El asesinato de Lyra Mckee reabre viejas heridas en Europa

La violencia al norte de la isla repunta con la frontera irlandesa como talón de Aquiles del ‘brexit’

09.02.2020 | 05:53
Lyra Mckee, la periodista de 29 años asesinada el pasado jueves en Irlanda del Norte.

Bruselas - Lyra Mckee, la joven periodista y escritora norirlandesa que fue asesinada el pasado jueves en Derry (Irlanda del Norte), eleva a cuatro la cifra de periodistas que han muerto asesinados en el último año y medio en territorio de la Unión Europea. Esta semana, el grupo paramilitar Nuevo IRA se ha responsabilizado de la muerte de Mckee, reavivando un conflicto que en los últimos meses parece poner contra las cuerdas más de 20 años de paz en la frontera irlandesa.

"La noche del jueves, tras una incursión que provocó disturbios en el distrito de Creggan por parte de fuerzas de la corona británica fuertemente armadas, el IRA desplegó a sus voluntarios para participar". Así comienza el breve comunicado que emitía el Nuevo IRA y en el que se responsabiliza por la muerte de Lyra Mckee, de 29 años. "En el curso del ataque al enemigo, Lyra Mckee fue trágicamente asesinada mientras permanecía junto a las fuerzas enemigas", reza el comunicado que el grupo armado hizo llegar ayer al diario con sede en Belfast The Irish News. En ese mismo escrito, los miembros del IRA ofrecen "sus completas y sinceras disculpas a la pareja, familia y amigos de Lyra Mckee por su muerte". La joven periodista y escritora estaba especializada en el postconflicto norirlandés y su generación perdida, aquellos niños nacidos y criados durante los últimos años de The Troubles (Los Problemas, nombre con el que se conocía al conflicto norirlandés en la isla de Irlanda) y entre los que ella misma se encontraba.

Mckee se había trasladado aquella misma noche al distrito de Creggan, en la ciudad de Derry, para seguir unos altercados derivados de una incursión de la Policía británica en este barrio de mayoría católica. La reacción de los militantes del Nuevo IRA fue responder con piedras y pequeños artefactos explosivos contra la policía. La periodista, situada cerca de un vehículo policial, recibió un disparo y falleció momentos más tarde en un hospital de Derry.

"Estoy conmocionada y entristecida por las trágicas noticias", expresó horas después Michelle O'Neill, vicepresidenta del Sinn Féin, el principal partido nacionalista irlandés, quien también calificó su muerte como "una pérdida de la vida sin sentido". "El asesinato de esta joven es una tragedia humana para su familia, pero también es un ataque para toda la gente de esta comunidad, un ataque para nuestro proceso de paz y un ataque para el Acuerdo del Viernes Santo", concluía O'Neill.

incertidumbre El crimen se produjo solo una semana después de celebrar el 21er aniversario del acuerdo de paz firmado entre los gobiernos británico e irlandés para poner fin al conflicto de Irlanda del Norte. Sin embargo, el país atraviesa momentos de incertidumbre. Las elecciones de 2017 no permitieron alcanzar mayorías a los bloques unionistas y nacionalistas. La incapacidad del Partido Democrático Unionista (DUP, por sus siglas en inglés) y del Sinn Féin para alcanzar un acuerdo han impedido la formación de un Gobierno.

A esto se le añaden los recelos que genera el brexit. La resolución del problema de la frontera irlandesa se ha convertido en el principal escollo para la aprobación de un acuerdo entre el Reino Unido y la UE y ha avivado viejos conflictos entre las diferentes comunidades de la nación irlandesa que habían sellado su paz en 1998 después de 30 años de violencia.

detenión

una mujer vinculada con el ataque

Libertad para dos jóvenes arrestados. La Policía de Irlanda del Norte (PSNI) informó ayer de que había detenido a una mujer de 57 años por su supuesta relación con la muerte de la periodista Lyra McKee. Se trata de la tercera persona arrestada por esta acción terrorista, después de que la PSNI interrogase durante el fin de semana a dos jóvenes, a quienes ha puesto en libertad sin cargos. La detenida, que fue arrestada en la zona de Creggan, donde se registraron los disturbios, por su supuesta conexión con el asesinato, fue trasladada a una comisaría de Derry (al noroeste de Irlanda del norte), donde puede permanecer detenida hasta 48 horas. - Efe

Lo último Lo más leído