MUEREN 3 PALESTINOS EN LAS PROTESTAS CONTRA ISRAEL EN GAZA

Los incidentes se producen durante la celebración del primer aniversario de la Marcha del Retorno en la Franja

Respuesta militar israelí sin precedentes a la movilización convocada por Hamás

09.02.2020 | 02:48
Manifestantes palestinos buscan protección durante los enfrentamientos con las fuerzas israelíes, en la ciudad cisjordana de Ramala.

JERUSALÉN - Tres ciudadanos palestinos murieron y al menos 316 resultaron heridos durante el primer aniversario de las protestas de la Marcha del Retorno en la Franja de Gaza, según informó el Ministerio de Sanidad de Gaza. Mientras, el Ejército israelí reconoció 40.000 participantes en la protesta.

Entre los fallecidos hay un joven palestino de 17 años que murió por un disparo de munición real que le impactó en la cara. El fallecido es Adham Nidal Sakr, según informó el portavoz del Ministerio, Ashraf al Qudra, a través de su cuenta en Facebook. Otra de víctimas es Mohamed Yihad Saad, de 20 años, que recibió los disparos israelíes a primera hora de la mañana en la frontera este de la Franja de Gaza.

El tercer fallecido es Abú Jair, de 17 años, quien recibió un impacto de una bala israelí en el pecho cerca de Jan Yunes, según el Ministerio de Sanidad gazací.

Además se confirmaron 316 heridos, entre ellos 64 heridos por munición real, aunque la mayoría como consecuencia del ahogamiento causado por el uso de gas lacrimógeno. En cuanto al pronóstico, hay cinco personas en estado crítico, 9 graves, 121 con pronóstico moderado y 181 heridos leves.

Mientras, el Ejército israelí informó de que en la protesta participaban unos 40.000 "alborotadores violentos, algunos de ellos armados con cuchillos, explosivos y granadas". El Ejército denunció que pretendían "irrumpir a través de la frontera de Israel y llegar a las familias israelíes que están al otro lado. Podrían haberlo hecho si nuestros soldados no estuvieran allí", argumentó el Ejército israelí a través de su cuenta oficial en la red social Twitter.

La protesta de ayer fue convocada por el movimiento islamista Hamás y tuvo una respuesta militar israelí casi sin precedentes con una intensa movilización en la valla de separación.

Los manifestantes se concentraron en los cinco puntos habituales donde se han llevado a cabo las protestas en los últimos doce meses, mientras las mezquitas de la Franja lanzaron llamados a la población para que acudiera a las marchas, que comenzaron a las 13.00 horas (11.00 hora peninsular española).

El último balance de Naciones Unidas ha confirmado que, entre el 30 de marzo de 2018 y el 22 de marzo de 2019, 195 palestinos, incluidos 41 niños, murieron por los disparos efectuados por las fuerzas israelíes en las manifestaciones de la valla de separación entre Gaza e Israel. Otros 28.939 palestinos resultaron heridos, entre ellos un 25% por disparos israelíes. A ello hay que añadir otras 76 muertes de palestinos en ataques israelíes por aire y tierra.

Por la parte israelí, y de nuevo según cifras verificadas por la ONU, al menos un militar resultó muerto y otros seis fueron heridos durante las protestas, y otro militar falleció y otro medio centenar de israelíes (tres soldados y 47 civiles) resultaron heridos por la acción de grupos terroristas palestinos.

La violencia en la valla de Gaza ha acabado formando parte de la vida política y social de israelíes y palestinos hasta convertirse en una expresión del conflicto en la región a lo largo de doce meses especialmente tumultuosos para los dos extremos del conflicto: el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, investigado por corrupción y en plena campaña electoral, y el movimiento islamista Hamás, enzarzado con el Gobierno palestino en una batalla política por los salarios de los funcionarios y acuciados por las restricciones del Gobierno israelí. - E.P.

apuntes

Voluntario herido. La Media Luna Roja Palestina denunció en Twitter que uno de sus voluntarios resultó herido por el impacto de una lata de gas lacrimógeno mientras estaba de servicio en Gaza.

Origen de la marcha. La Gran Marcha del Retorno, que comenzó como un intento de celebrar actividades artísticas y culturales en una zona segura para pedir el retorno de los refugiados palestinos, acabó degenerando en uno de los peores ciclos de violencia en Oriente Próximo que se recuerdan desde el fin de las operaciones israelíes a gran escala en la Franja de Gaza.