Eneko Díaz: "Mi historia es la de un chico que está cantando en la calle"

El pasado mes de enero leíamos una entrevista en un diario de tirada nacional: "De tocar en las calles de Madrid al millón de visitas en Youtube: la monedita de Eneko Díaz". Eneko es un cantautor de ya larga carrera natural de Peralta, en Navarra. Con él hablamos ahora que el futuro se le ha puesto brillante.

20.04.2022 | 08:20
El cantante y compositor navarro ha logrado llamar la atención de la industria musical.

Eneko Díaz siempre ha querido ser cantante, cantautor para ser más exactos, y lo ha conseguido. Nacido en Peralta, donde realizó sus estudios musicales, actuó por primera vez en un escenario en su pueblo, interpretando el tema principal de La Bella y la Bestia. Tras pasar un tiempo en Iruña estudiando, por aquello de tener un plan B, y actuando en una orquesta durante los meses de verano, dio el salto a Madrid para hacer realidad su sueño. En la capital decidió que su mejor escaparate para darse a conocer iban a ser las calles y plazas. Y así fue, convirtiéndose en uno de los 500 músicos que contaban con permiso municipal para tocar en la calle en el distrito Centro de la capital. Tras varios años actuando ante los transeúntes alguien se fijó en él y su vida profesional cambió. En la actualidad, este joven cantautor azkoiendarra ha fichado por Pitch Music Marketing y la canción Monedita a mis pies, de carácter autobiográfico y que describe lo que es actuar con el cielo como techo, se ha convertido en todo un éxito.

Hable de sus inicios.
Empecé mis estudios musicales cuando tenía 6 años, en la escuela de música de Peralta. Di clases de solfeo, canto y guitarra. Esos son mis estudios musicales hasta, más o menos, el Bachiller. Lo de componer y demás ha sido de forma autodidacta, metiendo horas en mi casa sentado frente a una mesa y con un papel en blanco.

¿Cuándo se dio cuenta que lo suyo era ser cantante?
A los 6 años ya le dije a mi madre que en vez de jugar al fútbol me apetecía más dar clases de guitarra y de canto. A esa edad ya imaginaba mi habitación como si fuera un escenario. El mando de la televisión era mi micrófono.

Estuvo viviendo un tiempo en Iruña, ¿qué hizo allí?
Estudiar la carrera de Magisterio en educación infantil y actuar con la orquesta Euroshow los fines de semana en verano. Así, durante dos años. Luego me fui a Madrid y acabé la carrera en la Universidad Autónoma.

¿Hay que estar en Madrid para triunfar en la música?
Bueno, no lo creo. Conozco a gente que ha triunfado sin estar en Madrid, pero bueno, para mí es la ciudad en la que quiero estar. Es una ciudad que te envuelve de cultura, donde estás en contacto con gente que tiene tus mismas inquietudes, y además te da unas posibilidades que no te ofrecen otras ciudades.

En la capital optó por cantar en la calle, ¿por qué?
Cuando llegué continué con la carrera que había empezado en Pamplona. Tiempo después, decidí que había nacido para cantar y pensé que el mejor escenario sería la calle, porque es donde más cosas pasan y donde más gente te ve. Dejé un poco de lado el mundo de la educación y me lancé al vacío, a cantar por ahí.

¿Qué sintió la primera vez que actuó al aire libre?
La noche anterior no dormí. Ya había hecho algún concierto que otro, pero no tiene nada que ver cuando cantas en un escenario donde hay público que montar tu propio escenario en la calle y que la gente vaya pasando. No ves el momento de empezar y que suene el primer acorde. Lo recuerdo con muchos nervios, con mucha inquietud, pero es verdad que en cuanto empiezas, la gente se para y se sienta, te tranquilizas y ocurre la magia.

¿Hace falta algún permiso especial para actuar en la calle?
Sí, cuando yo cantaba tenías que solicitar un permiso en el Ayuntamiento y podían dártelo o no. Había un cupo máximo de autorizaciones y si había más solicitudes que autorizaciones se echaba a sorteo. La validez era de seis meses con un horario concreto. Las calles también estaban establecidas y había que respetar una distancia mínima con otros músicos.

Su tema Monedita a mis pies es un recuerdo a sus comienzos...
Esta canción nació porque un día estaba dando un concierto frente al Teatro Real de Madrid y al finalizar se acercó una chica y me preguntó si tenía alguna canción que hablara de las experiencias que había vivido en la calle. Y no la tenía. Al día siguiente me senté en casa, cogí un folio, un boli y mi guitarra, y la compuse.

Y tiene más de un millón de visitas en Youtube, ¿se lo esperaba?
La verdad es que no. Cuando firmé con Pitch Music Marketing tenía mucha ilusión en empezar con ellos con esta canción. Es mi historia, la de un chico que está cantando en la calle, le proponen cosas y una de esas propuestas es fichar por este sello. Es una forma en la que el público me va a conocer mejor. Cuando compuse esta canción lo que menos pensé era en cifras, la verdad. La escribí desde el corazón, no sé, es que la calle me lo ha dado todo. Creo que todo lo que he vivido se merecía una canción.

El primer tema que lanzó al mercado fue El actor de mi ciudad.
Sí, fue mi primer tema y lo saqué de forma independiente. Tenía ilusión por publicar mi propia música. Habla de cuando uno se siente muy perdido en la vida profesionalmente y no sabe por dónde tirar, que era mi caso. Era la época en la que daba clases a niños y ya sentía que había nacido para esto. Entonces soñaba, como dice la letra de mi canción, con que "ojalá llegue el día en el que mis notas suenen más".

¿Cómo describiría su música?
Es muy fresca y va desde lo rítmico hasta lo más sentimental. Toca diferentes palos, no solo el amor y el desamor, sino también temas sociales.

¿Cuáles son sus influencias?
Sobre todo el pop nacional, y a veces el internacional. De los ochenta me gustan Los Secretos y La Unión, y de los actuales Sofía Ellar, Nil Moliner y Dani Fernández. Me gustan mucho los cantantes que componen ellos mismos las letras y la música.

¿Qué se necesita para triunfar en esto?
Ser real, tener algo que el público lo coja con ganas y que lo haga suyo. Creo que eso es lo más importante.

¿Alguna vez ha tenido tentaciones de tirar la toalla?
Muchas. En mi caso he nacido para transmitir todo lo que llevo dentro, pero cuando ves que las cosas son difíciles, pues sí, quieres tirar la toalla. A veces pienso: Bueno, me pongo a dar clases, que también es algo que me gusta, y punto. Pero al día siguiente te levantas, ves la guitarra y dices: Es que no puede ser, yo he nacido para hacer música. Y sin pensarlo, cojo la guitarra y me pongo a componer. Ese pensamiento de tirar la toalla lo tienes de vez en cuando.

Aparte de cantante también es compositor, ¿qué le inspira?
Lo que siento, lo que me cuenta mi gente, lo que veo por las calles o lo que leo en prensa. Y otra cosa: eso que dicen de que la inspiración viene, algunas veces es así, pero yo la mayoría de las canciones que he compuesto ha sido porque me he sentado delante de la mesa y me he puesto a trabajar.

¿Con qué artista haría un dueto?
Con muchos, por ejemplo con Dani Fernández. Sus letras me transmiten muchísimo. Me gusta lo que tiene en la garganta. Es un artista al que escuchas una frase y sabes que es él. Eso lo valoro mucho, que tenga identidad.

En 2021 estuvo de gira por varias ciudades españolas con un proyecto educativo promovido por Google for Education y Edelvives, ¿en qué consistió?
Ese proyecto nació porque cuando cantaba en las calles de Madrid se me acercó Rosa Luengo, que es una directiva de Edelvives, me dijo que le encantaba lo que hacía y me dio su tarjeta. La primera vez que me llamó fue para que cantara cuatro temas en sus oficinas. Querían darle una sorpresa al CEO de Edelvives. Tras esto hubo otra llamada y ahí nació la gira. El proyecto consistía en llevar la tecnología y la innovación a las diferentes escuelas de toda España para que los estudiantes pudieran interactuar con las herramientas de Google. Mi papel era cantar seis o siete canciones en cada evento. Fue una experiencia preciosa. Hoy en día seguimos siendo una familia.

Ha conseguido su primer contrato con Pitch Music Marketing...
Lo logré porque cuando estuve con la gira de Google for Education y Edelvives, Gonzalo Romero, que es el director de Google for Education en España, invitó al fundador y CEO de Pitch Music Marketing, Nicolás Castro, a que viniera a verme al último evento de la gira en Madrid. Le encantó mi actuación, me citó en sus oficinas y me contrataron.

Su último tema publicado, producido por Juan Ewan, excomponente del grupo El sueño de Morfeo, se titula Hazme polvo, ¿qué cuenta la letra?
Es una canción que habla de cuando conoces a una persona, te ilusionas, te rompe el corazón y tú no quieres que te lo rompa. Habla también de la atracción sexual que se genera entre una pareja que se acaba de conocer. Ese "hazme polvo" de "vamos a destrozar la cama" y ese "hazme polvo" de "me estás destrozando el corazón". Es todo un juego de palabras.


Eneko Díaz actuará este verano en el festival Riverland (Asturias).

¿Hubiera participado en el programa Operación Triunfo?
De hecho, participé. Fue el año que lo presentó Pilar Rubio. En aquella edición nos presentamos siete mil personas, pasamos 200 en la primera criba y 50 en la segunda. De esas 50 tenían que elegir a 16 y ahí me quedé. No conseguí entrar.

¿Va a festivales de música como público?
Sí, y me gusta mucho el ambiente que se genera, te lo pasas genial. He ido, por ejemplo, al Mad Cool, que se celebra en Madrid.

¿Suele ir a Peralta con frecuencia?
Menos de lo que me gustaría, la verdad. Allí están mis padres, a los que adoro. Me encanta estar cerca de ellos.

¿Cuál es el mejor consejo que le han dado?
Me han dado muchas veces el mismo: que disfrute del camino. Y es cierto. Siempre sueñas con llegar; pero, ¿llegar a dónde?, ¿cuál es la meta? Ahora he aprendido a disfrutar de cada paso. Y otro consejo que me han dado, en este caso mi representante, es tener paciencia. Soy una persona muy impaciente, no lo puedo evitar, pero cada vez menos. Así que ser paciente también es un buen consejo.

Tendrá todo el apoyo de sus padres en esta aventura...
Siempre lo he tenido. Es cierto que cuando me compré mi primer micrófono y mi primer altavoz y me tiré a la calle a cantar mi madre me dijo: Yo que antes iba por la calle y veía a los músicos pedir dinero, y ahora es mi hijo el que lo va a pedir. Mi madre siempre ha visto esto desde esa perspectiva. Sin embargo, yo lo miro desde el punto de vista de que la calle es el escenario donde más gente me puede ver y donde más cosas me pueden pasar. Mi padre, por su parte, me comentó: Te hemos dado una formación como para que ahora te vayas por estos lares. Pero cuando vinieron a Madrid y me vieron por primera vez cantando en la calle, con los corros de gente sentada y emocionada, cambiaron de opinión. 

PERSONAL
Edad: 27 años.
Lugar de nacimiento: Peralta.
Estado civil: Soltero.
Formación: Graduado en Magisterio en educación infantil por la Universidad Autónoma de Madrid. También ha realizado estudios de solfeo, canto y guitarra en la escuela de música de Peralta.
Trayectoria: Tras cursar estudios musicales en su pueblo natal comenzó a cantar en las calles y plazas de Madrid. En 2021 realizó una gira por España de la mano de Google for Education y Edelvives. En la actualidad tiene firmado un contrato con Pitch Music Marketing. Entre sus temas musicales destacan El actor de mi ciudad, Monedita a mis pies y Hazme polvo.
Proyectos futuros: Aparte de promocionar su último trabajo, Hazme polvo, Díaz actuará este verano en Riverland, un festival de música urbana que se celebra en Arriondas-Cangas de Onís (Asturias). Por otro lado, Music Business Academy, una escuela del sector del entretenimiento, le ha escogido como embajador y pieza clave para hacer mentoring a sus alumnos del máster en Industria musical.
 
EN CORTO
Una virtud: "La música".
Un defecto: "La impaciencia".
Un vicio: "La comida".
Una afición: "Pasear por Madrid de noche".
Qué valora de la gente: "La autenticidad".  
Un libro: " El mundo amarillo, de Albert Espinosa".
Una película: " La milla verde, de Frank Darabon".
Una comida: "Los chipirones en su tinta".
Una bebida: "El agua".
Un lugar para vivir: "Madrid".
noticias de noticiasdenavarra