La paradoja de EH Bildu en Huarte; gana respaldo con la Alcaldía en el aire

El pinchazo de Geroa Bai, que pierde un edil, impide reeditar el cambio de 2015 y el PSN será determinante

09.02.2020 | 11:58
El alcalde en funciones Alfredo Arruiz, en un pleno.

huarte - ¿Repetirá EH Bildu al frente del Ayuntamiento de Huarte? ¿O bien GIH logrará la Alcaldía que perdió en 2015 en detrimento de la formación abertzale? En Huarte está todo por decidir, con la paradoja de que EH Bildu ha recibido 366 votos más y puede perder la Alcaldía, mientras que el principal partido de la oposición, con 76 sufragios menos que en 2015, puede recuperarla. Los dos partidos más votados, con opciones reales de hacerse con el bastón de mando, anunciaron ayer su intención de presentarse a la investidura del día 15. A partir de ahí, quedan mucha charla y puesta en común de programas.

En este contexto cobra especial relevancia la figura del PSN. El domingo consiguió un escaño (estaba fuera de la actividad municipal) que puede desnivelar la balanza a un lado o a otro. Porque parece evidente que Geroa Bai va con EH Bildu y Navarra Suma con GIH. La portavoz socialista Amparo López, contenta ayer en su primera experiencia política en un pueblo "muy participativo y con un espíritu democrático muy elevado", dijo "no descartar nada. Mi estilo siempre ha sido el análisis riguroso, la escucha e intentar profesionalizar el ámbito municipal. Todavía hay mucho por analizar, no es momento de hacer falsas promesas", dijo. Y reconoció tener "las manos tendidas a la escucha, al progreso y al pluralismo". A ver qué dice su partido respecto a EH Bildu...

Lo único claro es que no se reeditará el cambio de 2015. Aunque EH Bildu mejoró sus resultados se quedó con los mismos cinco escaños, y el pinchazo de Geroa Bai, que perdió uno de sus dos representantes, impide alcanzar la mayoría. La sensación era "agridulce" en el seno de la formación abertzale, relató el teniente de alcalde en funciones, Edorta Beltzunegi. El partido vio respaldada su gestión por parte de la ciudadanía. Y se quedó solo a 14 votos de robarle un 6º escaño a GIH que hubiera sido otro cantar. Las cuentas hubieran dado con Geroa Bai. Ahora, sin embargo, toca "cautela" y esperar a ver qué pasa en altas esferas. Por ejemplo, si la necesidad del PSN de una abstención de EH Bildu para que María Chivite sea presidenta del Gobierno de Navarra provoca previamente un guiño socialista en el ámbito local.

De momento todo son conjeturas. También las de Iñaki Crespo (GIH), que fue alcalde hasta 2015 "apoyado por el PP y por el PSOE. No sé con qué fórmula, pero cabe la posibilidad de repetir". Crespo no quiso excluir a nadie en este periodo de negociación y se mostró satisfecho por "aguantar el tirón" de la coalición Navarra Suma y mantener el número de escaños. "Tenemos gente fiel", confesó.

las claves

La postura del PSN. Ayer mismo la secretaria general del PSN, María Chivite, y el secretario de organización del PSOE, José Luis Ábalos, insistieron: en Navarra no gobernarán con una fórmula que incluya a EH Bildu. Si la premisa se hace extensible a los municipios de la Comunidad Foral y supone además no facilitar gobiernos, EH Bildu lo tendrá muy difícil en Huarte.

Cambiando Huarte, fuera. Su portavoz, el politólogo Fran Espinosa, pronosticó hace tres semanas que Cambiando Huarte doblaría sus votos respecto a 2015 y lucharía por hacerse con tres escaños. "Ciertamente", decía, lograr la alcaldía era "posible". Pero la ciudadanía de Huarte ha opinado distinto. La agrupación ha visto reducido a la mitad el respaldo de los electores (de 276 sufragios a 127), quedándose fuera de la Corporación.