A Oier le derriban dos veces

Polémica / Se va al suelo antes del 1-0 y del 3-2, acciones que no sanciona el árbitro y que terminan en gol local

02.03.2020 | 01:35

Pamplona – A Oier le robaron ayer el balón en el centro del campo antes del 1-0 del Sevilla, una jugada en la que el estellés terminó en el suelo, al igual que ocurrió poco antes de que el conjunto hispalense lograra el 3-2 definitivo en el minuto 93.

De ambas acciones se habló tras el encuentro, aunque en especial de la segunda, de la que el capitán se quejó a la conclusión del choque. "Antes del último gol, Ocampos se resbala y me derriba. Pensaba que se iba a analizar la jugada en el VAR porque, aunque involuntario, me da un rodillazo. Si el árbitro pita falta, no hubiese llegado el 3-2. O sí", analizó el estellés. Y es que el colegiado no sancionó nada punible y del saque de banda posterior nació el centro de Jesús Navas al segundo palo, la asistencia de cabeza de Koundé y el gol de En-Nesyri que permitió al Sevilla quedarse con los tres puntos.

Oier también se refirió a la jugada previa al 1-0, que nació de un robo de balón de Óliver Torres que terminó con el capitán de Osasuna en el suelo. "Noto un empujón, pero puedo entender que no pite", explicó el navarro, que otorgó al árbitro del encuentro, el madrileño Carlos del Cerro Grande, la mejor puntuación. "Ha estado de diez y se ha mostrado muy dialogante", reconoció Oier, que entendió su decisión de no sancionar como falta una pérdida de balón que originó la contra que terminó con el primer gol local, de En-Nesyri. / Foto:

VAR

roja en contra; penalti a favor

Sergio Herrera: "El criterio cambia cada semana". El portero de Osasuna habló de la roja directa que vio en el minuto 54, después de que el VAR instará al árbitro a revisar la jugada en el monitor. "El balón me da primero en la pierna y luego en el bíceps, pero en la tele se puede interpretar de una manera u otra, aunque creo que el criterio cambia cada semana", se quejó Sergio Herrera. Mano de Escudero dentro del área. Osasuna empató en el minuto 74 merced a un penalti transformado por Roberto Torres y señalado por el árbitro en el 72 tras revisar a instancias del VAR una mano de Escudero dentro del área a centro del propio Torres.