Araiz pide al PSN diálogo porque “hay que gobernar cuatro años”

EH Bildu no descarta abstenerse en una posible investidura de María Chivite, pero votarán en contra si “quiere revertir las políticas de cambio” impulsadas en la última legislatura

09.02.2020 | 14:27
Adolfo Araiz.

pamplona - El parlamentario de EH Bildu, Adolfo Araiz, no descarta una abstención para posibilitar la investidura de la socialistas María Chivite, pero tampoco descarta el no si no les convence "el contenido de gobierno y quiere revertir las políticas del cambio". Con todo, advierte de que el PSN tiene que hablar con EH Bildu porque "no se trata solo de conseguir superar la investidura, sino de gobernar durante cuatro años", dijo, para añadir que el PSN no puede hacer como que los parlamentarios de EH Bildu "no existen". Una política que considera "de exclusión" y que "no deberían mantener", más cuando en Madrid el PSOE no ha hecho ascos a hablar con la formación abertzale.

Declaraciones de Adolfo Araiz en una entrevista a Euskadi Hoy de Onda Vasca en que la que no quiso valorar una posible repetición de elecciones, ya que es "adelantar muchos capítulos". Sí señaló que espera que no se llegue a esa situación, aunque reconoce que "es una de las alternativas existentes". Según Araiz, EH Bildu quiere trabajar "por otra hipótesis", pero si antes del 26 de agosto no se ha conformado un gobierno la ley indica que se tienen que repetir los comicios.

Respecto a la posición de los socialistas, que vetan cualquier interlocución con EH Bildu, señala que les resulta "extraño" porque se supone que la pretensión "no solo es una mayoría para la investidura", sino para gobernar cuatro años, algo para lo que subraya "hay que hablar, no decimos de acuerdos completos o de un acuerdo programático, pero hay que hablar porque es extraño que se quiera conformar un gobierno alternativo a la derecha desde una política de exclusión y de apartheid político que creíamos que estaba ya olvidada y superada". De hecho, señaló que la sociedad navarra "ya ha superado esa situación" y que por lo tanto no está en sus manos "que esa situación se supere".

en madrid no hubo veto Hasta el momento aseguró que diálogo con el PSN no se ha producido de ninguna de las maneras, "ni directa ni indirectamente". Si bien reconoce que cuando se conformen los ayuntamientos EH Bildu "intentará establecer algún tipo de comunicación con el PSN" para transmitirle que durante la anterior legislatura "también con el PSN" alcanzaron acuerdos y que "es un sinsentido" que de repente defiendan "esas políticas de exclusión" con las que apartan a miles de navarros que votaron a la izquierda abertzale. Si el PSN sigue por ese camino, indicó, "estará haciendo política ficción". Una exclusión que no han tenido en cuenta en Madrid cuando han necesitado los votos de EH Bildu. Allí, ha habido diálogo con la formación abertzale y por ello cree que el veto actual "es una pose política". Piden al PSN que deje de hacer "el paripé, que no ponga excusas para sentarse hablar con EH Bildu y que no se pliegue a las decisiones de Madrid".

posible abstención Sobre la posibilidad de que su grupo se abstenga para facilitar la investidura de María Chivite aunque el PSN no se siente a hablar con ellos, Araiz no lo descarta, pero advierte de que "el PSN tiene que entender que no se trata solo de superar el proceso de investidura, sino que hay que gobernar, aprobar presupuestos y leyes", y para eso no basta una mayoría de 23 parlamentarios "salvo que pretenda vivir en una realidad ficticia o pretenda hacer como que los parlamentarios de EH Bildu no existimos". En este sentido, afirmó que cree que "María Chivite es suficientemente hábil para entenderlo", y piensa que "cambiará de posición quizás tras la investidura de Sánchez". En todo caso, repitió que tomarán las decisiones con relación al tipo de políticas que mantendrá el futuro gobierno y también "si el PSN entiende que tiene que hablar" con EH Bildu. "No se parte de cero, el cambio político no empieza en 2019, ha tenido un recorrido", dijo Araiz quien, además, entiende que ahora las mayorías son distintas, pero quiere que se tenga en cuenta que los últimos cuatro años han dejado "unos contenidos y unos acuerdos que forman una hoja de ruta por la que habría que seguir caminando", añadió. Precisamente señaló que espera que el resto de fuerzas del cambio (Geroa Bai, Podemos e I-E) defiendan "la hoja de ruta de los últimos cuatro años".

De momento, el parlamentario de EH Bildu, consideró "difícil" posicionarse sobre si habrá otro agostazo o una repetición electoral porque antes hay que saber si EH Bildu se abstiene en una posible investidura de Chivite o si los socialistas permiten con su abstención la otra posible investidura, la de Javier Esparza. "Hay cuestiones por ver y no me siento capaz de tomar un posicionamiento ahora mismo, sería temerario", afirmó. Y por último, repitió que si les ponen entre la espada y la pared y la candidata socialista se presenta a la investidura sin hablar con EH Bildu existe la posibilidad de que se abstengan o de que voten en contra si no les "satisface el contenido de gobierno y quiere revertir las políticas del cambio". "Ambas cosas son posibles," aseveró.

gobernabilidad municipal Respecto a la constitución de los ayuntamientos que se materializará el próximo sábado 15 de junio, Araiz espera que el PSN cumpla su palabra de querer hacer frente a la derecha y "posibiliten que la fuerza más votada aglutine los votos y, por ejemplo en Lizarra e Iruña, voten a favor de los candidatos de EH Bildu". Según anunció, en Pamplona Joseba Asiron "se ha puesto en comunicación con la portavoz del PSN y va a intentar reunirse". En el ayuntamiento de la capital navarra EH Bildu es segunda fuerza y Araiz repite que creen que la alternativa a Enrique Maya debe liderarla la formación abertzale y esperan que "el PSN lo entienda". Además, indicó que en otros ayuntamientos están hablando con los socialistas y que en "Iruña todavía no directamente, pero en las próximas horas o días se materializará". En todo caso, señaló que si se mantienen las líneas rojas "serán otros los que tendrán que valorar las consecuencias de estar apoyando por omisión que las derechas de navarra, aglutinadas en Navarra Suma, alcancen las alcaldías", concluyó Araiz.