Balanza de la justicia

09.01.2020 | 06:17

En primer lugar, vaya por delante que pienso que Pedro Sánchez es el presidente del Gobierno español con mayor ego y personalismo de todos los que han dormido como primeros ministros españoles en el Palacio de la Moncloa.

Creo que Pedro Sánchez apenas sí cree (por no decir nada) en el proyecto de reforma constitucional e institucional de España, así como el diálogo abierto y sin líneas rojas con Cataluña.

Sin embargo, con la vergonzosa cifra de 4 elecciones generales en menos de 4 años, cuyos resultados electorales han sido más o menos los mismos (en términos de división de bloques derecha-izquierda), no le ha quedado otra que tener que pactar con Unidas Podemos y otros partidos políticos para hacer realidad así un gobierno que, supuestamente para él, hace tan sólo unos pocos meses no le dejaba ni siquiera conciliar el sueño.

Ah, por cierto, a Pablo Iglesias le sucede algo parecido, pero en su caso lo que le pesa a él principalmente es el deseo de figurar su nombre como vicepresidente y ministro de España en los manuales de Historia.

No obstante, me resulta más repugnante la reacción vengativa de las derechas, y aquí incluyo tanto al Partido Popular, a Ciudadanos como a Vox, puesto que los 3 partidos se han puesto de acuerdo (sinceramente, no he visto ninguna diferencia entre ellos durante estos últimos días) en actuar al unísono cual niño da una pataleta cuando no consigue aquello que desea y se le antoja (en este caso el poder).

¿Hasta cuándo la derecha española dejará de usar la excusa del miedo al terrorismo de ETA como arma política, cuando la banda terrorista dejó la actividad armada en el año 2011?

¿Hasta cuándo la derecha española dejará de criminalizar a quien piensa diferente, como es el caso de Bildu, cuando el propio Tribunal Constitucional legalizó a dicho partido político en 2011?

¿Hasta cuándo la derecha española dejará de recurrir siempre al mantra de la soberanía nacional y la unidad de España, y para mantener como tabú impronunciable cualquier voz en España que propugne y sugiera un modelo territorial alternativo?

Ya para acabar, remarcar como pequeño apunte lo dicho por Aitor Esteban en sede parlamentaria, portavoz del Partido Nacionalista Vasco (PNV): es vergonzoso que las derechas se apropien de la figura neutral de la monarquía española y del Rey para utilizarle según sus intereses partidistas.

Es más, resulta ridículo que digan que aquellos que han votado a favor del nuevo Gobierno van en contra de la monarquía, cuando ha sido precisamente el rey Felipe VI quien vio las suficientes garantías para que por fin se pudiera formar Gobierno en España, y por tanto fue él quien dio el visto bueno y autorizó a que se celebrara la investidura durante esta semana, encargando la formación del nuevo Gobierno a Pedro Sánchez.