Contratos en el limbo

La vinculación de más de un centenar de jugadores con sus clubes expira el 30 de junio, un problema si el campeonato se alarga hasta julio

19.03.2020 | 02:04

Pamplona – Aunque el presidente de la Federación Española de Fútbol, Luis Rubiales, afirmó el pasado martes que quiere que la Liga acabe antes del 30 de junio, lo cierto es que también se mostró pesimista en este sentido y marcó como prioridad finalizar el campeonato aunque fuera en julio o más allá incluso. La cuestión es que se trata de una idea aplicable a la realidad que se está viviendo, más aún después de que la UEFA aplazara la disputa de la Eurocopa, prevista para este mismo verano, hasta el año 2021. La Liga dispone así de más fechas para reestructurar su calendario, pero existe el inconveniente de los contratos de más de un centenar de jugadores de Primera que expiran el 30 de junio, por lo que eso plantearía un problema si tuvieran que jugar partidos en julio.

En Osasuna son seis los futbolistas que se encuentran en esta situación: el portero Rubén Martínez, Fran Mérida, Facundo Roncaglia y Adrián López, que terminan contrato con el club navarro el 30 de junio, así como los cedidos Enric Gallego (del Getafe) y Jose Arnaiz (del Leganés), que llegaron a préstamo hasta final de curso en el mercado de invierno, el primero con una opción de compra obligatoria en caso de permanencia de 2 millones de euros y el segundo con una opción no obligatoria de 4,5 millones.

En el seno de la entidad rojilla observan esta problemática con cierta distancia y tranquilidad, porque todavía se desconoce cuándo se va a reanudar la Liga –ni siquiera si se va a retomar la competición–, porque consideran que es "un asunto que tendrán que resolver Liga, AFE y Federación" y porque opinan que, al tratarse de un aplazamiento provocado por "una causa de fuerza mayor –la pandemia mundial del coronavirus–, la solución pasa por resolver todo apelando a la solidaridad". En resumen, que en Osasuna no hay una preocupación extrema por este conflicto de la finalización de contratos, más aún conociendo la intención de la FIFA de abordar en breve una problemática que es más que probable que afecte no solo a la Liga española, sino al resto de las europeas.