Osasuna se lleva un buen golpe en casa

El equipo de Arrasate concede demasiados fallos defensivos y el Valencia golea en El Sadar con un Guedes imparable

12.09.2021 | 19:11
Los jugadores rojillos celebran el gol de Moncayola

La primera derrota de la temporada le llegó a Osasuna como un mazazo y resultó también demasiado estruendosa. Muy descarnada porque el equipo de Arrasate fue zarandeado en exceso por un rival que todo lo que remató entre los tres palos acabó en premio durante un segundo tiempo horrendo, para olvidar en algunos momentos por los fallos defensivos inusuales de los rojillos. Todo concluyó en un buen batacazo, en un palo inesperado por el volumen de la derrota –cuatro goles en contra en casa son para salir dolorido–, por el cambio radical en el gesto del equipo, soleado en Cádiz, nublado aquí.














Osasuna salió goleado por el Valencia, un buen conjunto que estuvo impulsado por una actuación excelente de Guedes. El atacante portugués, un futbolista de cotización top, fue un torbellino durante todo el partido y descorchó la victoria para su equipo en cinco minutos fulgurantes tras el paso por los vestuarios. Primero fue empujado hacia un espacio por un desajuste defensivo de Osasuna y la guinda la puso con un remate que se hizo imposible para Sergio Herrera por la intervención de Aridane con la puntera. Cinco minutos después, el luso se fue de expedición por la banda izquierda y ahí también encontró cooperación en la cesión de metros para avanzar mucho y armar un disparo cruzado, al que solo llegó a rozar el meta de Osasuna. Si Arrasate se quejaba de que con mucho les ha salido poco, el Valencia ha probado casi lo contrario: con acierto se llevó todo.
Cuatro jornadas le han bastado a Osasuna para decidir que lo suyo es el sosiego. No son recomendables los partidos al borde del infarto, ni con final feliz, como el de Cádiz, ni tampoco que a uno le pasen por la trituradora. Ni Osasuna debe ser aquél que doblega a su rival en el último suspiro, porque estas andanzas no salen siempre bien, ni tampoco el noqueado tras dos sopapos. No cabe duda de que la mejoría irá por el equilibrio.
Antes de que todo se desmoronara por el acierto del Valencia en el segundo acto, el partido fue trepidante y divertido, igualado. El primer tiempo no despejó ninguna duda, o todas. Dos equipos que no se iban a doblegar fácilmente mantuvieron una pugna intensa y equilibrada, con momentos de dominio alterno y un frenesí general facilitado por un fútbol a toda pastilla y emociones tempraneras. A los cinco minutos vivió un no penalti, es decir, uno señalado por el árbitro y desvanecido por el VAR, y poco después, todavía con la tensión en la piel, Moncayola ponía por delante a los suyos tras una de esas jugadas en la que se siente feliz. Acompañando a la jugada, incitando el pase al compañero, descolgado en la zona donde se hace daño. Ahí letal.
Entonces demostró el Valencia que Bordalás ha remendado fútbol y ánimo. Su equipo se mantuvo firme ante la presión de los rojillos y poco a poco comenzó a emerger con Guedes y Wass y, finalmente, con el gol de Maxi Gómez a centro de Soler. El delantero uruguayo se coló en el primer salón del área y remató a placer. La defensa había temblado. El Valencia pasó a dominador, hubo ida y vuelta, y Kike García tentó al gol en un lanzamiento en el descuento que desbarató Mamardashvili.
Después llegó el segundo tiempo de Guedes y el Valencia. Una historia escrita en los diez primeros minutos y a la que Osasuna no supo responder. Arrasate hizo cambios similares a los que le llevaron a la reacción ante el Cádiz y a la remontada heroica, pero no alcanzó para ello. Y eso que los rojillos soñaron con alguna hazaña tras un gol de Darko, a pleno pulmón durante todo el encuentro, que había perseguido un balón imposible y se había aprovechado de la tardanza del portero del Valencia para atrapar la pelota, se la quitó y marcó. El VAR dijo que no en una tarde en la que no.
Aún Osasuna concedió un remate de cabeza en un córner para el gol de Alderete que, con más de quince minutos por delante, cerró una mala tarde. Al ritmo de la canción del Valencia. .

 

-Ficha técnica

1 Osasuna: Osasuna: Sergio Herrera; Nacho Vidal, Aridane, David García, Manu Sánchez (Cote, m. 82); Torró (Chimy Ávila, m. 58); Rober Ibáñez (Roberto Torres, m. 58), Darko, Moncayola, Rubén García (Íñigo Pérez, m. 82); Kike García (Ontiveros, m. 82)

4 Valencia: Valencia: Mamardashvili; Thierry, Paulista, Guillamón, Alderete (Diakhaby, m. 82), Gayá (Hugo Duro, m. 46); Wass, Soler (Musah, m. 87), Cheryshev (Foulquier, m. 45); Guedes (Marcos André, m. 87) y Maxi Gómez.

Goles: 1-0, m.8: Moncayola. 1-1, m.25: Maxi Gómez. 1-2, m.50: Aridane (p.p), 1-3. m.54: Guedes. 1-4, m.73: Alderete.

Árbitro: Ricardo de Burgos Bengoetxea (Comité vasco), asistido por Díaz Pérez del Palomar y Nuñez Fernández. El colegiado principal mostró amarilla a David García, Torró y Sergio Herrera por parte de Osasuna. A Soler y Alderete por parte valencianista.

Incidencias: Partido correspondiente a la cuarta jornada de LaLiga Santander disputada en el estadio El Sadar ante 13.940 espectadores.
noticias de noticiasdenavarra