La Fiscalía, sobre el 'procés': "Es un juicio en defensa de la democracia"

Fiscalía, Abogacía del Estado y Vox solicitarán que se rechacen todos los motivos de nulidad argumentados el martes por las defensas

08.02.2020 | 19:08
Asistentes a la manifestación promovida por partidos y entidades independentistas contra el juicio por el 1-O en el Tribunal Supremo, el martes en Barcelona.
En el vídeo, en directo el juicio

Fiscalía, Abogacía y Vox piden rechazar todos los motivos de nulidad argumentados el martes por las defensas.

MADRID. El fiscal del Tribunal Supremo Javier Zaragoza ha comenzado su exposición en la segunda jornada del juicio contra el 'procés' haciendo un firme alegato en defensa del Tribunal Supremo frente a los argumentos de las defensas de los doce independentistas que están siendo juzgados, asegurando que "parecen auténticos libelos acusatorios basados en una versión distorsionada de la realidad", dirigidos a desprestigiar a la justicia española y, por ende, a "cuestionar la calidad democrática de nuestro estado de derecho" e intentando "sentar al Estado en el banquillo" de los acusados.

Así, ha defendido que este "es un juicio en defensa de la democracia" y de la Constitución  "que garantiza los derechos de todos los que formamos parte de este país".

Zaragoza, uno de los fiscales presentes en la vista junto a su compañero Fidel Cadena, ha realizado estas consideraciones antes de argumentar su impugnación a todas y cada una de las cuestiones previas expuestas ayer por los abogados de los encausados, que jugaban así su última carta para conseguir la nulidad del procedimiento, consistentes en denunciar vulneraciones de derechos fundamentales durante la instrucción del proceso.

A juicio de Zaragoza, las defensas utilizaron este trámite legal de cuestiones previas para "transformar en víctimas a quienes han fracturado el orden constitucional y sentar en el banquillo al Estado", que en este asunto no ha hecho más que "restaurar el orden político mediante el único instrumento en una sociedad democrática, que es la aplicación de la Ley".

El representante del Ministerio Público ha defendido igualmente la imparcialidad e independencia de los siete magistrados del Supremo que juzgan este asunto "con independencia de lo que se diga a extramuros" de este tribunal de Justicia.

"Unos días atrás la editorial de un medio decía que no se juzga a dirigentes que reclamaban libertades, sino a dirigentes que querían arrebatarlas", y en este sentido ha subrayado que cuando se pretenden ejercer derechos políticos al margen de la Ley  "no solo no hay lesión de esos derechos, sino que se vulneran los derechos del resto de los ciudadanos".

En este punto a aludido a "esa mayoría social silenciosa de Cataluña, un 60 por ciento del censo electoral, que no participo en el referéndum ilegal del 1-O, así como al ataque a la soberanía nacional que reside en la totalidad del pueblo español.

Así, reprocha a quienes dicen que este iba a ser un juicio a la democracia  porque "es un juicio en defensa de la democracia española y del orden constitucional que consagró la constitución de 1978",  que en Cataluña tuvo el respaldo del 62 por ciento del censo electoral.

LA PREVIA La Fiscalía del Tribunal Supremo, que estará representada por Fidel Cadena y Javier Zaragoza, será la primera en intervenir en la segunda sesión del juicio por el 'procés' en Cataluña que se celebrará este martes el Tribunal Supremo. Previsiblemente, impugnará y solicitará el rechazo de todas las cuestiones previas que fueron ayer extensamente argumentadas por las defensas de los doce líderes independentistas en su último intento de lograr la nulidad de la causa.

En el mismo sentido se pronunciará la jefa de lo Penal de la Abogacía del Estado, Rosa María Seoane, que estará asistida en la sesión por Elena Sáenz Guillén. Les seguirá la acusación popular ejercida por Vox, cuyos letrados Javier Ortega Smith y Pedro Fernández también solicitarán al tribunal que haga caso omiso a los abogados defensores, quienes durante la primera sesión denunciaron vulneración grave de los derechos fundamentales de sus representados durante los casi 15 meses de instrucción del procedimiento.

Antes de las nueve de esta mañana los nueve presos preventivos se encontraban ya en el interior del Tribunal Supremo, donde han llegado en furgones desde las prisiones de Soto del Real (Madrid) -los siete varones- y de Alcalá Meco las dos mujeres. En el interior del Salón de Plenos del alto tribunal los encausados contarán este martes con el apoyo, por parte del actual Govern, de la Consellera d'Agricultura, Teresa Jordà y de Consejera de Sanitat, Alba Vergés.

Lo que ocurrirá tras la exposición de las acusaciones aún es un misterio, porque la Sala podría optar por suspender la sesión para deliberar sobre las cuestiones previas planteadas y citar a todas las partes para mañana jueves o bien anunciar 'in voce' su rechazo de plano, anunciando que éste se motivará en sentencia.

En este segundo caso, cabe la posibilidad de que la sesión continúe con el interrogatorio del primero de los acusados, que si se tiene en cuenta el orden escogido por la Fiscalía en su escrito de conclusiones provisionales es el vicepresident de la Generalitat Oriol Junqueras.

JUNQUERAS SERÍA EL PRIMERO EN DECLARAR La Fiscalía relata en su escrito de acusación que participó en el diseño del proceso independentista y autorizó a los diferentes departamentos del Gobierno catalán a realizar las acciones y contrataciones necesarias para el referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017.

Asimismo, señala que asistió a la reunión de la Junta de Seguridad de Cataluña en los días previos a la votación, en la que fue advertido por los máximos responsables de los Mossos d'Esquadra de la alta probabilidad de que se produjeran incidentes violentos tras el antecedente ocurrido el 20 de septiembre de 2017, durante el registro de la Consejería de Economía.

Por su parte, la defensa el 'número dos' de Puigdemont defiende la legalidad del referéndum, en cuya jornada --asegura-- no hubo ningún alzamiento violento ni el delito de rebelión. Además, tal y como insistió ayer su abogado defensor Andreu Van Den Eynde, denuncia la existencia de una causa para escarmentar el independentismo.