El Chimy Ávila regresa a una convocatoria de Osasuna 421 días después

El delantero argentino, ya con el alta deportiva, será parte de la expedición rojilla en Huesca

19.03.2021 | 12:01
El Chimy Ávila, durante un entrenamiento en Tajonar

421 días y dos lesiones de ligamento cruzado han pasado desde la última convocatoria del Chimy Ávila con Osasuna. Fue el 23 de enero de 2020 y, el día después, comenzó su calvario. Antes de llegar a la hora de partido contra el Levante, una desafortunada acción del argentino terminó con una rotura del ligamento cruzado después de caer al suelo tras un mal giro de la rodilla izquierda que enmudeció El Sadar.

Comenzó entonces un nuevo camino para el argentino, después de que se frustrara su fichaje por el Barcelona, con la vista puesta en llegar lo mejor posible a la presente campaña. En pretemporada, el ariete rojillo volvió a sentirse futbolista disputando sus primeros minutos de pretemporada ante el Mirandés. "Es una sensación muy linda porque he trabajado duro para que llegara este momento", señalaba tras su reaparición.



Sin embargo, apenas dos semanas después y justo antes del debut liguero ante el Cádiz, el Chimy Ávila vio cómo se repetía la misma lesión, en esta ocasión en un lance con Aridane, pero en su rodilla derecha. De nuevo las malas sensaciones y la mirada perdida de algunos de sus compañeros mientras él se retorcía todavía de dolor en el suelo hacían presagiar una lesión grave y la exploración en la Clínica Universidad de Navarra confirmó que padecía una rotura del ligamento anterior de la rodilla derecha. " Es otra batalla que la vida me pone y que superare? una vez ma?s", se podía leer en la publicación que subió el Chimy Ávila a las redes sociales una vez se conoció el alcance de la lesión.

Volver a empezar. Volver a encontrar la luz al final del túnel. "El Chimy pronto entrenará con el grupo, a ver cómo se maneja, cómo tolera las intensidades, los contactos de duelos, carreras con el grupo. Tenemos que ser precavidos, pero él está muy bien y está con muchas ganas y ojalá pueda ser un refuerzo para nosotros para el final de temporada", avisaba Arrasate a finales del mes de enero.

A mediados de febrero el argentino ya comenzó a ejercitarse con el grupo y poco a poco ha ido adquiriendo mayor carga de trabajo. La luz ha llegado en forma de convocatoria antes de lo previsto, puesto que la idea del club es que el argentino reaparezca en el verde después del parón –hay un amistoso programado con el Eibar en medio–.