Los incidentes relacionados con el calor causaron más de 120.000 muertes en el mundo en 2017

22.12.2019 | 14:28
El estudio relaciona estos sucesos con líquidos hirviendo, como el aceite de cocinar; fuego directo, como el de un incendio, y o superficies calientes, como una estufa.

MADRID.

Los incidentes relacionados con el calor causaron casi 9 millones de lesiones y más de 120.000 muertes en todo el mundo en 2017, según un nuevo estudio científico, que relaciona estos sucesos con líquidos hirviendo, como el aceite de cocinar; fuego directo, como el de un incendio, y o superficies calientes, como una estufa.

El estudio, realizado sobre datos de 195 países por el Instituto de Medición y Evaluación de la Salud de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington (EEUU), señala que el calor en todas sus formas "matan desproporcionadamente a niños pequeños y ancianos".

"La prevención debe ser la primera prioridad para reducir la intolerable cantidad de lesiones y muertes", ha señalado el investigador Spencer James, autor principal del estudio, quien señala que es importante tener en cuenta los riesgos porque el tratamiento para quemaduras y lesiones relacionadas "sigue siendo relativamente costoso", y, además, "requiere servicios de atención médica sólidos que a menudo no están disponibles en países de bajos y medianos ingresos".

James y sus coautores descubrieron que el riesgo de morir por un incendio, calor o sustancia caliente es mayor en Seychelles, donde una de cada 15 lesiones acaba en fallecimiento; Laos le sigue de cerca en segundo lugar con 1 en 17. Por el contrario, Singapur tiene el riesgo más bajo entre todas las naciones con uno en 1.000.

La tasa de incidencia ajustada por edad en China ha aumentado en un 46% desde 1990, y los casos nuevos aumentaron de 935.000 a 1,3 millones en 2017. En contraste, EEUU se encontraba entre los países con las mayores disminuciones en la tasa de incidencia ajustada por edad, cayendo en un 40 por ciento durante el período de estudio.

Asimismo, se ha observado que en todo el mundo hubo 8.991.468 nuevas lesiones por fuego, calor y sustancias calientes en 2017 (119 casos por 100.000 habitantes), de las cuales 120.632 resultaron en la muerte. Por zonas, Europa del Este reflejó en 2017 de media, 303 casos por 100.000 habitantes; Asia Central fue de 298 por cada 100.000 habitantes; en América del Sur fue de 226 por cada 100.000 habitantes, mientras que en España se estima entre 100 a 150 casos por cada 100.000 habitantes.

Por otro lado, los niños menores de 5 adultos de 60 años o más tienen la tasa más alta de mortalidad por estas causas, pero la tasa más alta de lesiones es entre las edades de 5 y 30.

Mientras que la principal causa de discapacidad para las víctimas de incendios, calor y sustancias calientes fue, con mucho, las quemaduras que afectaron a menos del 20 por ciento del cuerpo; pero una proporción relativamente pequeña de todas las discapacidades puede atribuirse a quemaduras que afectan a más del 20 por ciento del cuerpo.

El estudio, publicado en 'BMJ Injury Prevention', es el primero de su tipo en cuantificar la totalidad de las lesiones resultantes del fuego, el calor y las sustancias calientes, no solo las quemaduras. Otras lesiones analizadas por los investigadores de IHME incluyen amputaciones, heridas abiertas, lesiones musculares y tendinosas y fracturas.

Los incidentes analizados incluyen incendios, accidentes con materiales explosivos o inflamables; ropa encendida; exposición al humo; contacto con material cáustico o corrosivo; vapor u otros vapores calientes; bebidas calientes, alimentos, grasas o aceites de cocina; estufas, hornos y otros electrodomésticos; calentadores, radiadores u otras tuberías calientes; motores calientes y metales, etc.

Por el contrario, no se incluyeron como incidentes no aquellas lesiones directamente producidas por olas de calor, cambio climático, violencia interpersonal, como podía ser un ataque de ácido, o autoinmolación.

DISMINUYEN LAS SESIONES POR ESTAS CAUSAS.

En una tendencia mundial alentadora, los investigadores de IHME vieron una disminución general en la carga de lesiones relacionadas con el calor entre 1990 y 2017. Por ejemplo, las tasas globales de muerte y discapacidad disminuyeron en un 47 por ciento y 24 por ciento, respectivamente, probablemente debido a mejoras en la seguridad, peligro de incendio sensibilización y mayor acceso a atención médica de calidad.

Sin embargo, las lesiones relacionadas con el calor siguen presentando la mayor carga en los países de bajos y medianos ingresos. Las áreas de bajos ingresos son más susceptibles al fuego, el calor y las sustancias calientes como causa de lesiones, y también experimentan tasas de mortalidad más altas. A pesar de algunas de las mayores disminuciones en la tasa de casos nuevos ajustados por edad desde 1990, Laos, Indonesia y Malasia siguen estando entre los principales países con mayor riesgo de muerte debido a una lesión relacionada con el calor en 2017.

Ocho países, siete de los cuales son de ingresos bajos o medianos, representaron la mitad de todas las muertes relacionadas con el calor en 2017. Incluyen India (27,027 muertes), China (10,836), Rusia (7,063), Estados Unidos (5,505), Nigeria (4.085), Pakistán (2.603), República Democrática del Congo (2.093) y Etiopía (2.013).

"Es imperativo que los formuladores de políticas de salud estudien estos patrones para ayudar a informar los esfuerzos de seguridad, los programas de prevención y la planificación de recursos. Pero aún se necesita más investigación sobre fumar, los tipos de combustible para cocinar, la eficacia de la alarma de humo, la ropa sintética y otros factores que conducen a estas lesiones", señala el investigador.

Autor: CVM