Javier Ederra: El hombre de la eterna sonrisa

12.12.2020 | 17:03
Javier Ederra

Nunca me imaginé escribiendo estas palabras y menos para Javier, ayer recibí la noticia vía Whatsap " ha fallecido Javier Ederra ".
Me quedé absolutamente perplejo, con una sensación que va desde la tristeza y la rabia a la impotencia. En ese instante la moviola del tiempo se pone en marcha y empiezo a recordar momentos vividos con él.

Conocía su situación desde hacía tiempo, pero por su carácter y tal y como me lo contaba pensé que aquello ya estaba superado, ahora entiendo que no.

Llevo tiempo residiendo en Barcelona y no nos veíamos mucho excepto en alguno de mis viajes a Pamplona, pero manteníamos contacto telefónico y quedaba una comida pendiente para cuando viniese por aquí.

Javier comenzó su andadura en el mundo de la fotografía antes que yo, como alumno de Koldo Chamorro, luego entró en el mundo de la publicidad con Chema Aracil hasta que montó su propio estudio.

El mundo de la fotografía cambió, cambió de analógico a digital y cambiamos todos. Fue por aquel entonces cuando los dos decidimos colaborar profesionalmente. Éramos el complemento uno del otro, cada cual con sus habilidades. Compartíamos estudios, cámaras, equipos de iluminación, ordenadores y como no, clientes.

A partir de ahí es cuando empecé a conocer a Javier como persona, como ser humano. Descubrí a un Javier divertido, afable, honesto, conversador y siempre sonriente, amante de su familia, de la buena mesa, de las motos y de los coches. Era de esas personas que a todo el mundo cae bien, querido por todos.

Profesionalmente era muy metódico, muy paciente y conocía a la perfección todos los trucos de iluminación en el estudio, se notaba que amaba lo que hacía. Juntos vivimos anécdotas muy divertidas y juntos compartimos muchas horas de estudio y de viaje.

Cada vez que me llamaba por teléfono, decía€ Torper € ( de Torpedo ) era como su palabra de colega y a partir de ahí empezaba la conversación. Siempre nos reíamos. Javier era un hombre grande en todos los aspectos, en altura y como persona, era muy fácil llevarse bien con él.

Hoy he abierto el wasap y he visto la foto de su perfil guiñándome el ojo y sonriendo, es la magia de la fotografía.

Esa magia que nos permite verte cuando queramos aunque ya no estés.

Esa magia en la que tu fuiste el mago.

Juana un beso para ti y tus hijas y un abrazo para toda la familia.

Javier€. Tenemos una comida pendiente€

Un abrazo fuerte allá donde estés
D.E.P.

noticias de noticiasdenavarra