Fallan los rivales directos

Por ahora, Eibar, Elche y Valladolid firman sendas derrotas

31.01.2021 | 02:23
Dimitrovic, portero del Eibar, atendido tras ser sustituido. Foto: Efe

pamplona – Los rivales directos de Osasuna en la lucha por la permanencia están confirmando el porqué de su situación clasificatoria y, los que han jugado, han cosechado sendas derrotas. El Huesca, el último clasificado, es el único que este fin de semana se resiste al destino que en estos momentos muestra la clasificación y ganó en el campo del Valladolid (1-3), uno de los grandes damnificados –el partido se jugó el viernes–.

En los encuentros disputados ayer, el Valencia se deshizo del Elche (1-0) con menos apuros que lo que demuestra el marcador y el Eibar, que tenía una seria prueba frente al Sevilla en Ipurua, perdió en un encuentro en el que el marcador final no reflejó los méritos del equipo de Mendilibar (0-2).

Osasuna, que tiene 19 puntos, se queda a un solo punto de Valladolid y Eibar –ambos con 20– y se queda a tres del Huesca y a dos del Elche. Sólo el Alavés, que juega en el campo del Getafe, podría hacer caer a puestos de descenso a los rojillos en el caso de puntuar.

Los dos partidos de la próxima semana ante el Betis –mañana– y el Eibar –el domingo– adquieren una importancia multiplicada por la complicidad de estos marcadores. Los rojillos también están cerca de emprender la huida de la zona baja de la tabla en el caso de que logren por fin un par de resultados positivos.

lesión de dimitrovic Marko Dimitrovic, portero del Eibar, se lesionó en el encuentro de ayer ante el Sevilla (0-2) y su participación está en duda para el partido del domingo 7 de febrero ante Osasuna en El Sadar (18.30). El cancerbero, que había sentido molestias en el primer tiempo, se vio obligado a pedir el cambio a los pocos minutos de iniciarse el segundo tiempo en Ipurua –corría el minuto 58–. Mendilibar, técnico del Eibar, indicó que habían pensado que podía aguantar el partido pero que finalmente el serbio no logró terminar. El entrenador dijo al término del partido que espera que no sea una lesión grave y que pueda estar de nuevo con el equipo en breve. Dimitrovic fue atendido, en el banquillo del Eibar una vez sustituido, de la pierna izquierda, a la altura de la rodilla.