Día Mundial: Filosofía, ahora más que nunca

18.11.2020 | 02:47
Día Mundial: Filosofía, ahora más que nunca

Un año más, el tercer jueves del mes de noviembre, y a impulso de la Unesco, se celebra el Día Mundial de la Filosofía. A nadie se le oculta que, con motivo de la pandemia que estamos sufriendo –un tiempo sin duda muy filosófico–, asistimos a un inusual interés social por la reflexión y el pensamiento, tanto de lo producido desde la antigüedad como de lo propuesto más recientemente por pensadores en activo. En efecto, necesitamos encontrar respuestas, orientaciones o consuelos, no sólo técnicos o científicos, ante la incertidumbre que, por momentos, parece se ha apoderado de nuestras vidas cotidianas. Y la Filosofía, tanto la occidental como la oriental, tiene ya un largo recorrido histórico en ese quehacer. Quiero por eso aprovechar la ocasión para compartir brevemente algunas ideas sobre ese despertar que no debería ser algo coyuntural o una moda pasajera, sino formar parte esencial de lo que necesitamos cultivar como seres humanos, empezando desde el mundo de la educación, uno de los fines de esta celebración mundial.

A ese respecto, nos gustaría que la escuela fuera ese lugar de encuentro y diálogo entre jóvenes con intereses y puntos de vista diversos, pero con la intención común de mejorar nuestra convivencia. Interesa sobre todo debatir y acordar qué queremos que nuestras niñas/os, adolescentes y jóvenes sepan y sean capaces de hacer, de llegar a ser competentes al terminar sus estudios. Para ello es necesario partir de una reflexión profunda y serena, ahora agudizada por la nueva situación inesperada, sobre el modelo de persona y sociedad que deseamos construir, a partir de unos valores compartidos mínimos a transmitir junto al resto de contenidos específicos de cada materia. Nadie cuestiona lo imprescindible en el mundo actual de una formación científico-matemática, técnica y tecnológica y en idiomas propios y extranjeros. Pero, igualmente, todo el acervo cultural occidental recogido en los llamados saberes humanísticos ha de ocupar un espacio digno en esa formación integral de la persona a la que hemos de tender como sociedad avanzada.

Expresamos así el deseo de fomentar la entera sabiduría humana, desde la interdisciplinariedad, por medio de los cambios curriculares, pedagógicos, didácticos, metodológicos que sean necesarios, al menos en las etapas obligatorias, el Bachillerato, y sin olvidar la imprescindible Formación Profesional. Y en tal empeño no sobra nadie, ningún saber, ciencia o disciplina, necesitamos filosofar ahora más que nunca entre todas y todos, y no sólo en un sentido meramente académico, sino como tarea compartida de pensar y pensar críticamente, de dialogar y escucharnos de verdad para estar más cerca unos de otras en un planeta cada vez más interconectado pero no mejor comunicado, y precisamente más ahora que la situación impone una inhumana distancia social.

Por todo ello, desde Anafie, como asociación navarra integrada en la Red Española de Filosofía (REF), encarecidamente demandamos que se adopte, en el desarrollo de la nueva ley educativa (LOMLOE), la proposición no de ley acordada en el Congreso de los Diputados, en octubre de 2018, y aprobada unánimemente en un raro ejemplo de consenso y pacto entre partidos políticos. La propuesta incluiría una materia de Ética en 4º de la ESO para todo el alumnado, pasando por la ya vigente asignatura de Filosofía de 1º de Bachillerato, y culminando el ciclo en 2º de Bachillerato con una Historia de la Filosofía que sea de nuevo obligatoria en cualquiera de los itinerarios. Nos ha sorprendido y decepcionado el desmarque de última hora en este punto del partido principal del Gobierno de España, y esperemos lo reconsidere, también en lo tocante a Navarra.

Por consiguiente, aunque tomemos el ámbito escolar como el lugar de iniciación al filosofar, éste no se agota ahí, todas las personas estamos llamadas a lo largo de la vida a la reflexión racional y radical sobre las grandes preguntas que nos afectan. Así, la filosofía está llamada a convertirse, en la enseñanza y en la sociedad, en el corolario transversal y crítico de cualquier saber y ciencia, para plantearnos desde un criterio fundamentado, comenzando con las jóvenes generaciones, las cuestiones últimas del conocer, del actuar, del ser humano, y poder afrontar, mejor equipados, los graves retos y desafíos existenciales, antropológicos, ético-políticos, ecológicos, que como humanidad tenemos por delante.

Asociación Navarra de Filosofía/Nafarroako Filosofia Elkartea (Anafie)

Nos gustaría que la escuela fuera ese lugar de encuentro y diálogo entre jóvenes con intereses y puntos de vista diversos, con la intención común de mejorar nuestra convivencia