“Lo puedo hacer si quiero”

Trump dice que puede obviar al Congreso para levantar el muro

Amenaza con mantener el cierre del Gobierno de EEUU y con declarar una “emergencia nacional”

08.02.2020 | 14:05
El líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, y Nancy Pelosi, tras reunirse con el presidente Trump.

Washington - Los líderes demócratas del Congreso aseguraron que el presidente estadounidense, Donald Trump, con quien se reunieron ayer por segunda vez esta semana, amenazó en ese encuentro con que el cierre de la Administración dure "meses o incluso años". Posteriormente, Trump amenazó con declarar una emergencia nacional para ordenar la construcción de un muro fronterizo con México sin la necesidad de la aprobación de fondos por parte del Congreso.

"Lo puedo hacer si quiero", dijo Trump en una rueda de prensa tras la reunión con los demócratas al ser preguntado sobre la posibilidad de empezar a construir el muro sin el visto bueno del Congreso debido a la negativa de los demócratas a aprobar su financiación.

La cita de ayer en la Casa Blanca no sirvió para desbloquear el presupuesto y el cierre de la administración, pero se seguirá negociando durante el fin de semana. "Le dijimos al presidente que necesitamos un Gobierno abierto, él se resistió. De hecho, dijo que mantendría la administración cerrada durante mucho tiempo, meses o incluso años", apuntó el líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, a la salida del encuentro en la Casa Blanca.

Desde el pasado 22 de diciembre, la administración estadounidense entró en su tercer cierre parcial de este Gobierno después de que la negociación entre republicanos y demócratas en el Congreso llegase a un punto muerto a raíz de la exigencia Trump de que el proyecto de presupuestos incluya una partida de más de 5.000 millones de dólares para financiar el muro fronterizo.

En este sentido, la nueva presidenta de la Cámara Baja, la demócrata Nancy Pelosi, que ha repetido en reiteradas ocasiones que no darán más fondos para la construcción del muro, apuntó ayer que los demócratas están "comprometidos" con la seguridad fronteriza. "Estamos comprometidos con mantener nuestras fronteras seguras, pero podemos hacerlo mejor cuando el Gobierno esté abierto. Se lo hemos dejado claro al presidente", indicó Pelosi a los periodistas al fin de la reunión.

"Muy productiva" Por su parte, Donald Trump tildó de "muy productiva" la reunión con los líderes demócratas, pese a que no se alcanzó ningún acuerdo. "Hemos tenido un encuentro muy productivo con la presidenta (de la Cámara Baja, Nancy) Pelosi y (el líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck) Schumer. Estamos en el mismo camino, queremos reabrir la administración", señaló Trump a los periodistas en la Casa Blanca.

Respecto al muro, señaló que "podemos declarar una emergencia nacional y construirlo muy rápidamente. (...) No lo he hecho, pero quizás lo haga. Pero si podemos hacerlo a través de una negociación, lo vamos a intentar".

Durante su intervención, el mandatario republicano sopesó la idea de construir una "poderosa estructura de metal" como alternativa a un muro de hormigón, aunque no dio más detalles al respecto. "Hemos explicado que lo que necesitamos son 5.600 millones de dólares. Estamos hablando de seguridad nacional, no es un juego. (...) No vamos a abrir el Gobierno hasta que este problema esté resuelto", insistió.

"He designado un grupo de trabajo y vamos a reunirnos durante el fin de semana para determinar qué vamos a hacer con respecto a la frontera", anunció Trump.

En rueda de prensa, Trump confirmó que sí dijo a los demócratas que el cierre podría prolongarse mucho tiempo, aunque dijo que espera que pueda alcanzar un pacto para reabrir la administración "en los próximos días". También comentó que se podría incluir un pacto sobre los miles de jóvenes indocumentados amparados por el programa migratorio de Acción Diferida (DACA), pero apuntó que deben esperar a la decisión del Tribunal Supremo.

La parálisis administrativa, que completó ayer dos semanas, afecta a agencias de diez departamentos del Ejecutivo, incluyendo Transporte y Justicia; además, perjudica a unos 800.000 de los 2,1 millones de trabajadores federales. - Efe

Lo último Lo más leído