No se sabe si las zapatillas virales son grises o rosas, sí se sabe que no son "mint", dice la Fundeu

09.02.2020 | 07:44
La imagen que se ha hecho viral.

MADRID. "Menta" o "verde menta" son alternativas al anglicismo "mint" para denominar ese tono de la gama de colores verdes que arrasa en las tendencias de moda y de distintos complementos, recuerda la Fundación del Español Urgente, promovida por la Agencia EFE y BBVA.

En algunos medios de comunicación y en muchas conversaciones cotidianas sobre moda o compras se pueden ver frases como "Las zapatillas virales que dividen internet: ¿gris y mint o blanca y rosa?", "Se suma al color que favorece a todas: el verde mint", "El otro color es la tendencia más marcada de esta primavera verano 2019 junto con el verde mint" o "Ya hemos adelantado muchos de los básicos de este año: el color mint, la falda satinada, las plisadasâ".

El término inglés "mint" equivale, de acuerdo con las principales obras de referencia de la lengua inglesa, al sustantivo "menta". Se emplea para denominar tanto a la planta como a lo relacionado con ella, el sabor, el color, etc.

En español, el color al que da nombre se ha denominado tradicionalmente con su equivalente "menta", o "verde menta". También en posible, en función de los distintos tonos y de la percepción que se tenga de ellos, llamarlo "aguamarina" o "celeste" cuando tiende más hacia la gama de los azules claros, o "turquesa" cuando predomina más el verde.

Por consiguiente, en los ejemplos anteriores habría sido preferible escribir "Las zapatillas virales que dividen internet: ¿gris y menta o blanca y rosa?", "Se suma al color que favorece a todas: el verde menta", "El otro color es la tendencia más marcada de esta primavera verano 2019 junto con el verde menta" y "Ya hemos adelantado muchos de los básicos de este año: el color menta, la falda satinada, las plisadasâ".

La Fundéu BBVA (www.fundeu.es), que trabaja asesorada por la Real Academia Española y cuyo principal objetivo es el buen uso del español en los medios de comunicación, cuenta con la colaboración, además, del Instituto Cervantes, la Fundación San Millán, Accenture y Prodigioso Volcán.