Sardá reúne a sus cuatro divas

30.01.2020 | 06:15
Arriba, Martina Klein, Verónica Blum, Judith Mascó y Vanessa Lorenzo. Abajo, tres diseños de Sardá.

Judith Mascó, Verónica Blume, Vanessa Lorenzo y Martina Klein se subieron ayer de nuevo a la pasarela de Andrés Sardá, en un emotivo desfile en el que la firma reconectó con sus orígenes, que fueron pioneros en unir "modelos, espectáculo y desfile" un mismo show.

La primera jornada de desfiles de la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid subió a la pasarela a un selecto reparto de 29 modelos, muchas de ellas de proyección internacional. Pero, durante el desfile de Andrés Sardá, las top models de finales de los años ochenta Judith Mascó, Verónica Blume, Vanessa Lorenzo y Martina Klein se hicieron con la pasarela, en una retrospectiva hacia los primeros desfiles de la firma de lencería.

En la primera cita del evento de moda participaron también otros diseñadores de renombre, como Robertodiz, Devota&Lomba, Miguel Marinero, Agatha Ruiz de la Prada y Pedro del Hierro.

"Nos han acompañado muchos años y nos han enseñado a unir moda, imagen y ropa interior", contó emocionada Nuria Sardá, directora creativa de la firma, minutos antes del desfile sobre la participación de las top models, que además de marcar una época en la moda española lo hicieron también en la casa de lencería.

Y es que, si en algo se caracterizan los desfiles de Sardá, es en la particular presentación de sus colecciones, que, lejos de ser desfiles al uso, aúnan cada detalle de la producción para trasladar sobre la pasarela un concepto completo que parte desde las prendas, las modelos, la música y la ambientación de la escena, en la que cuentan con elaboradas proyecciones expresamente para ambientar el desfile según la temática elegida.

"Sin su imagen no seríamos nada -sentenciaba tajante Sardá-. Nos habría encantado poder contar con todas ellas, pero poder tener a representantes de una época es maravilloso", explicaba.

Así es como las cuatro supermodelos abrían el desfile, ataviadas con una mantilla negra y capitaneadas por Vanessa Lorenzo, que sonreía con complicidad a Judith Mascó al cruzarse con ella sobre la pasarela, mientras en el fondo se proyectaban fotografías de las cuatro con conjuntos de la firma en los años ochenta.

"Llevábamos sin desfilar juntas 15 años, que es la edad que yo tenía la primera vez que trabajé con Andrés Sardá", contaba emocionada Martina Klein al finalizar el desfile, a quien Blume complementaba añadiendo que "pertenecer a la historia de esta marca es todo un lujo".

Y es que, estos cuatro rostros de complexión esbelta y melena rubia marcaron toda una época en los circuitos internacionales de la moda a finales de los ochenta y comienzos de los años noventa, y juntarse de nuevo sobre las pasarelas, además de convertirse en "un sueño", debía ser por "un motivo muy potente, como hacerlo para Andrés Sardá", apuntaba Judith Mascó.

El primer desfile sin el diseñador Andrés Sardá, fallecido en septiembre del año pasado, comenzaba y finalizaba de la mano de las cuatro modelos, que salían juntas sobre la pasarela para poner el broche final al desfile, y formando parte una vez más, del legado y la historia de la firma Andrés Sardá.