Rober Ibáñez da el susto

Actualidad | Sufre un pinchazo y será valorado hoy; Iñigo Pérez recibe el alta médica

10.02.2020 | 07:46
Rober Ibáñez se retira con la mano en la pierna derecha mientras Sergi Pérez, preparador físico, se preocupa por su estado.

Pamplona - Una de cal y otra de arena. Así fue el día de ayer de Osasuna. Rober Ibáñez dio el susto en el entrenamiento tras retirarse tras sufrir un pinchazo en el muslo y hoy será valorado mientras que Iñigo Pérez recibió por fin el alta médica y ya está disponible para Jagoba Arrasate.

Rober Ibáñez tuvo que abandonar el entrenamiento en su recta final aquejado de unas molestias en el muslo derecho y queda pendiente de evolución. Quedaba poco para acabar el entrenamiento cuando el extremo sintió un pinchazo en la pierna derecha. Rápidamente se retiró a los vestuarios donde fue explorado por los doctores, que decidieron que reposase y que hoy de nuevo se le haría una nueva revisión para valorar si hay que hacer pruebas. De momento el jugador es duda, como Rubén García, que sigue siendo duda pese a que su estado ha mejorado. Habrá que ver cómo evolucionan y, especialmente, si alguno está disponible en el día de hoy.

David García y Kike Barja trabajaron de forma individual. Lillo guardó reposo debido al traumatismo ocular que en la sesión de ayer sufrió en el ojo derecho. Unai García prosigue con su proceso de recuperación y ha vuelto a completar parte de la sesión con el grupo. Los cuatro son bajas seguras para el encuentro contra el Granada.

Alta para Iñigo Pérez Los Servicios Médicos del Club Atlético Osasuna dieron el alta médica a Iñigo Pérez. El futbolista navarro ya se encuentra plenamente recuperado de su lesión en el pie derecho, que tenía una afectación de estructuras ligamentosas y articulares en el primer dedo, lo cual además comprometía a la articulación metatarsofalángica de dicho dedo, al sesamoideo medial y a la placa plantar. El centrocampista rojillo ya llevaba tres semanas entrenando con el grupo, aunque en algunas ocasiones ha completado, de forma programada, parte de las sesiones con trabajo individual. De hecho, el pasado jueves se vistió de corto para disputar 83 minutos en un amistoso que Osasuna jugó ante la Real Sociedad en Tajonar. El último partido en el que había participado databa del 17 de marzo en una victoria rojilla ante el Rayo Majadahonda.