Salud llama a la "corresponsabilidad" de la ciudadanía para evitar nuevos contagios en la fase 1

La alerta ante cualquier síntoma, mantener la distancia y reforzar la limpieza e higiene siguen siendo claves a partir del lunes, al aumentar el movimiento de población y actividad social y económica en Navarra

09.05.2020 | 16:19
Varias personas pasean por el Casco Viejo de Pamplona durante la fase 0 de la desescalada.

PAMPLONA. El departamento de Salud, tras conocerse que toda Navarra pasará a la fase 1 de la llamada 'Transición hacia una nueva normalidad', ha insistido en la necesidad de "seguir avanzando con prudencia y contando con la corresponsabilidad de la ciudadanía para evitar nuevos contagios".

Por ello, además de las medidas que corresponden a la Administración tanto desde el punto de vista del sistema sanitario como de otros ámbitos, ha considerado "fundamental" que la población siga teniendo una actitud de "alerta y responsabilidad".

En este sentido, ha destacado que, ante cualquier síntoma compatible con COVID-19 se contacte con los servicios sanitarios y que, en los nuevos espacios de actividad social, económica, familiar, profesional, deportiva, etc, que permite la fase 1, se tengan siempre presentes medidas básicas y transversales de prevención y protección. Entre ellas ha citado el mantenimiento de la distancia entre personas o el uso de mascarilla cuando no es posible o en determinados lugares, lavarse las manos con jabón o geles hidroalcohólicos y extremar también la limpieza y desinfección de espacios y utensilios.

Por otra parte ha recordado la necesidad seguir las indicaciones normativas recogidas en el BOE así como las que puedan venir de las autoridades sanitarias, de otros departamentos y entidades locales que implementen su aplicación.

El paso de fase se traducirá en mayor flexibilidad -pero aún con limitaciones porque el escenario es de estado de alarma- en actividades sociales (reuniones sociales o familiares, actos religiosos, turismo), comerciales (tiendas, terrazas de bares) y de movilidad (vehículos particulares y colectivos), siempre sin salir, salvo algunas excepciones, de los límites de la provincia, unidad territorial base para este cambio de fase. Navarra, no obstante, plantea en su informe la posibilidad de contemplar otras menores (municipio, zona básica) para "fijar ritmos y especificidades en futuras etapas" dentro del contexto de trabajo con el Ministerio sobre sucesivos cambios de fases.

CAMBIOS EN LA FASE 1

Entre los cambios que se van a producir debido al pase de la fase 0 a la fase 1, a partir del próximo lunes, se encuentra la posibilidad de poder juntarse hasta 10 personas. No obstante, el Ejecutivo foral ha instado a tener la "máxima prudencia" con las personas de grupos de riesgo, como las mayores; y a respetar la distancia de seguridad de dos metros y las recomendaciones sobre el lavado frecuente y a conciencia de manos.

Por otro lado, tras la reapertura del pequeño comercio y de prestación de servicios con cita previa, que se ha vivido esta pasada semana, el lunes dejará de ser necesario dicho sistema de reserva con antelación y será sustituido por una limitación del aforo. Así, en los comercios no podrán acceder más clientes cuando se supere el 30% de su capacidad máxima; y se establecerá un turno de atención preferente a personas mayores, para aislarlos en la medida de lo posible de los momentos con más afluencia de público. En esas condiciones, podrán abrir los comercios de menos de 400 metros cuadrados.

Como novedad se procederá a la reapertura de concesionarios de automoción, ITV y centros de jardinería o viveros pero en estos casos con cita previa.

Si el día 4 se permitió que restaurantes y cafeterías hicieran entregas en sus locales de comida para llevar, el siguiente paso es que a partir de lunes se van a poder abrir las terrazas. Con la limitación de aforo al 50% y las medidas preventivas citadas, se trata de minimizar el riesgo. Los ayuntamientos podrán autorizar incrementos de superficies pero siempre que se cumpla lo anterior en su uso. Los grupos de clientes tendrán un máximo de 10 personas.

Por otro lado, los alojamientos turísticos van a reabrir aunque no podrán usarse las zonas comunes para dar servicios de restauración a sus clientes y habrá restricciones en el aforo. Sus cafeterías y bares tendrán las mismas limitaciones que otros establecimientos de restauración. Por otra parte se permiten, con medidas de distancia y protección, actividades de turismo activo y de naturaleza siempre para grupos de hasta 10 personas.

Los mercadillos al aire libre en la vía pública se abrirán con distancias de seguridad entre puestos y que permitan la circulación por los pasillos respetando dichas distancias. Se controlará el aforo (máximo un 30% del habitual) y el número de puestos estará inicialmente reducido al 25%.

Los velatorios, tanto en instalaciones públicas como privadas, en espacios cerrados se permite la presencia de diez personas familiares de la difunta; y quince personas en espacios al aire libre. Esa misma limitación de quince personas será la vigente, en esta fase, para las comitivas de entierros o despedidas para la cremación.

Los lugares de culto abrirán y realizarán oficios, aunque la entrada estará limitada a un tercio de su capacidad normal con medidas de desinfección y uso general de mascarillas.

En otro orden de cosas, se permite reabrir espacios como bibliotecas, museos, centros de investigación y realizar reuniones científicas cumpliendo las limitaciones de aforos y medidas de prevención, higiene y aplicables a otros ámbitos lo mismo que para espectáculos culturales (aforo limitado a un tercio y siempre menos de 30 personas, si son lugares cerrados y 200 en espacios abiertos) y rodajes.

Finalmente, se moderan las limitaciones para el deporte profesional y sus entrenamientos. Se podrán reabrir y usar instalaciones deportivas al aire libre y en espacios cerrados con estrictas normas de limpieza, turnos, distancias y aforos. Se mantienen las franjas horarias para el deporte no profesional y paseos aunque hay margen autonómico para desplazarlas según determinadas consideraciones pensadas sobre todo en población vulnerable.