Francia se prepara para salir del confinamiento pese las incertidumbres

10.05.2020 | 18:22
Una imagen de una calle vacía de París

PARÍS. Francia se prepara para salir este lunes del confinamiento, instaurado el pasado 17 de marzo para frenar el avance del coronavirus. Tras 55 días, la intención del Ejecutivo es relanzar la economía, con lo que mantiene las medidas de distancia social pero permite la reapertura de la mayoría de los comercios.

El territorio ha sido dividido en dos clasificaciones, rojo y verde, para organizar la salida del confinamiento según la presión sanitaria y la circulación del virus.

Las cuatro regiones del noreste del país, la de París incluida, y la isla de Mayotte, el equivalente al 40 % de la población, se llevan la peor parte y la desescalada tendrá allí más limitaciones.

En las zonas rojas, parques y jardines permanecerán cerrados al igual que las escuelas de enseñanza secundaria; para utilizar el transporte público en horas puntas habrá que llevar una declaración del empleador u otro tipo de justificante si se trata de razones imperativas.

El uso de mascarillas en el transporte será obligatorio en todo el país a partir de los 11 años y no llevarla supondrá un riesgo de multa de 135 euros.

Para garantizar su utilización, ciudades como Cannes (sureste), donde usarla en el espacio público ya es obligatorio, los autobuses han sido equipados con cámaras y un sistema capaz de reconocer cuando las personas no llevan mascarillas o no guardan la distancia mínima de 1 metro.

Los franceses podrán salir a la calle sin declaración jurada a no ser que se trate de un desplazamiento de más de 100 kilómetros, únicamente permitidos en casos de necesidad, y podrán reunirse en grupos máximos de 10 personas.

REAPERTURA DE COLEGIOS

Pero en esta víspera de paulatino regreso a la normalidad, las críticas en cuanto a la precipitación del Gobierno de salir del confinamiento se centran especialmente en la reapertura de escuelas.

Colegios de primaria y último curso de infantil son las aulas prioritarias que reabren a partir de este lunes para acoger principalmente a niños en riesgo de exclusión, hijos de profesionales que no pueden mantener el teletrabajo, recomendado por el Gobierno, así como niños con necesidades especiales.

Aunque los centros se han ido adaptando para acoger un máximo de 15 alumnos por clase, la preocupación de padres y profesores deja aún la incógnita de cuántos niños regresarán realmente al colegio esta semana.

El ministro de Educación, Jean-Michel Blanquer, señaló este domingo en el semanario "Journal du Dimanche" que, según varios sondeos, dos tercios de los padres prefieren seguir teniendo a los niños en casa y son las familias en contextos más vulnerables quienes se muestran más escépticas a dejar a sus hijos en las aulas.

RESPONSABILIDAD CIUDADANA

Pese a las críticas de la oposición, el Gobierno mantiene que su apuesta a partir de este lunes es confiar en la buena voluntad de los franceses.

El líder de los izquierdistas, Jean-Luc Mélenchon, criticaba por su parte que el reparto de las mascarillas no haya sido sistemático y gratuito y acusó en la prensa al presidente, Emmanuel Macron, de tomar por cuenta propia una decisión que pondrá en riesgo a muchas personas.

Respondiendo a las dudas, la portavoz del Gobierno, Sibeth Ndiaye dijo hoy en la cadena "BFM TV" que "la confianza no excluye el control, pero los franceses no son niños, tienen la misma voluntad que cualquiera de protegerse y proteger a los demás".

Ndiaye recordó que la estrategia del Gobierno es realizar hasta 700.000 test de diagnóstico a la semana para toda persona con síntomas así como aquellas personas que hayan estado en contacto casos de contagio confirmado. Todas ellas deberán guardar una estricta cuarentena de dos semanas.

"No estamos a salvo de un nuevo confinamiento si las reglas no se respetan. Habrá que hacer gala de civismo y autodisciplina durante varias semanas aún. El regreso a la normalidad no empieza mañana", dijo este domingo la presidenta de la región parisina, la conservadora Valérie Pécresse, en la emisora "Europe 1".

SIN FECHA PARA LA REAPERTURA DE NEGOCIOS Y BARES

Este domingo, los comercios ultimaban la adaptación de sus espacios para acoger a los clientes dentro de las nuevas medidas de seguridad: distancia, un máximo de personas en el interior, uso de mascarilla, disposición de gel, etc.

Sin embargo, la peor parte de esta primera etapa se la llevan los bares, cafés y restaurantes, que todavía no podrán abrir. El Gobierno espera darles una fecha de apertura a finales de mayo.

Continuarán cerrados también grandes museos, cines y, en el caso de la región parisina, los centros comerciales.

Un panorama que apunta a un país mayoritariamente desconfinado, pero con un rostro muy distinto al que dejó 55 días atrás, antes del gran encierro.