Rutas por Euskal Herria

En busca de las fuentes de Baias

Remontaremos el río Baias, cauce por excelencia de la vertiente meridional del macizo, nutrido por numerosos arroyos como Padrobaso, Arralde o Larreakorta

03.08.2021 | 08:22
El recorrido a orillas del río Baias nos depara hermosos rincones.

PARTIMOS de la parroquia de Sarria, situada junto al elegante palacio de Iturrate. A la salida de la aldea, dejamos la carretera que se dirige al Parketxe por la orilla derecha del Baias. Sin cruzar el río, tomamos la pista que nace de una amplia explanada junto al Puente Blanco. El ancho camino remonta a orillas del caudal y cruza una pasarela colgante para alcanzar el mágico hayedo donde se esconden las ruinas de la antigua central hidroeléctrica del Baias.

Salimos al aparcamiento que se extiende junto al Parketxe de Gorbeia (30 min - 2,4 km - 640 m), que cuenta con una exposición permanente sobre la riqueza paisajística, ecológica y cultural del parque.

La ancha pista atraviesa un paso canadiense y acompaña al río Baias aguas arriba, hacia su nacimiento. Paseamos junto a la amplia poza de Zaldibartxo donde las aguas reposan tras dar un pequeño salto. Acompañamos al río, que avanza sinuoso entre las apreturas del boscaje. Remontamos las aguas monte arriba cruzando el puente de Igatz. Un par de cuestas y alcanzamos la cabaña de Aldarro, junto al puente homónimo. Una curiosa epigrafía labrada junto a la puerta muestra una luna creciente y un pez, enmarcados ambos por un ribete terminado en forma de tridente. Por detrás de la borda arranca uno de los itinerarios de ascensión a los selváticos montes de Altube, perfectamente indicado por una cruz de señales.

Nos situamos junto al puente de Arkarai (1 h 25 min - 6,5 km - 725 m). Una baliza nos indica la ruta de ascensión a Gorbeia, itinerario que utilizaremos para el regreso. En este punto, el arroyo de Larreakorta entrega su caudal al río Baias. En las inmediaciones, un refugio abierto ocupa una campa abrazada por el hayedo.

Seguimos aguas arriba hasta el puente de Arlobi (1 h 40 min - 7,8 km - 740 m), donde confluyen los arroyos Arralde y Padrobaso para dar origen al río Baias. Lo cruzamos y buscamos el sendero que, por detrás de un haya solitaria, remonta. Despegamos del valle entre matas de brezos, helechos y aulagas. Ladera arriba, el sendero se abre en un ancho pasillo de hierba hasta con?uir con la ruta que asciende desde el puente de Arkarai.

Un poco más arriba cede la pendiente y la vasta lomada enfila su enhiesta silueta hacia la cumbre de Gorbeia. Nos acercamos a la pequeña campa de Albizkorta, protegida bajo un escueto escarpe.

El refugio del pastor Gorostiano (2 h 15 min - 10,2 km - 1.020 m) se dibuja en lo alto de la loma y al borde mismo de hayedo. Dejamos la ruta que se dirige hacia la cruz y nos adentramos en el bosque, donde descubrimos los vestigios de una antigua chabola. Hemos de buscar un sendero camuflado entre la hojarasca y marcado por pequeños hitos de piedra. Es la senda de Basatxi, utilizada antiguamente por los pastores para guiar a sus sedientas ovejas hacia las frescas aguas del arroyo Padrobaso.

Con atención al sendero, cruzamos hayedos, robledales forrados de arándanos, espolones de areniscas, roquedos calizos y brezales, antes de alcanzar el fondo del barranco, donde nos esperan refrescantes pozas de aguas impolutas.


Observamos el profundo barranco horadado por el arroyo Padrobaso.

Es zona kárstica, y lo vemos en el paraje de Lapurzulo (2 h 55 min - 12,4 km), donde se abre una cavidad. Cruzamos a la otra orilla y buscamos el camino más sencillo para remontar el barranco. Aguas arriba nos espera el manantial de Ubegi.

La Peña Urratxa (3 h 15 min - 13,1 km) asoma solitaria sobre el valle de Zastegi. El roquedo se camufla bajo las hayas que crecen entre sus grietas, y se deja rodear por una campa surcada por la pista que enlaza las majadas de Austigarmin y Egiriñao superando los altos de Ipergorta. Seguimos la pista por el fondo de la vaguada. Por la izquierda, los escarpes rocosos que se extienden entre Gorosteta, Aldabe y Gatzarrieta nos separan de las campas de Arraba. Por la derecha, la vertiente más salvaje de Gorbeia se oculta bajo un espeso hayedo. Aparecen las primeras cabañas de la majada de Egiriñao, el viejo hayedo trasmochado, los refugios de montaña del Club Alpino, Iberdrola y el Juventus. Al borde del bosque, la minúscula ermita de la Virgen de Las Nieves se mimetiza en el roquedo.

La fuente de Lekuotz (3 h 50 min - 15 km) señala el final del reposo. El camino se adentra en la barranca y cobra pendiente para salvar el desnivel hasta el collado de Aldamiñoste, abierto entre Gorbeia y Aldamin. Coronamos la cumbre de Gorbeia (4 h 35 min - 16,1 km).

Iniciamos el descenso hacia poniente. Descabalgamos la larga lomada y pasamos junto a unos viejos mojones que despuntan en las campas. Tropeles de caballos siegan la hierba, las ovejas latxa despendolan sus melenas al viento y las rubias pirenaicas, con sus elegantes cornamentas en forma de lira, rumian tendidas en el suelo. A la izquierda, desde el barranco de Larreakorta nos llega el sonido bronco de la berrea del ciervo. Las chovas piquigualdas nos sobrevuelan en acrobáticas pasadas y los buitres prolongan su sereno planeo de cara al viento.

La pendiente se acentúa. Pasamos de nuevo junto al refugio de Gorostiano (5 h 20 min - 19,4 km), y seguimos monte abajo. En un par de amplias lazadas llegamos al puente de Arkarai y regresamos a la pista del fondo del valle. Cruzamos los puentes de Aldarro y Zaldibartxo de regreso a Sarria (7 h 25 min - 28 km).

Laberinto kárstico

Es este un universo de rocas y agua. En el paraje de Lapurzulo se abren las bocas de una profunda cavidad. Por la inferior, evacua el karst todo el año y por la superior, tan solo en las escasas ocasiones en que el acuífero rebosa caudal; es un espectáculo digno de contemplar. Este rincón mágico ha disparado la imaginación popular a lo largo de los tiempos. Dice la leyenda que en esta "guarida de ladrones" habitaba una banda de malhechores, que aprovechaban las cavidades para esconder el botín obtenido con sus fechorías.

En la vertiente meridional del cerro, el agua encuentra un ori?cio para escapar de su oscuro enclaustramiento, borbotea desde el subsuelo y da forma a la poza cetrina donde nace el arroyo Padrobaso. Este dibuja amplias y profundas pozas ocultas bajo el vibrante dosel del hayedo.

La Peña Urratxa se muestra como si fuera el caparazón agrietado de una gigantesca tortuga. Las numerosas cavidades que esconde en su interior fueron utilizadas como asentamiento provisional y lugar de enterramiento durante la prehistoria. De sus entrañas surge el manantial de Ubegi.

guía práctica

cÓMO LLEGAR: Desde Bilbao y Gasteiz por la autopista AP68 hasta el puerto de Altube, donde tomamos la desviación hacia Murgia. Desde Murgia, por la carretera A-4414 hasta Sarria.

DISTANCIA: 28 kilómetros.

DURACIÓN: 7 h 30 min.

DESNIVEL: 1.100 m.

MAPA: Gorbeia, Mapa Pirenaico. Escala 1:25.000. Sua Edizioak.

DIFICULTAD: Media. Esta larga travesía debemos afrontarla en día de buen tiempo y con muchas horas de luz. La orientación en la Senda de Basatxi y en la parte alta de Gorbeia puede resultar diícil en caso de niebla, al carecer de puntos de referencia. No emprender esta ruta si no se conoce la montaña y no se tiene la preparación física adecuada.

ÉPOCA RECOMENDADA: Primavera, verano y otoño.

AGUA: En Sarria, en el Parketxe de Gorbeia, junto al refugio de Aldarro; en el refugio de Gorostiano, en Lapurzulo, en el nacimiento del arroyo Padrobaso y en la fuente de Lekuotz.



Rutas por Euskal herria


DEL LIBRO: Parque natural de Gorbeia
TEXTO Y FOTOS: Alberto Muro
noticias de noticiasdenavarra