“En el Supremo jugamos en campo del rival y con el árbitro en contra”

09.02.2020 | 07:44

pamplonA - Respecto al juicio del procés, ¿es competente el Supremo para juzgarlo? ¿Debería haberse juzgado en Catalunya?

-Desde el momento en que les acusan de malversación, esto tendría que ser tribunal con jurado. Además, desde el momento en que los hechos son en Catalunya, tendría que ser dentro del ámbito catalán. El Tribunal Supremo (TS) no es el ordinario predeterminado por ley.

¿Lograrán que se sostenga el delito de rebelión?

-Van a ser capaces de cualquier cosa para probarlo. Esta es la crónica de una sentencia anunciada y, hagamos lo que hagamos o digamos lo que digamos, ellos van a hacer lo que quieran. Y nosotros después también.

¿No hay ningún margen de maniobra en el Supremo?

-Lo hay, pero el problema es que estamos jugando en campo rival y con el árbitro en contra.

¿Cómo ve el papel de Marchena en el transcurso del juicio? ¿Ha sido ponderado?

-Él no es ponderado por una sencilla razón: no lo puede ser. No lo puede ser porque él admitió a trámite la querella sobre los mismos hechos y las mismas personas que ahora está enjuiciando. Él ya se posicionó en su día, es tremendamente injusto que a Marchena se le pida ser imparcial cuando no puede serlo.

Ha sido polémico su rechazo a mostrar vídeos en declaraciones de los policías, ¿es habitual esto en un proceso judicial?

-No es normal, porque es una de las pocas fórmulas que se tiene para contrastar la credibilidad y verosimilitud de un testimonio. Pongo un ejemplo, si alguien dice que no participó en una escritura y yo le exhibo la escritura donde está su firma, eso le obliga a dar una explicación. Cuando se exhiban los vídeos, si es que se exhiben, veremos que ya nadie se acuerda de en relación a qué y a quién se querían exhibir.

¿Podemos hablar entonces de encubrimiento de pruebas?

-Lo que creo es que ha habido una restricción brutal al derecho de defensa, y que Estrasburgo así lo va a determinar.

Todo apunta al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, donde las cosas van para largo.

-Ya veremos. Nosotros creemos que hay un paso intermedio que es el Tribunal de Justicia de la Unión Europea. Eso es un tema que hay que trabajar y hay que trabajarlo bien. Básicamente, lo que necesitamos es que alguien plantee una cuestión prejudicial sobre algo esencial: Schleswig-Holstein (Estado alemán donde fue detenido Puigdemont) ha dicho que estos hechos son un mero ejercicio de libertades democráticas, mientras que el TS dice que son un delito grave. Dentro de la UE, un mismo hecho no puede ser y dejar de ser delictivo al mismo tiempo, porque eso afecta a la libertad de circulación dentro de la Unión. Habría que preguntar a Luxemburgo qué sentencia prima, la que ya era firme (Alemania) o la que se va a dictar ahora (España).

Una vez conocida la condena española, ¿se volverá a activar la euroorden contra los exiliados?

-Sin duda. Lo van a hacer en cuanto haya sentencia, si es que no lo hacen antes.

¿Cambia algo en el panorama judicial la victoria de Sánchez?

-A nivel judicial no puede haber cambios por un criterio político, porque sería algo así como darme a mí la razón cuando digo que están actuando de manera política. Cosa distinta es que yo sostengo y estoy convencido de que este procedimiento tiene un sustento político claro y que desde las altas instancias jurisdiccionales se está marcando la política tanto de Catalunya como del Estado español.

Si como todo apunta los procesados son condenados, ¿ve posible indultos a futuro?

-No lo sé, pero los indultos siempre pasan por la Sala Tercera del Tribunal Supremo, por lo tanto sería el Supremo el que tendría que autorizar o no los indultos. Por lo que yo he escuchado, ninguno de los acusados tiene intención de pedirlo.