Los Franco no ceden y dicen que la tumba en la Almudena será más segura que un partido de fútbol

Cifran en un millar los posibles visitantes diarios mientras el Gobierno inicia la modificación de Ley de Memoria para retirar las medallas al torturador Billy el Niño

08.02.2020 | 16:02
Concentración para rechazar el traslado de los restos Franco a catedral de la Almudena.

pamplona - La familia de Francisco Franco se reafirma en enterrar al dictador en la cripta de la catedral de la Almudena si se exhuman sus restos en el Valle de los Caídos y argumenta que la afluencia de público prevista no presentaría riesgos para la seguridad, porque sería muy inferior a la de los partidos de fútbol en Madrid.

En el escrito de alegaciones finales al expediente de exhumación que presentó ayer su abogado, Luis Felipe Utrera-Molina, los Martínez-Bordiú Franco denuncian "múltiples irregularidades" en el proyecto gubernamental, así como "el incumplimiento por la Dirección de Salud Pública de la Comunidad de Madrid de la normativa de sanidad mortuoria". Según recalca en un comunicado, la familia reprocha a la Comunidad de Madrid "haber obviado la condición de cadáver embalsamado de los restos mortales" cuando, el pasado diciembre, la Dirección General de Salud madrileña contestó al Gobierno que la exhumación "no está sometida a ningún requisito administrativo sanitario".

La familia Franco sostiene que el procedimiento seguido es una "farsa administrativa" para dar "cobertura legal" a una decisión tomada de antemano por Sánchez y considera inconstitucional y "fraudulento" el trámite administrativo que emplea el Gobierno porque se ampara en un real decreto ley para establecer "un procedimiento de carácter singular, única y exclusivamente dirigido" a la exhumación del dictador. Se pregunta en este sentido "por qué debe la familia del general Franco soportar el dolor, la humillación y la afrenta de ver desenterrado a su abuelo, con evidente intención de agraviar su imagen y recuerdo, antes que el resto de familias que tienen a parientes en la misma situación".

Tras solicitar al Ministerio de Justicia una resolución que declare la improcedencia de llevar a cabo la exhumación, la familia precisa que, si pese a ello sigue adelante el procedimiento, se reafirma en su deseo de recibir los restos mortales para poder enterrarlos en la sepultura que posee en la cripta de la catedral de la Almudena. En este punto, el escrito sale al paso del informe de la Delegación del Gobierno en Madrid sobre los problemas de seguridad que desaconsejan el entierro en la cripta de la catedral y asegura que esos riesgos son en realidad "ciertamente reducidos", según "expertos en materia de seguridad" consultados por la familia.

Argumenta al respecto que la zona en que se ubica la cripta es segura por la elevada presencia de fuerzas de seguridad, restricciones y medidas de control antiterrorista, aparte de que no es "objetivo del terrorismo islámico, única amenaza terrorista considerada en la actualidad". Pero, además, la afluencia prevista de visitantes sería, según sus cálculos, un "máximo de 1.000 diarios", algo "no relevante" respecto a "otros eventos que se celebran en la capital, como los partidos de fútbol, que concentran a 100.000 personas en el centro de Madrid, o el Museo del Prado, con casi tres millones de visitantes anuales".

El Gobierno, por otra parte, ha iniciado el trámite para modificar la Ley de Memoria Histórica y regular la retirada de medallas, como sería el caso de las concedidas en su día al inspector de Policía en el franquismo conocido como Billy el Niño. Para ello, según informó el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, se ha presentado una enmienda a la reforma de la Ley de Memoria Histórica con el objetivo de modificar las leyes de condecoraciones de Guardia Civil y Policía Nacional y, de este modo regular su retirada si procede. - D.N.

el dato

La Fundación Franco rechaza identificar a los vascos del Valle de los Caídos. La Fundación Nacional Francisco Franco (FNFF) ha presentado al Ministerio de Justicia un escrito de alegaciones en el que, además de negarse a exhumar los restos del dictador, rechaza identificar a los vascos enterrados en el Valle de los Caídos para devolver sus restos a la CAV, como pidió el Parlamento de Vitoria.