La CUP plantea una "amnistía" que acompañe el derecho a la autodeterminación

Argumentan que es un "punto de partida, para poder vivir el conflicto en condiciones democráticas"

12.02.2021 | 09:13
El exdiputado en el Parlament y abogado Benet Salellas.

La CUP plantea como vía para resolver la crisis catalana una "amnistía" para todas las personas con causas judiciales relacionadas con el proceso independentista que tenga "voluntad emancipadora" y "acompañe" el derecho a la autodeterminación.

Así lo ha desgranado la candidatura anticapitalista en un acto electoral con formato televisivo llevado a cabo este jueves, en el que han participado la diputada en el Congreso Mireia Vehí, el exdiputado en el Parlament y abogado Benet Salellas, la candidata número tres por Barcelona, Eulàlia Reguant, y el cabeza de cartel por Lleida, Pau Juvillà.

Salellas, que fue abogado de Jordi Cuixart en el juicio del Tribunal Supremo, ha defendido que los indultos son una solución "individual" y una eventual reforma de la sedición afectaría a "la parte más visible pero también la menos numerosa" de los encausados por el proceso independentista.

Así, la CUP plantea una "amnistía", igual que JxCat y ERC: "Pero una amnistía que no es un punto y final del conflicto sino un punto de partida, para que se pueda vivir el conflicto en condiciones democráticas", ha puntualizado.

Salellas ha citado el caso de Nueva Caledonia y Francia donde, según ha relatado, se vinculó una amnistía a un posterior referendo de autodeterminación.

"La amnistía no desplaza el ejercicio de la autodeterminación sino que lo acompaña", ha dicho, y ha añadido que la amnistía propuesta por la CUP se asemeja más a la que hubo en España en 1936 que a la de 1977, la cual supuso "un punto y final" a los crímenes del franquismo.

Movilizaciones por la independencia

También ha arremetido contra la Generalitat por acusar por desórdenes públicos a manifestantes independentistas, algo que no es más que "una cuestión política" fruto de la "presión de los sindicatos policiales" y que "no se puede tolerar".

Vehí, a su vez, ha afirmado que "la hoja de ruta hacia la independencia no puede consistir en varitas mágicas" sino que conllevará "confrontación con el Estado, desobediencia civil y seguramente también represión".

Ha deplorado así el "independentismo mágico" que propugna JxCat y la mesa de diálogo impulsada por ERC que hasta la fecha solo ha resultado en "una foto, un president inhabilitado y unas elecciones forzadas".