Sesión exigente en El Sadar

Entrenamiento Osasuna prepara el partido del sábado en Vallecas sin los lesionados Aridane, Barja y Areso, ni Juan Cruz, ausente con permiso

10.02.2022 | 00:58

Pamplona – El entrenador de Osasuna, Jagoba Arrasate, dirigió ayer la sesión más exigente de la semana sobre el impecable césped de El Sadar, escenario en el que el conjunto navarro realizó diferentes ejercicios de cara a su próxima cita liguera, la que este sábado a partir de las 18.30 horas le va a enfrentar con el Rayo en Vallecas.

Tras un breve calentamiento, la plantilla completó una serie de ejercicios de técnica antes de las acciones de ataque y defensa en espacio reducido, mientras que el entrenamiento concluyó con un partidillo en tres cuartos de campo en el que Arrasate enfrentó a un equipo compuesto por Sergio Herrera; Nacho Vidal, Unai García, David García, Cote; Roberto Torres, Oier, Darko; Iker Benito, Kike García y Barbero con otro formado por Juan Pérez; Ramalho, Moncayola, Unai Dufur, Manu Sánchez; Javi Martínez, Lucas Torró, Iñigo Pérez; Chimy Ávila, Budimir y Rubén García, aunque en este once alternaron como centrales Moncayola y Lucas Torró.

En el capítulo de bajas, Aridane y Kike Barja acudieron ayer a El Sadar, pero no trabajaron con el grupo, ya que ambos continúan reponiéndose de sus respectivos problemas físicos, mientras que Jesús Areso siguió con la rehabilitación de su grave lesión. Además, Juan Cruz se convirtió en la ausencia más destacada de la sesión. El defensor madrileño, que en las últimas jornadas ha actuado como central pese a que el club le contrató como uno de los mejores laterales izquierdos de Segunda, no se ejercitó con permiso del club por motivos personales (está a punto de ser padre), aunque todo apunta a que estará a disposición del técnico para el choque del sábado, duelo en el que Osasuna intentará prolongar en Vallecas ante el Rayo su buen momento de juego y resultados, con dos victorias y un empate en sus cuatro últimos compromisos.

Restricciones

Mascarilla y prohibiciones

Ni comer, ni beber, ni fumar. Aunque en la medida acordada el pasado lunes por el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas para incrementar los aforos en los estadios de fútbol del 75 % establecido para el pasado mes de enero y parte del de febrero hasta el 85 % ya quedó claro que se mantenía la prohibición de comer, beber y fumar en los mismos, así como la obligación de portar mascarilla por ser una zona de aglomeraciones, estas últimas medidas fueron refrendadas ayer por el Gobierno de Navarra, por lo que los aficionados que acudan a El Sadar el sábado 19 de febrero para presenciar el Osasuna-Atlético (hasta un máximo de 20.039) tendrán que hacerlo obligatoriamente con mascarilla y con las citadas prohibiciones. Al menos, hasta nueva orden.

noticias de noticiasdenavarra