rompió con todas las encorsetadas posturas del resto de candidatos, con un discurso directo, claro, creíble y sin tapujos ni medias tintas.

Contrastaba la rigidez del candidato de Navarra Suma que la precedió, con la frescura y cercanía de ella. No puedo menos que felicitarla. Cuesta encontrar, y se agradece al mismo tiempo, ver este tipo de actitudes. La brisa en un día de verano.

Tras esto, solo siento una cosa: me encantaría estar empadronado en Tudela para poder votar a la CUP, porque creo que es el proyecto más valido para esta ciudad. Es más, creo que iniciaré trámites la semana que viene, aunque llegue tarde.