Eguino confía en crecer para seguir siendo “imprescindible” en Pamplona

La candidata de Izquierda-Ezkerra reclama el voto de izquierdas y de los que apuestan por la participación

09.02.2020 | 10:36
Edurne Eguino, durante su intervención ayer en Zentral.

Pamplona - Con el umbral para entrar al Ayuntamiento de Pamplona en el 5%, y con más competencia que nunca en la izquierda -también concurren Podemos y Aranzadi-, Edurne Egino vuelve a encabezar la lista de Izquierda-Ezkerra a la capital navarra y lo hace con el objetivo no solo de mantener el actual concejal, sino de duplicar presencia y obtener un segundo edil. "En estos cuatro años hemos sido imprescindibles para el cambio", recordó la candidata, que hizo el discurso más diferenciado, consciente de que su formación se juega la continuidad en el consistorio pamplonés.

Por ello, marcó distancias con todas las fuerzas política que apoyaron a Joseba Asiron hace cuatro años. Y enumeró aquellos aspectos en los que el concurso de Izquierda Ezkerra ha sido decisivo en las políticas municipales. "Sin I-E la plaza de la Libertad no se habría nombrado" dijo antes de criticar el "intento del nacionalismo vasco de imponer su criterio", en referencia al intento de bautizarla con el nombre de Serapio Esparza, arquitecto del Ensanche. En este sentido, criticó que "EH Bildu, Geroa Bai y Aranzadi se hayan hecho trampas" con el Monumento a los Caídos "con un concurso de ideas que no va a conseguir nada" y propuso afrontar el futuro del edificio de una forma mucho más clara. "Queremos una consulta ciudadana sin trampas sobre el derribo o no" del edificio, reclamó Egino, quien también apostó por las consultas para el futuro de Maristas y el vial de Irubide.

Junto a ello, y como prueba de lo logrado estos años, Egino citó la labor realizada con las escuelas infantiles de ámbito municipal y con la mejoría de las condiciones de "las 180 personas que trabajan en atención domiciliaria que han sido incluidas en plantilla. Somos la fuerza más pequeña pero nuestros valores son los más grandes en principios, en voluntad política y en resultados", remarcó la candidata, que manifestó que "no solo hay que lanzar mensajes de cambio también hay que ser capaz para llevarlo a cabo".

Edurne Eguino, que de ser elegida iniciaría su tercera legislatura, destacó que I-E defiende lo mismo cuando está en la oposición o cuando gobierna y expresó su rechazo al TAV y la estación en Echavacoiz "porque no da servicio y hay alternativas al tren social y de mercancías". Así, abogó por una ciudad y barrios "adaptados a la movilidad" sin "celos, dudas, contradicciones". Igualmente, consideró que el número de policías municipales "es excesivo" y advirtió del "riesgo de turistificación" de la ciudad, con la aprobación "por UPN y Geroa Bai" de la apertura de nuevos hoteles.

Mauleón, social y plural Txema Mauleón, que durante esta legislatura ha ejercido como jefe de gabinete de Miguel Laparra, vicepresidente del Gobierno, fue el encargado de abrir el mitin. Tercero en la lista al Parlamento de Navarra, el suyo fue un discurso de números y logros, que dibujó la reversión de los recortes presupuestario. "Estamos orgullosos de haber formado parte de un cambio de izquierdas y plural", que ha conseguido "que 5.000 dependientes más reciban ayudas", que se "ha atrevido a subir los impuestos a los más ricos", que "ha sabido gestionar" y que hace que "Navarra crezca hoy a mayor velocidad que en 2015". - J.A.M.