El PNV vuelve a ganar las elecciones forales en Gipuzkoa

09.02.2020 | 11:28
El diputado general de Gipuzkoa y candidato del PNV a la reelección, Markel Olano

San Sebastián. El PNV ha renovado su hegemonía en Gipuzkoa, al repetir como fuerza más votada, lo que le permite reforzar su posición en las Juntas Generales y mantener la Alcaldía de San Sebastián, por encima de EH Bildu, que ha recuperado terreno respecto a los comicios de 2015.

El candidato jeltzale Markel Olano volverá a ser diputado general, con 20 junteros en el parlamento foral guipuzcoano, dos más que en 2015, resultado de los más de 130.000 sufragios obtenidos, un incremento de casi 18.000 votos respecto a las últimas elecciones forales.

Olano necesitará pactar para gobernar, aunque le bastará con reeditar el acuerdo con el PSE-EE, que ha mantenido su representación, con 9 escaños, ya que los 17 junteros de EH Bildu se quedan muy lejos de acercarse a la mayoría, ni siquiera con el apoyo de Elkarrekin Podemos, que ha bajado de 6 a 4 escaños, mientras que el PP ha mantenido a Juan Carlos Cano en la cámara foral.

El PNV, además, ha reforzado también su mayoría en San Sebastián, donde ha obtenido 10 concejales, uno más de los que tenía, gracias a que Eneko Goia ha superado el buen resultado de 2015 al concitar el apoyo de 5.036 donostiarras más.

Los jeltzales ha sido la lista más votada en 15 municipios y podrán mantener municipios como Zarautz, Elgoibar, Azkoitia, Arrasate, Urnieta, Hondarribia y probablemente Tolosa, aunque el empuje de EH Bildu le ha arrebatado algunas alcaldías significativas, como Bergara, Astigarraga, Villabona, Zestoa y Zumaia, entre otras.

EH Bildu ha mantenido el pulso con el PNV en las elecciones locales, en las que ha sido la lista más votada en 49 de los 88 municipios de Gipuzkoa -con mayoría absoluta en 40 de ellos- y ha obtenido 419 concejales, mientras que el PNV, que ha recibido 1.500 votos más, se ha hecho con 287 ediles en el territorio guipuzcoano. Una vez más, la coalición abertzale ha cimentado su hegemonía en número de ediles en las poblaciones menos pobladas de Gipuzkoa.

Sin embargo, en las Juntas Generales se ha quedado a 3 junteros del PNV, al repetir los 17 asientos que obtuvo en 2015, cuando perdió el poder en la cámara foral. La candidatura de Juan Karlos Izagirre ha conseguido 116.113 votos (31,60%), casi 13.000 más que hace cuatro años, pero sin alcanzar la cota que le llevó al gobernar Gipuzkoa en 2011.

El PSE se ha situado como tercera fuerza política del territorio, tanto en representación municipal como en las Juntas Generales, donde ha consolidado los 9 escaños que ya tenía y ha sumado 3.712 sufragios más que en 2015.

Los socialistas, que mantendrán las alcaldías de sus feudos históricos de Irun, Eibar, Lasarte-Oria y Zumarraga, han ganado también en los pequeños pueblos de Berrobi y Larraul, donde eran la única lista y han recibido un respaldo minoritario de los vecinos.

Sin embargo, han perdido frente a EH Bildu en Pasaia, donde gobernaba la socialista Izaskun Gómez, y, sobre todo, han sufrido un severo varapalo en San Sebastián.

En la capital guipuzcoana, Ernesto Gasco ha perdido dos concejales (de 7 a 5), al dejarse más de 7.100 votos respecto a 2015 y, lo que es más llamativo, ha perdido más de 6.000 sufragios respecto a las últimas generales, celebradas hace tan solo un mes.

Elkarrekin Podemos, cuarta opción política del territorio, ha sufrido un importante castigo, al quedarse en 4 escaños en las Juntas Generales (dos menos) y perder casi 20.000 votos tras una legislatura marcada por las luchas internas en el grupo juntero, que incluso se dirimen en los tribunales.

El PP ha conseguido seguir estando presente en la cámara foral, al revalidar el asiento de Juan Carlos Cano, aunque ha vuelto a retroceder en la representación municipal, ya que solamente tendrá cuatro concejales en Gipuzkoa, tres en San Sebastián y uno en Irun, tras perder uno en esta última localidad y el que tenía en Hondarribia, así como el de Lasarte-Oria.

La campaña personalista de Borja Sémper en San Sebastián le ha dado resultado, ya que, a contracorriente, no solamente ha logrado mantener los tres ediles, sino que ha incrementado en un millar el número de votantes y ha superado a Elkarrekin Podemos en la capital donostiarra.

Ciudadanos y Vox siguen siendo fuerzas residuales sin representación en ninguna institución guipuzcoana.